Publicado el 14. agosto 2016 In schoenstattianos, Vida en alianza

La Mater en mi vida

PARAGUAY, por Amín Ahmad SDB •

Me llamo Amín, soy religioso, Salesiano de Don Bosco. Tengo 25 años.

Desde hace siete años, cuando iniciaba mi camino vocacional, siempre iba al menos una vez al mes al Santuario para pedirle a la Mater por mi vocación.

Hoy, de modo concreto en mi vida religiosa, siento la cercanía de la Mater. Cuando en algo no me va bien o tengo algún problema para el que no encuentro alternativas para solucionarlo, lo pongo en sus manos. Voy a su Santuario, la invoco, como un niño que va junto a su Madre para rumiarle lo que le sucede. Increíblemente, en poco tiempo aquello que parecía imposible comienza a tener salidas. Lo cuento después de haberlo discernido y habiendo comprendido que Ella sí se tomó en serio lo que hace siete años le había dicho cuando sólo era un postulante: «Mi vocación y mi vida te las entrego a Vos, camina conmigo para que sea un salesiano con pasión y amor por los jóvenes».

Justo hace un tiempo lo conversaba con mi familia y les decía que ya que Ella se tomó ese trabajo de custodiarme, lo menos que puedo hacer es proyectar en un futuro mi ordenación sacerdotal en Tupãrenda.

María, ¡gracias por ser Madre y Compañera de camino!

WP_20150712_11_53_34_RawFuente: Revista Tupãrenda, julio 2016

Etiquetas: , , , , ,