Publicado el 22. junio 2016 In Vida en alianza

Mensaje para los padres paraguayos

PARAGUAY, por Marco Chaparro •

El tercer domingo de junio se celebró en Paraguay, como en otros países del mundo, el Día del Padre. En la Sta. Misa de las 9 hs. en Tupãrenda, el P. Pedro Kühlcke pronunció una homilía que fue todo un mensaje.

Comenzó preguntando: ¿quien es Jesús? es el Salvador, el Redentor, el Mesías… Pero ¿quien es Jesús para mí? y parafraseando esta pregunta ¿quien es mi padre, que hace papá por nosotros?

La historia de Pepito

Contó que escribió un artículo en la revista de Tupãrenda y para schoenstatt.org en este mes de junio narrando la historia de su amigo Pepito, que tuvo un papá alcohólico que golpeaba y maltrataba a su mamá, hasta que un día su madre ya no aguantó más y se separó. Pepito, con tan solo 9 años, decidió quedarse con su papá pues sabía que él no le pondría límites. Así empezó a beber, a fumar, a drogarse, especialmente en la calle con sus “amigos”. Incluso robaba para doparse, muchas veces lo hizo frente a su padre y él, de tan borracho que estaba, no se daba cuenta.
Su vida no tenía sentido. Cayó preso. En el penal entendió que Dios permitió que llegara hasta allí para conocerlo y saberse infinitamente amado por Él y su Madre. Descubrió que Dios tenía un maravilloso plan para su vida: Pepito hoy decide y reflexiona que él quiere ser un buen esposo y el mejor papá del mundo para sus futuros hijos.

13466302_1732886380284386_6071323955637537918_n[3]

Otro niño

13502078_1732887406950950_3944742737093346672_n[1]Continuó diciendo el P. Pedro, que conoció otro niño llamado José que nació de madre soltera, que trabajaba de empleada doméstica y no podía estar con su hijo por su trabajo.  José fue abuela memby hasta los 8 años, en que sus abuelos ya no podían hacerse cargo de él. Su mamá con todo el dolor de su alma lo entregó a un hogar de niños huérfanos. Allí la disciplina era muy dura, José se escapaba pero la policía lo llevaba de regreso. “¿Quien era ese niño, lo conocen? es nuestro querido Padre y Fundador José Kentenich, que toda su vida cargó con esa cruz, ese dolor de su infancia, pero no se quedó en ese dolor, haciéndose la víctima, por el contrario: regaló una gran paternidad y todos hoy estamos sentados aquí gracias a su vida”.

La misión de ser padre

El P. Pedro comentó que todos tenemos nuestras cruces, las cargamos día a día, que no dejemos que esas cruces del pasado interfieran en nuestro futuro, que aprendamos a amar, a abrazar. Y aunque no hayamos recibido ese amor, abracemos a nuestros hijos y agradezcamos a Dios porque a través de los papás nos regala la vida.

Recemos por todos los papás de nuestro país para que todos se hagan cargo de sus hijos de manera responsable y por sobre todo, estando siempre presentes.

Como siempre, al final de la Sta. Misa hubo bendición de imágenes, rosarios, y entrega de Peregrinas a nuevos misioneros.

Después se hizo una procesión al Santuario para la renovación de la Alianza de Amor y la bendición final.

 

 

 

 

Etiquetas: , , , , ,