Publicado el 2015-05-23 In Vida en alianza

Comenzó en Belmonte…

PARAGUAY, Sonia y José Zaracho •

20150324Con mucho gozo y alegría, seguimos caminando las huellas que el Jubileo nos dejó como peregrinos. Tuvimos el placer de visitar el Santuario Matri Ecclesiae en Belmonte, Italia, y allí conocer a una persona muy especial, que al vernos con nuestra bandera paraguaya y las bufandas tricolores nos dijo: “¡Ah, son de Paraguay!” “Yo tengo que ir a Tuparenda, pues el Padre Antonio Cosp me viene invitando hace mucho tiempo, en el 2015 seguro voy….”

Esas fueron nuestras primeras palabras con María Fischer, una mujer esbelta, inquieta, con un español bastante logrado; quien nos comento su trabajo y que también conocía a muchas personas de aquí.

En ese diálogo breve nuestro compañero de grupo Jaime Beczko busco rápido algo dentro de su cartera, entregándole un prendedor de plata del mapa de Paraguay en filigrana. Ella emocionada nos dice: “Nos vemos en Paraguay”, y ese fue el sello de nuestro pacto de visita.

Cuando nos solicitaron recibir a María en su visita a Paraguay, nos sentimos muy emocionados, viniendo a nuestro recuerdo aquella despedida en el Santuario de todos nosotros en Roma. “Nos vemos en Paraguay”.

Y más aún porque para ella tenía un significado muy especial ingresar al Paraguay por Posadas (Argentina), el mismo lugar desde donde el padre Kentenich miró al Paraguay.

La Peregrina del Padre

Maria FischerNuestro encuentro en el aeropuerto de Posadas fue muy emotivo, y más aún cuando me entregó la imagen peregrina original (regalo de don Joao Pozzobon al Padre José Kentenich) para que la tenga en custodia mientras visita Itapúa; no se imaginan lo que fue tener en nuestras manos esa Peregrina, que estuvo presente en la bendición del Santuario de Belmonte, fue como tener al Padre Fundador con nosotros.

La visita de María fue para todos como una confirmación del gran amor que la Mater tiene a esta porción del suelo paraguayo. Asistimos con ella a la Fiesta Eucarística de los cuatrocientos años de la ciudad de Encarnación celebrada por “nuestro Obispo: Monseñor Francisco Javier Pistilli”, y ella nos manifestó, “que honor hacer esta primera visita al Paraguay por donde el Padre Kentenich miró esta tierra, en el día de la Encarnación del hijo de Dios, celebrada por un hijo predilecto de la Mater; es el regalo más hermoso que puedo tener”. A esto se sumó el recorrido por las Reducciones Jesuíticas de Trinidad, su entrevista con el Monseñor Pistilli y como broche de su visita compartir con la Familia de Itapúa su magistral charla “Desde el Santuario, ser Santuario vivo”.

Realmente la visita de María Fischer para nosotros fue un gran regalo de la Mater y de nuestro amado P. Kentenich. Compartimos momentos únicos con María, desde una cena en la Costanera de Encarnación, la llegada a nuestra vivienda, compartir con nuestros hermanos de Colonias Unidas, y ella como posee sangre de periodista, registraba esos momentos en su cámara fotográfica.

Era una visita de lujo, quien nos atendió en Roma, y que cargada de cada experiencia en el Paraguay -pues era la primera vez que tocaba suelo guaraní- nos dejo la bendición de su visita y en una mañana luego del desayuno se despidió de nosotros con rumbo a Ciudad del Este, donde también lo esperaban la familia del Terruño. Fue una hermosa visita gracias a la divina providencia, casi sin merecernos.-

 

Fuente: Revista Tuparenda, mayo de 2015

Fotos: Johnny Zaracho, Encarnación, Paraguay

Etiquetas: , , , , ,

1 Responses

  1. Sin dudas un regalo por partida doble. Se la ve feliz a María y supongo que es Sonia con la Peregrina: pura emoción. Son los regalos que la Mater nos da…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *