Publicado el 2011-04-19 In Vida en alianza

¿Cómo forjamos el futuro?

Jour fixe für Unternehmer und Führungskräfte - ein Projekt der IKAFALEMANIA/AUSTRIA/SUIZA, mkf. Si poco antes de iniciar una conferencia se necesita colocar aún más sillas, y para la segunda ronda hay que poner a salvo en el pasillo las mesitas: entonces se ha dado en el blanco con una nueva oferta, con el tema preciso, en el momento justo, en el contexto apropiado. El primer «Día fijo» para ejecutivos se llevó a cabo el pasado 26 de marzo en el centro de Schoenstatt en el monte Memhölz, con más de treinta participantes procedentes de Alemania, Austria y Suiza, agotando casi la capacidad de las salas. ¡Y eso que se dio a conocer casi exclusivamente con publicidad a través de las redes personales de los iniciadores de la IKAF, la Academia Kentenich de Liderazgo Internacional!

Lebhafter Austausch

Día fijo para ejecutivos: una iniciativa de la IKAF

«Cómo forjamos el futuro»: con este título se realiza un «Día fijo» para ejecutivos, consistente en un encuentro de tres horas en un sábado por la tarde, con final abierto, con bocadillos e intercambio: un lapso de tiempo que es – según lo confirman unánimemente los participantes – totalmente apropiado. Y especialmente es muy apropiado porque las esposas – «¿y los niños?» – «¡sí, por supuesto, los niños!». – también puedan participar. Y es que no sólo el tiempo y las condiciones son apropiados aquí: «Kentenich y las empresas» concuerdan, tal es la convicción de los iniciadores del grupo central de la Academia Kentenich de Liderazgo Internacional.

Dirigir mediante corrientes de vida

La dirección de empresas y de colaboradores mediante la pedagogía dinámica y con corrientes de vida en el sentido de las enseñanzas del Padre Kentenich ¡por supuesto! Guiar a los colaboradores por el camino de la libertad interior ¡seguro! Despertar la vida, incluso corriendo el «peligro» de formar colaboradores originales, arriesgándose a que surjan tensiones e invirtiendo en la confianza: ¡con mucho gusto! Los empresarios y directivos que se reúnen desde hace dos años en la IKAF han estudiado a Kentenich y aplican a Kentenich en los negocios de cada día. ¿Cómo dirigir a personas y a grupos de trabajo? «Es posible utilizar una doble vía: mediante un acto oficial de gobierno y a través de la dinámica. Teniendo como base la lealtad y utilizándola en toda ocasión, alentar (a los colaboradores) a que tomen decisiones personales y a que aporten de acuerdo a su convicción: esta es la opción por la pedagogía dinámica…» Esto lo han comprendido los empleados de un consorcio internacional. El texto es del Padre José Kentenich (de la carta del 31 de mayo, exactamente), y también se encuentra en los textos fundamentales de la IKAF y también en algunas empresas… Entusiasmados por las experiencias hechas con la pedagogía integral del Padre Kentenich, los miembros de la IKAF han pasado por todas las puertas abiertas que se les han presentado para transmitir este mensaje. Así surgió este «Día fijo».

Personas que promueven algo

Christine und Erwin HinterbergerLos empresarios son personas que hacen algo para promover algo, según expresaron Christine y Erwin Hinterberger en la moderación inicial. Y por eso son personas que pueden hablar de experiencias exitosas – si, no de problemas, sino de experiencias exitosas. Después de un breve momento de perplejidad, los participantes (que desde el café del comienzo mantuvieron intensas conversaciones) iniciaron la ronda de saludos. Cada uno contó alguna experiencia exitosa en su trabajo, en su vida familiar. Los directivos de una gran empresa, carpinteros, gerentes de agencias de Internet y de grandes panaderías, responsables de una iniciativa para el cuidado de la vida, asesores de empresas, banqueros, contadores… contaron de los grandes pedidos que recibieron, de los encuentros con colaboradores y clientes, de los conocimientos y descubrimientos que hicieron o, simplemente, de la alegría de haber logrado estar allí a pesar del trabajo y a causa de él.

Confianza y libertad

Melanie und Ulrich GrauertMelanie y Ulrich Grauert se encargaron de dar una motivación acerca de cómo enaltecer a los colaboradores – con un saludo y un apretón de manos o con el pedido y aceptación de una opinión personal – sobre cómo crecen los empleados en la libertad interior, sobre cómo puede despertarse la vida y acerca de cómo la confianza genera un ambiente. Todos a base de experiencias sencillamente convincentes, y de la pedagogía del Padre Kentenich, enriquecida de vez en cuando con uno u otro resultado del último estudio Gallup. Lo mejor llega al final, con el momento «IKAF-only»: la superación de la eterna tensión entre el trabajo y la vida familiar por el poder creativo mutuo de la pareja. Ojos de sorpresa en algunos, sonrisas radiantes en otros. Porque la mujer (o el marido) hace que los asuntos profesionales del otro sean también anhelos de su corazón, conoce el asunto y se convierte en su «entrenador personal (coach)», entonces el trabajo no es más una amenaza, sino un complemento de la vida matrimonial. Impresionante. Y este cambio es también posible, aún cuando el esposo y la esposa no cuenten con la misma formación profesional, según Uli Grauert. Crece una nueva compenetración. Y la circular para los clientes será mejor si la mujer también le echa un vistazo…

¡Al fin, tener tiempo para lo cual uno nunca la tiene!

Acto seguido hubo un animado debate en la gran ronda, que giró en torno a la pregunta sobre la vinculación emocional al trabajo y / o empresa y / o empleados y supervisores. ¿Vale la pena, después de todo, la creación de dicha vinculación? ¿Y dónde está el límite entre vinculación y dependencia? ¿No conduce a los empleados al agotamiento (burnout), precisamente a aquellos que ponen más pasión en su trabajo? Y al mismo tiempo: lo que se presentó en la conferencia es mucho más que la «vinculación emocional» del estudio Gallup…

La transición al intercambio informal que ocurre de forma espontánea en torno a las mesitas para los bocadillos y las bebidas, se produce instantáneamente. Y es simplemente fascinante observar cómo se mantienen esas pequeñas rondas por más de una hora o cómo cambian constantemente, cómo hay personas que se encuentran, que arden por los mismos temas, como vuelan las experiencias de un lado a otro y cómo los niveles de ruido constante son un indicador fiable de que los temas no se agotarán por mucho tiempo… Al final, la familia Hinterberger y la familia Grauert así como los otros miembros de la IKAF estuvieron por lo menos una vez con cada participante en las mesas, asimilando, preguntando y discutiendo.

«Al fin hay tiempo para hacer lo que en otros seminarios nunca se puede, precisamente por falta de tiempo», dijo alguien que quería retirarse desde hacía una hora. «¿Para qué exactamente?». «Para hablar con la gente con la que quería hablar durante la conferencia, porque me parecía que les pasaba por la cabeza lo mismo que también pasa por la mía, simplemente poder conversar…».

Fotos

Traducción: Vanessa Franke, Gondershausen, Alemania /aat

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.