Publicado el 2010-11-25 In Vida en alianza

Un día para el recuerdo y la gratitud

TucumánARGENTINA, Silvia Losada. El 20 de noviembre pasado el Círculo de Adoración de Schoenstatt de Tucumán realizó su 7º encuentro anual. Con mucha amabilidad y disposición, el Padre Martín Aversano abrió las puertas de la parroquia Corazón de María en la cálida tarde del sábado y participó activamente de la reunión.

 

 

La concurrencia fue numerosa y la Hermana María Pilar Carrère dio la bienvenida con un video sobre la llegada de las Hermanas de María a la Argentina, muy emotivo.

Los dos que se aman se unieron en el amor

PresentaciónSe esperaba con mucha expectativa la presentación del libro «Margarita», biografía de la Hna. M. Margarita Juárez Venditti, tucumana, escrito por la Hna. María Pilar. Familiares y amigos se dieron cita para recordar a la joven Hermana de María (31 años) que el 18 de diciembre de 2007 había regresado a la Casa del Señor.

Al llegar al salón los recibía dos hermosas fotos, en tamaño natural: una del Padre José Kentenich y otra de las Hnas. María Emilie Engel y M. Margarita. Ambas fueron sus hijas y entregaron la vida por la misión de Schoenstatt. La Hna. María Pilar fue recordando pasajes de la vida de quien se llamaba Valeria antes de ingresar en la comunidad de las Hermanas de María, su niñez y adolescencia y su lucha por discernir su verdadera vocación. Entre otras cosas, comentó que cuando le preguntaron por qué eligió el nombre María Margarita, contestó que para pronunciarlo había que esbozar una sonrisa.

El libro es un testimonio de cómo Dios y María van transformando los corazones y guiando a sus hijos a descubrir su verdadera vocación. La Hna. M. Margarita fue una ferviente enamorada del Padre y de la Mater y confió plenamente en ellos, entregándose con alegría al encuentro con el Señor.

75 años en la Argentina del Instituto Secular de las Hermanas de María de Schoenstatt

Libro: "Margarita"¡Allá vamos, hacia el futuro!

Fernando y Silvina Amaral, coordinadores diocesanos de la familia de Schoenstatt en Tucumán, celebraron los 75 años de la llegada de las cuatro primeras Hermanas de María a la Argentina. Estas fueron sus palabras:

«Hoy, de manera especial, queremos celebrar, recordar, pero sobre todo agradecer, la llegada de nuestra queridas Hermanas de María a la Argentina. Nuestro Padre y fundador, tuvo la visión de la necesidad de su envió fuera de Alemania, en aquellos tiempos en los que la guerra acechaba en Europa.
El 28 de noviembre de 1935, las primeras cuatro Hermanas de María de Schoenstatt llegaron a la Argentina y se establecieron en Villa Ballester. Su siembra fue fecunda: actualmente hay 110 Hermanas de María en nuestra patria.
Ansiosas de llevar el carisma de Schoenstatt a todos los rincones de la tierra, vivieron los primeros tiempos pobremente y en soledad, ya que el idioma y la cultura de un país nuevo eran barreras difíciles de sortear. Pero su ardiente espíritu misionero, heredado del Padre Kentenich, las impulsó a lo desconocido, entregándose a la Providencia Divina.Y así surgieron los primeros grupos del Movimiento de Schoenstatt: chicas, madres y matrimonios.
Cuando llegaron más Hermanas pudieron distribuirse en varias ciudades. Aquí, en Tucumán, hemos tenido la alegría de tener con nosotros a la Hna. M. Cristvera, Hna. M. Edna, Hna. Marie Madeleine, la Hna. María Sol y nuestra querida Hna. M. Pilar, entre otras.
Una gracia muy especial es la de tener vocaciones tucumanas y hoy especialmente recordamos a la Hna. M. Margarita, Valeria.
Como Familia tucumana, nuestro más profundo agradecimiento a la entrega generosa de todas ustedes, para mostrarnos que sí es posible vivir en nuestra vida diaria como transparentes de María.
Y como todo esto no se consigue sin amor, de un AMOR con mayúsculas, queremos retomar unas palabras que eligió la Hna. M. Margarita: Nuestra vida es un juego de amor que realiza Dios con nosotros, y a la vez, nuestro juego de amor con el Dios vivo. Es una novela divina. Queremos saber cómo termina esta novela con Dios. ¿Será que los dos que se aman llegan a unirse para siempre en el amor? (P. José Kentenich, El símbolo del Padre nos habla).
¡El Amor de Dios espera tu respuesta de amor! Deseamos fervientemente que en nuestra Familia tucumana tomemos esta relación de amor con Dios y nuestra querida Mater, para crecer y llegar a ser cada vez más ¡unida, fecunda y santa!
Querida Hna. María Pilar, en usted, nuestro cariño y agradecimiento a todas las Hermanas de María, y como recuerdo de la familia de Tucumán, esta pancarta con dos imágenes: la Hna. M. Emilie, el ayer, la sabiduría y la serenidad, y la Hna. M. Margarita, vocación que nos enorgullece, señalando con la mano, ¡Allá vamos! La misión.

Adoración, oración y misión

TucumánEl encuentro culminó frente al Santísimo, en adoración, y participando luego de la Santa Misa recordando las palabras de la Hna. M. Emilie: «Hoy debe ser mi día de conversión. Hoy debo ser totalmente santa. El Salvador me da la fuerza para ello a través del misterio de la Santa Misa».

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.