Teléfono del P. Kentenich

Te dice…

¡Dios es bueno!