Publicado el 2020-03-05 In Santuario Original

Recuerdos de la entrada de los americanos a Vallendar hace 75 años

Mons. Peter Wolf sobre una oración del “Hacia el Padre“ •

El 25 de marzo se cumplirán 75 años desde que los americanos entraron y ocuparon la ciudad en 1945. El 7 de marzo de 1945 las tropas norteamericanas consiguieron atravesar el Rin en Remagen. Los aliados entraron en Renania con formaciones blindadas masivas y con el apoyo de su fuerza aérea. Cada día estaban más cerca de Vallendar y, por lo tanto, de Schoenstatt. En el campo de concentración de Dachau, donde el padre Josef Kentenich, el fundador del Movimiento de Schoenstatt fue encarcelado como prisionero nazi, hubo rumores de que Schoenstatt se había despoblado y las hermanas habían huido. —

En esta situación, el padre Kentenich dictó una oración, en la que confiaba a la Madre de Dios la  “tierra de Schoenstatt”. Por razones de camuflaje, es un poema al que se le puso música en el Movimiento de Schoenstatt y todavía se canta hoy. Esta oración fue rezada por los sacerdotes del Movimiento de Schoenstatt encarcelados en el campo de concentración como una novena (oración de nueve días) en la fiesta de la Anunciación. Nadie podía intuir, que el último día de esta novena, 25 de marzo, fueran ocupados Vallendar y por tanto la tierra del Movimiento de Schoenstatt y su capilla de gracias.

 

Von Bundesarchiv, Bild 146-1970-088-24 / CC-BY-SA 3.0, CC BY-SA 3.0 de, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=5482570

Así estaba Coblenza en 1945 – situada en la orilla opuesta del Rin – fuente: Archivo Federal, foto 146-1970-088-24 / CC-BY-SA 3.0, CC BY-SA 3.0 de, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=5482570

El 25 de marzo de 1945 en Schoenstatt

En la crónica de noticias de los años de la guerra, encontramos el siguiente artículo sobre el día de la entrada de los americanos:

Durante la mañana del domingo de ramos (25 de marzo de 1945, día de la Anunciación) los estadounidenses entraron en la ciudad desde Bendorf y Weitersburg. Poco antes del mediodía, se produjo un violento fuego de artillería. Hubo alguna destrucción en Vallendar. Una granada estalló frente a Sonneck y destruyó algunos cristales. Había muchas hermanas en la capilla. No abandonaron este refugio seguro y cantaban: “Protéjanos Tu manto”. Rezaban: ”Bajo Tu amparo y protección”. Hacia el anochecer, una gran parte de la ciudad estaba en manos de los estadounidenses. La artillería estadounidense estaba en Weitersburg, la alemana en Wandhof. Oímos que dos divisiones blindadas se utilizarían para contraatacar al día siguiente. El mayor peligro amenazó a Sonneck, donde se encontraba el puesto de mando. Pero resultó muy diferente. Como los estadounidenses ya habían avanzado mucho en Westerwald y sólo seguía libre el camino a Simmern, se dio la orden de retirada a las 2 a.m. (26 de marzo). Otra granada zumbó a las 9 en punto; probablemente desde Ehrenbreitstein. Voló directamente junto a la capilla, y cayó en el peral de la esquina suroeste de la casa Wasserburg y no causó daños. La capilla no fue alcanzada por ninguna metralla y no sufrió el más mínimo daño. – Por la mañana, cuando queríamos celebrar en las diversas casas y en la capilla, dos autos espía estadounidenses se detuvieron justo en frente al  castillo. Celebramos las misas como de costumbre. A las 8.30 de la mañana, gran cantidad de tanques atravesaron la ciudad».

En las memorias de Heinrich Fölbach, concejal de la ciudad durante muchos años y muy conocido en Vallendar, también se registra el recuerdo de que los estadounidenses llegaron a Vallendar desde Bendorf y Weitersburg el domingo de ramos de 1945 y ocuparon la ciudad. Incluye el siguiente recuerdo del día de la ocupación:

 “Había un silencio sepulcral en las calles. En el pasado, los anuncios públicos se hacían en Vallendar con  el llamado «pregonero», que  recorría las calles más grandes gritando los anuncios en voz alta. El pregonero llegó ese día llevando una bandera blanca en una pértiga sobre su hombro y anunció: «¡El comandante estadounidense exige la entrega de todas las armas antes de las 6 de la tarde, en la casa del abogado de Nefferowski”.

El día se vivió como la liberación del gobierno y la injusticia de la dictadura nazi. Aquellos que conocen la historia y la confianza y oraciones en esos días de la guerra comprenderán hoy la gratitud que muchos mostraron a la Madre del Señor en la pequeña capilla de Schoenstatt. La parroquia de Simmern continúa siendo peregrinada cada año en agradecimiento. Lo pude observar desde la casa de los sacerdotes en el Monte Moriah durante más de 20 años.

Coblenza 1945. Fuente: Royal Air Force – Imperial War Museum, London, de dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=4412617

“Mantén en alto el cetro“

Mantén en alto el cetro,

Madre, protege a tu tierra de Schoenstatt;

Eres allí la única reina;

Pon en fuga a todos los enemigos.

 

Créate allí un paraíso,

Mantén encadenado al Dragón.

Mujer vestida de sol, surge esplendorosa

Y álzate hacia la altura meridiana.

 

Desde aquí construye un mundo

Que sea grato al Padre,

Tal como lo imploró Jesús

Con aquella anhelante oración.

 

Siempre allí reinen amor,

Verdad y justicia,

y esa unión que no masifica,

que no conduce al espíritu de esclavo

 

Manifiesta tu poder

En la negra noche de tormenta;

Conozca el mundo tu acción

Y te contemple admirado,

 

Te nombre con amor y se confiese reino tuyo.

Schoenstatt porte valerosamente

Hasta muy lejos tu bandera

Y someta victorioso a todos los enemigos;

 

continúe siendo tu lugar predilecto,

baluarte del espíritu apostólico,

jefe que conduce a la lucha santa,

manantial de santidad en la vida diaria;

 

fuego del fuego de Cristo,

que llameante esparce centellas luminosas,

hasta que el mundo, como un mar de llamas,

se encienda para gloria de la Santísima Trinidad. Amén.

 

 

Una sugerencia hasta el 25 de marzo:

  • ¿Qué estrofa de esta oración me gusta especialmente y es importante para mí?
  • ¿Cuál de las estrofas relaciono con un recuerdo especial?
  • ¿Cuál de las estrofas es especialmente actual – para Schoenstatt, para la Iglesia?

 

Quien quiera contarlo – [email protected]

Original: alemán 1.3.2020. Traducción: Paz Leiva, Madrid, España

Etiquetas: , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *