Publicado el 18. enero 2020 In Santuario Original

Mi visita desde Paraguay

SANTUARIO ORIGINAL, Diana Arzamendia •

El 9 de enero de este año tuve la enorme bendición de estar y vivir la alegría de Schoenstatt. Quería simplemente compartir con muchos hermanos y hermanas la fe que mueve montañas, siempre mediante la intercesión de la MTA. —

Ella fue la alfarera indiscutible de esta peregrinación, que durante el viaje hasta el santuario colocó cada cosa y cada persona en el momento exacto hasta verme arrodillada en su santuario.

Tuve la enorme bendición de ser bendecida especialmente en español, ya que era la única persona latina en ese momento. ¡Gracias, Mater! Me tuviste en tus brazos desde siempre y yo, llegando hasta vos con todas mis limitaciones, te ofrezco ese capital de gracias.

Más que nada, quiero alentar a todos a llegar y agradecer a nuestra Reina todo lo que nos toca vivir, porque sinceramente, si yo pude, todos podrán. Ha sido un año de muchas bendiciones después de años de vicisitudes en los que esperé confiada en las plegarias de la Mater con su Hijo para mi socorro y por eso quiero compartir con todos su gracia.

 

qrf

Etiquetas: , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *