Publicado el 31. diciembre 2019 In Santuario Original

762 cartas y todos los colaboradores y visitantes de Schoenstatt.org en el Santuario Original para Navidad

SANTUARIO ORIGINAL, María Fischer •

Antes que nada: ¡No fuimos nosotros! Cuando se difundió el mensaje del P. Pablo Pol sobre las cartas enviadas a la Mater en el Santuario Original que rompieron la vasija, muchos se dijeron “¡Pero la última vez que entregamos cartas vía Schoenstatt.org la vasija todavía estaba en perfecto estado!”. Esta Navidad, por las dudas, pusimos las más de 750 cartas en una bolsa de papel, que se colocó a un lado de la vasija antigua, que por el momento reemplaza a la que se rompió. —

Siempre es un regalo y una misión ser la portadora del capital de gracias de tantas personas, y con más razón en Navidad. Son cartas enviadas digitalmente no solo desde los países donde hay más schoenstattianos – Argentina, Chile, Brasil, Alemania, Paraguay, Ecuador, Estados Unidos, México, Costa Rica, España – sino también desde Venezuela, Honduras, Sri Lanka, Rusia, Croacia, Suiza, Escocia, Líbano, Irlanda del Norte, Colombia, India, El Salvador, Australia, Filipinas, Guatemala, Indonesia, Irlanda, Italia, Republica Dominicana, Nigeria, Francia, Uganda…  No se leen las cartas, por supuesto, sino que todo permanece confidencial. Solo la Mater sabe lo que se le confía, agradece, pide y ofrece.

Este 25 de diciembre, Navidad, el Santuario Original estaba decorado con todo el esplendor navideño típico de Alemania, en oro, verde y rojo, con dos pesebres: uno pequeño al lado con todas las figuras y uno grande con solo el niño frente al altar, con las flores típicas, árbol de Navidad, velas, y con el Santísimo expuesto a la adoración.

Un momento de adoración en Navidad, con las cartas de tantas personas en una mano y el celular con los contactos de todos los colaboradores de Schoenstatt.org en otra. Hay que usar la tecnología, hay que bautizar este mundo digital, dijo un P. Tilmann Beller hace ya más de 20 años, cuando comenzamos con lo que hoy es Schoenstatt.org. Así “uso” mi WhatsApp para entregar a cada uno de mis contactos a la Mater en esta Navidad, y para entregarla de nuevo nuestro Schoenstatt.org, cada una de sus historias de la vida real, cada uno de sus visitantes.

Madre, junto a tu Niño regálanos hoy un profundo e íntimo amor a Él. Bendice a todos, a cada Rama y cada hijo de la Familia. Bendice a toda nuestra familia, para que nuestro pequeño santuario se asemeje fielmente al pesebre de Belén, para que los representantes de los pueblos y naciones peregrinen a este Belén y para que salga de él un torrente de bendiciones hacia el mundo, conduciéndolo de regreso al Padre, de regreso a Dios, al pequeño Rey del Pesebre, amén”.

P. José Kentenich, 1928

 

 

Etiquetas: , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *