Publicado el 17. febrero 2019 In Santuario Original

Mi testimonio sobre la renovación del Santuario Original

SANTUARIO ORIGINAL, Mary Cole •

Desde hacía ya tiempo que se planeaba la renovación y reacondicionamiento del Santuario Original. Hace diez años, Agathe Hug, una ginecóloga muy ocupada, sintió la necesidad de “visitar” el Santuario Original a través de su computadora, tal y como se puede hacer en otros lugares de gracias y peregrinación. Así fue como nació la idea de tener una cámara web, una webcam, en el Santuario Original. Desde entonces ella y su familia han hecho posible la existencia de Schoenstatt TV.

Hubo controversia en un principio, pero varios jubileos y otras celebraciones han demostrado el valor de Schoenstatt TV, a tal grado que ahora ya se da por hecho su existencia y ha transmitido eventos importantes desde otras partes del mundo. La webcam original duró poco, porque el santuario está en un profundo valle y es muy difícil transmitir desde ahí.  ¡Por mucho tiempo la conexión se ha dado vía teléfonos celulares! Mientras tanto, una conexión cableada llegó hasta la sacristía, del lado opuesto del santuario, y todo lo que hacía falta era conectar el santuario con la sacristía. Suena fácil, pero no lo fue.

Empieza la renovación

Tuve la buena fortuna de visitar a Agathe Hug y a su sobrina en Navidad y fui testigo del inicio de los trabajos de renovación. El 9 de enero, inmediatamente después de la misa de 8.00 a. m. en el Santuario Original, abundaron las manos que se ofrecieron de voluntarias para empezar a vaciar el santuario. Las bancas fueron llevadas al estudio de Schoenstatt TV en la Casa de la Alianza para ser reacondicionadas por un Hermano de María y la mesa del altar fue llevada al taller de los Hermanos de María. Los distintos símbolos fueron tomados por las comunidades que los habían donado y se los llevaron a darles mantenimiento. El marco de luz alrededor de la imagen de la MTA implicó también una reparación considerable, que fue asumida por los orfebres de los Hermanos de María cercanos y que también reacondicionaron el tabernáculo. La imagen de la MTA fue llevada con un restaurador de arte profesional en Coblenza. Tuve el privilegio de sentarme junto a la imagen y cuidar de ella en el trayecto. Mi principal contribución, sin embargo, fue quedarme al pendiente para recibir entregas y calentar el almuerzo de los trabajadores. Este arreglo liberó a los miembros más jóvenes del equipo para dar un servicio más activo. La situación fue constante, porque al ir avanzando el trabajo se descubrían más problemas, que debían ser resueltos, y se ordenaba más equipo.

Cables y más cables para Schoenstatt TV

Uno de los primeros trabajos principales, una vez que el santuario quedó vacío, fue cavar una zanja para los cables que unirían el santuario con la sacristía. Yo estaba asombrada por el tamaño y complejidad de los cables, como seguramente cualquiera lo estaría. También se cavó una zanja alrededor del santuario, de manera que se pudieran tender cables hasta un punto cercano a las tumbas de los héroes y así filmar y transmitir más fácilmente los eventos en exteriores, incluyendo micrófonos para el audio.

También se renovó el alambrado que está en el ático del santuario. Los trabajadores encontraron cables por todos lados, pero no sabían para qué estaban ahí, así que esa fue la primera operación. Después se tendieron nuevos cables para los sistemas de iluminación y altavoces. En mi caso particular, mis dispositivos de ayuda auditiva no podían recoger la voz tenue de los sacerdotes que oficiaban la misa o de sus homilías.  También era necesario que la webcam pudiera recoger lo que se dice y canta en las celebraciones cuando se requiriera. Las luces colgantes tuvieron que ser removidas, porque se atravesaban en la línea de vista de la webcam y podían quemar el lente y dañar la cámara. Además, algunas de las luces deberían tener atenuador. El realambrado significó que las paredes tuvieron que ser abiertas para poder trabajar con los cables. Aquí los trabajadores descubrieron cables que parecían salir y llegar de ningún lado. ¡Eso complicó la vida! También tuvo que abrir espacio para los muchos cables que unirían el santuario con la sacristía. Una restricción muy importante era no cambiar el interior del santuario de una manera visible.

Limpiando el altar

Un sábado me preguntaron si me gustaría limpiar el altar – el altar barroco, labrado a mano – que estaba desarmado en la sacristía. Le hacía falta una buena limpieza con trapo húmedo, y en un instante mis manos, el trapo y el agua estaban negros por las décadas de humo de las velas. El pulido y reacondicionamiento tendrían lugar más tarde. Recé por todos los que, de alguna forma, estuvieran conectados en la alianza de amor. Detrás del lugar donde va la imagen hay muchos nombres, y yo agregué el mío con la intención de incluir a cualquiera que haya tocado mi vida en alianza.

No se trabajó el domingo, así que los trabajadores tuvieron un descanso bien merecido, aunque hubo discusiones sin fin sobre los siguientes pasos que deberían tomarse y cómo solucionar los problemas que habían surgido. Un problema potencial era la baja en la temperatura, porque si el clima estaba muy frio, las zanjas no se podrían cerrar apropiadamente. Desafortunadamente, tal cosa ocurrió y esa tarea retrasará la terminación del proyecto. Sin embargo, como lo muestran las fotos, el santuario está de nuevo a la altura de sus mejores épocas.

Aún no se sabe cuándo se podrá visitar el Santuario Original vía internet como se había podido hacer desde hace mucho tiempo, así que hay que seguir intentando conectarse en Schoenstatt TV.  El equipo ha trabajado increíblemente duro para lograr el avance que se tiene y deberíamos agradecerles con nuestras oraciones. La mayoría del trabajo ha sido hecho por voluntarios para mantener bajos los costos, pero todavía hay un “hoyo” financiero de tamaño considerable que necesita ser cubierto. Toda la tecnología que se está usando es muy cara. Para aquellos que quieran hacer una contribución al capital financiero de la Mater, aquí están los detalles. Cualquier contribución, por pequeña que sea, es bienvenida. Es un signo de nuestro amor y gratitud.

Schönstatt-Patres-International e. V.
Propósito: Donation Original Shrine
Banco: DKM Darlehnskasse Münster eG
IBAN: DE60 4006 0265 0003 1616 02
BIC / SWIFT: GENODEM1DKM

Fotos: Roberto González @schoenstatt.org

 

Santuario Original abierto de nuevo

Etiquetas: , , , , ,

1 Responses

  1. Thanks a lot to all of you who made it posible. It has been a lot of work that nobody sees but a huge A punto of people can enjoy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *