Publicado el 13. enero 2019 In Santuario Original

El “corazón” schoenstattiano cerrado por reformas

SANTUARIO ORIGINAL, Glaucia Ramírez •

Aprovechando las tres semanas que el santuario original estará cerrado por reformas, podríamos también nosotros instalar herramientas para mejorar las transmisiones desde el original de la gran obra de Schoenstatt. Técnicamente será posible si aquello que es reconocido y amado por todos los schoenstattianos del mundo, es también vivido, aplicado y testimoniado día a día en la conquista de la santidad, con la autoridad del bautismo, renovada en la Alianza de Amor, extendida en la Alianza Final.

Sería un gran paso, considerando que aún hoy es difícil enviar un mensaje desde nuestro santuario corazón, que sea la versión original del pensar, actuar y vivir orgánicos en relación a lo que pensamos, queremos y actuamos, debido a la falta de conexión entre lo que queremos, lo que sabemos y cómo vivimos.

Al mismo tiempo, podremos hacer algunos trabajos de mantenimiento, pintura… en nuestro “cuadro”. ¿Qué imagen de María reflejamos? ¿Nuestro estilo de vida, testimonio diario, nuestras acciones, nuestras misas diarias, que hay que perdonar…? También… ¿Qué es lo que ofrecemos? Gratitud, entrega, aceptación y transformación.

Con anhelo por vivir la vida en el espíritu de Hoerde, que la familia vive ya en modo 100 años. ¡Despertad y despertadlos!

Vamos a poner todos los santuarios corazón del mundo en modo “cerrado por reformas”: pintemos el mapa de Schoenstatt Original como itinerario, plan de vuelo, y de aquí a tres semanas, podremos decir “¡listo!” y cada uno será un logo original de Schoenstatt, único e irrepetible, portador de un propósito singular y su misión apostólica. ¡Quien me vea, te vea!

Sí. Todos los santuarios corazón del mundo, uno con el otro, para el otro y en el otro durante estas semanas… rezamos para que el santuario original sea transformado en el aspecto físico y en la misión. Transformando también a cada hijo original de Schoenstatt, que va a encender el mundo con la misión de ser fuego y alma para un mundo que urge encender.

Original: Portugués; traducción: Carmen M. Rogers, Santiago de Chile

Cerrado por reformas

Etiquetas: , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *