Publicado el 27. octubre 2018 In Santuario Original

Un viaje en familia

SANTUARIO ORIGINAL/ESPAÑA, Sonsoles Sastre y Carlos Sáinz de los Terreros •

Cuando nos invitaron a representar a la federación de familias en la comisión que iba a organizar la peregrinación de la familia española a Schoenstatt, pensamos en un primer momento que se trataría de facilitar la logística del viaje de los miembros de la federación que quisieran asistir; aviones, alojamiento, etc…. O sea, que íbamos a actuar de agencia de viajes. Nada más lejos de la realidad. Al llegar a la primera reunión vimos que la composición englobaba a miembros de todas las organizaciones del Movimiento; jóvenes, madres, profesionales, familias, … Todos en forma gradual mostrándonos más y más entusiasmados en la tarea de visitar a nuestro padre en su casa de Schoenstatt en el año del quincuagésimo aniversario de su muerte.—

El lema y el logotipo lo decidimos pronto, y eso nos ayudó a avanzar en los aspectos prácticos, al tener bien definido qué queríamos llevarle, y por supuesto en transmitirlo a los miembros del movimiento en España y futuros peregrinos. Así como el capital de gracias que en definitiva nos ayudó a contar con la imprescindible colaboración de la Mater. Incluso llegamos a componer el himno, que resultó ser todo un éxito, aunque hemos de confesar que en el momento de su propuesta la hermana Mónica María cosechó más de una sonrisa irónica, por parecernos a algunos una guinda en el pastel, cuando ya considerábamos una hazaña casi imposible llegar a organizar todos los demás aspectos básicos a tiempo. También percibimos en seguida que planear esos dos días de estancia en Schoenstatt era a la vez un reto, pues había que mover a casi trescientas personas, y al mismo tiempo una vivencia extraordinaria de colaboración entre todos. Afortunadamente la dirección de una empresa tan compleja cayó en muy buenas manos; el matrimonio Scholl, Pedro y Almudena, que han planificado, motivado, gestionado y ayudado a todos los miembros de la comisión a lo largo del camino para alcanzar los objetivos previstos para cada uno.

Las reuniones a la hora de los partidos de Real Madrid

Las reuniones eran invariablemente a la misma hora que los partidos del Real Madrid, lo que a su vez ayudaba mantener la concentración y aumentar el capital de gracias de los miembros futboleros. Y la presencia siempre fiel a través de Skype de los participantes desde Cataluña, más algún otro que viajaba con frecuencia. No podemos sino agradecer la fidelidad de los que aguantaron a pie firme la asistencia a frecuentes reuniones de varias horas a través de una pantalla de ordenador.

Ha sido una experiencia enormemente enriquecedora. Representantes de todas las expresiones del movimiento en España trabajando codo con codo para que la peregrinación fuera un éxito. Nosotros no recordamos haber participado en nada parecido en nuestros 35 años en Schoenstatt. Y pensamos que debe marcar un antes y un después en nuestra manera de actuar y colaborar dentro de la familia de España, como dijeron varios peregrinos en el plenario de clausura, en la iglesia de la Adoración.

Cada peregrino debía volver a España con su propio encuentro personal con el padre.

Hay que tener en cuenta que estábamos repartidos por todas las casas de Schoenstatt, con múltiples y variados horarios de llegada y salida, medios de transporte y condiciones físicas. Y todos teníamos que estar a las horas previstas en los lugares previstos; Marienau, Pilgerhaus, iglesia de la Adoración, etc., etc., etc., … El programa debía ser a la vez interesante, acorde con el espíritu de la peregrinación, y sobre todo vivencial. Cada peregrino debía volver a España con su propio encuentro personal con el padre. Podía suceder en las charlas, en los testimonios de las personas que le conocieron, hermana Thomasine y el padre Herbert King, durante las eucaristías, las visitas a los lugares clave, la adoración, … Para nosotros fue Marienau, quizá en parte porque fuimos los responsables de preparar la visita de los peregrinos a ese lugar, pero sobre todo por la tranquilidad que nos dio aprender que, frente a todos los obstáculos y decepciones que pudiéramos experimentar en nuestros proyectos de Schoenstatt, “el padre tomaba toda la responsabilidad”, tal como le dijo allí mismo a la hermana Laurence un día antes de morir.

Días de sol y calor como nunca en octubre en Alemania

Fue muy bonito comprobar que existe el germen de la expansión de Schoenstatt a nuevos lugares en España, de conocer a los padres Manuel de Córdoba, y Juan José de Covadonga y ver que la Mater empieza a establecerse en nuevas geografías.

Fueron días de auténtica alegría; por estar todos juntos, por sentir la presencia de la Mater y del padre acompañándonos en nuestro peregrinar, y sin olvidar el buen tiempo que facilitaba todas las actividades. Y pudimos compartir experiencias muy valiosas al estar agrupados en familias compuestas por miembros de cada manifestación y vocación dentro del movimiento. Pero al mismo tiempo por poder disfrutar de algunos fantásticos momentos de convivencia y oración en Hillscheid con nuestros hermanos de la federación de familias, y la alegría de tener entre nosotros esos días al padre José María.

Solo hay una cosa que a todos nos ha dejado insatisfechos; ha durado poco. Creemos que todos nos habríamos quedado allí algún día más, … y algunos afortunados lo hicieron.

Más que nunca repetimos el lema que nos ha llevado allí, y que va a servir sin duda para el crecimiento, no sólo numérico, del movimiento en España, ahora que se van a cumplir los cincuenta años del santuario de Pozuelo.

¡Sí padre, avanzamos juntos!

Etiquetas: , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *