Publicado el 23. julio 2018 In Santuario Original

La vida se trata de experiencias

SANTUARIO ORIGINAL, Josemaría Sanguinetti •

La vida se trata de experiencias. Cada momento te marca, para bien o para mal. Lo que estamos viviendo acá es una gran experiencia, que va a quedarnos para toda la vida. Apenas llevamos una semana de la Escuela de Jefes de la Juventud Masculina y ya tenemos historias para contar durante horas. Nuestra llegada desde el aeropuerto hasta Schoenstatt fue una de ellas: no nos conocíamos y casi todos viajamos solos, pero nos fuimos encontrando hasta llegar al santuario original. Y desde ese momento se vivió un clima de confianza y amistad muy fuerte.—

Somos jóvenes. Eso lo sabemos. Nos gusta charlar y hacer las mismas cosas que muchos de nuestra edad. Pero también sabemos que lo que estamos haciendo no es algo normal. Y por eso asumimos, con mucho gusto, cierta responsabilidad. Por eso, todas las mañanas vamos al santuario, ya sea el original o el de las Frauen von Schönstatt, rezamos una oración para encomendar el día. Por eso, de 10 a 13 estudiamos un aspecto de nuestro padre fundador y del movimiento. Y por eso todas las tardes tenemos un momento de oración para agradecer por todo lo que hemos aprendido. No paramos, porque vinimos acá para eso, para formarnos como jefes. Y todas las noches terminamos agotados, no damos más, pero estamos felices por todo lo vivido.

Hace unos días visitamos Limburgo. Después de mucho caminar estábamos muy cansados. Una hermana de la familia espiritual de Das Werk nos recibió en la catedral y se emocionó al ver un grupo tan numeroso. Se llamaba Martina Ortega, y nos explicó todo con una alegría que motivaba. Cuando terminó el tour nos pidió que cantáramos unas canciones para todos. Fue algo único. La gente estaba muy feliz y la hermana estaba muy contenta. En este poco tiempo me di cuenta que todos tenemos algo en común, siempre buscamos pequeños actos, pequeños momentos para sacarle una sonrisa a la gente.

Van a seguir pasando los días y vamos a seguir conociéndonos, estudiando y aprendiendo a ser jefes. La vida se trata de experiencias. Esta es una de las grandes.

La Escuela Internacional de jefes de la Juventud Masculina comenzó hace dos semanas y ya está por la mitad. Los 20 jóvenes participantes vienen de México, Argentina, Chile, Costa Rica, Estados Unidos, Brasil y España, y están en Schoenstatt para aprender la historia, estudiar el carisma del Padre Kentenich, hacer viajes y peregrinaciones y aportar a la vida en torno al santuario original especialmente con su participación en la bendición de noche.

Limburg

Etiquetas: , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *