Publicado el 25. julio 2018 In Santuario Original

Descubrir las maravillas del Movimiento en el lugar desde donde todo comenzó

SANTUARIO ORIGINAL, ESCUELA INTERNACIONAL DE JEFES, Ruben Elizondo •

El 16 de julio habían transcurrido seis días[1] desde el inicio oficial de la Escuela Internacional de Jefes 2018. Veinte miembros de la Juventud Masculina participaban en la Escuela: Cuatro representantes de México, Chile y Argentina y dos de los Estados Unidos, Costa Rica, Brasil y España. El objetivo y misión de la Escuela es profundizar nuestra formación en Schoenstatt con un fuerte énfasis en cómo llegar a ser líderes para el Movimiento, la Iglesia y el mundo. —

Aprender sobre la santidad de la vida diaria y otras cosas importantes

Lo estamos logrando a través del estudio de la historia de Schoenstatt, la vida de nuestro padre y fundador el P. Kentenich y el conocimiento de diversas comunidades dentro del movimiento, sus metas y misión.

Durante la primera semana tuvimos la increíble oportunidad de encontrarnos con el Instituto Nuestra Señora de Schoenstatt, las Hermanas de María y los Padres de Schoenstatt.

Aprendimos sobre sus respectivas historias, misión y el trabajo que realizan. Ha sido impresionante ver como cada una de estas comunidades diferentes entre sí, tienen una gran devoción a su misión y a la Santísima Virgen. ¡Su hospitalidad y su preocupación por nosotros están más allá de toda descripción! ¡Realmente se asemejan a la definición de santidad!

El Gran Tour

Además, hicimos un tour por la Casa de Alianza (Bundesheim), la Casa Padre Kentenich y la tumba del P. Kentenich. Fueron experiencias geniales donde aprendimos más sobre la historia del Movimiento. Visitar la tumba del P. Kentenich fue, con mucho, una de las vivencias más significativas. Estar ahí en presencia de nuestro fundador, hizo que todo lo que habíamos aprendido sobre él y sobre Schoenstatt se hiciera tangible. El hombre del que habíamos escuchado tantas historias, estaba ahí mismo, justo frente a nuestros ojos.

Los estudiantes de la Escuela Internacional de Jefes estaban profundamente conmovidos por este tiempo que pasaron con su fundador, y están ansiosos por volver a visitarlo muy pronto.

Sintiéndose en casa

Pudimos también participar de la Misa diaria y la bendición de la noche en Santuario Original. Han sido momentos fecundos para la Escuela, no sólo porque peregrinamos a este lugar santo todos los días, sino también porque lo estamos convirtiendo en nuestro propio hogar. ¡Cantamos, conocemos gente nueva y, sobre la marcha, una que otra palabra en alemán!

En general, la primera semana de nuestra escuela ha sido fecunda, desafiante y llena de amor a la MTA y a todos en Schoenstatt. Nos entusiasman las semanas próximas y esperamos continuar aprendiendo sobre el Movimiento y cómo con la MTA podemos cambiar el mundo.

[1] El testimonio fue escrito a seis días del inicio de la Escuela de Líderes, pero tardó 7 días y tres pedidos hasta llegar a la redacción

 

International School of Leaders

Escuela Internacional de Jefes

Original: Inglés, 22.07.2018; Traducción, Carmen M. Rogers, Santiago de Chile

Etiquetas: , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *