Publicado el 26. mayo 2016 In Santuario Original

Ordenación diaconal de Jiří Landa, del Instituto secular de los Padres de Schoenstatt

Por Heinrich Brehm, oficina de prensa del movimiento de Schoenstatt en Alemania •

El sábado 21 de mayo de 2016, en la iglesia de la Sma. Trinidad en el Monte Schoenstatt, el obispo auxiliar de Maguncia, Mons. Dr. Udo Markus Bentz, ordenó como diácono a Jiří Landa, natural de Litoměřice en la República Checa y miembro de la comunidad de los Padres de Schoenstatt. Participaron en la ceremonia los miembros de su familia, muchos amigos y conocidos de su país de origen, más de treinta hermanos de comunidad y otros compañeros y amigos del movimiento de Schoenstatt, como también todos los participantes del curso pastoral de la diócesis de Maguncia, con los que Jiří Landa (33 años) realiza ya su formación como futuro sacerdote.

Durante su saludo de bienvenida, el Padre Theo Breitinger – superior provincial de la Provincia de Sión de los Padres de Schoenstatt que es responsable de la República Checa – expresó su alegría por el hecho de que la ordenación diaconal haya sido realizada precisamente por el obispo auxiliar, que acompañó al candidato y lo sigue haciendo durante su preparación en el curso pastoral. El P. Breitinger agradeció a Mons. Bentz, rector del seminario de la ciudad de Maguncia, por los muchos años de cooperación y confianza que beneficiarán al nuevo diácono.

Vocación en libertad

20160521_00000diakonweihejirilandau_fotobrehmEn su saludo al inicio de la celebración, Mons. Bentz dijo que era la primera vez que celebraba una ordenación después de su consagración como obispo en septiembre de 2015. «Es una hermosa señal que compartamos el mismo camino de formación, querido Jiří, y que ahora podamos celebrar juntos este regalo de la consagración «. Una ordenación es “un regalo a la comunidad de la Iglesia”. Dios regala diferentes carismas y convoca a los hombres al matrimonio, a formar una familia, a las comunidades religiosas, al diaconado, sacerdocio o también al episcopado. «Allí donde estos carismas y vocaciones se encuentren en un intercambio, podemos realmente experimentar el significado de una Iglesia viva», dijo Mons. Bentz durante el sermón. «Este llamado de Dios no quita la libertad, sino que la regala, para decir libremente: ¡sí, Señor, aquí estoy!” Seguir el llamado de Dios nos conduce al camino de la propia identidad. En su exhortación apostólica postsinodal Amoris Laetitia, el escribe Papa Francisco: «creo sinceramente que Jesucristo quiere una Iglesia atenta al bien que el Espíritu Santo derrama en medio de la debilidad y fragilidad”, Esto es precisamente a lo que el diácono está llamado durante toda su vida: «a estar atento a lo bueno que regala el Espíritu en medio de la debilidad». Esto es a lo que se llama concretamente amor vivo, que pertenece al núcleo más esencial de la ordenación diaconal.

Amar a Cristo, siempre de nuevo

Luego de la celebración de la palabra, se da inicio al emocionante acto de consagración: el candidato se sitúa frente al obispo y se compromete a una vida según el modelo de Cristo, al celibato voluntario, al servicio al ministerio de la palabra y a la comunidad, a obedecer a sus superiores y a perseverar en la oración. Después rezar la letanía de los santos, el obispo coloca en silencio sus manos sobre el candidato tal como, según el testimonio bíblico lo hicieron los apóstoles, le transmite el orden del diaconado unido a una oración de consagración. A continuación el diácono recibe la dalmática y la estola. Con la entrega del libro de los Evangelios como signo de su tarea de anunciar la Palabra de Dios en la liturgia y en la vida, y con el abrazo fraterno del obispo como saludo de la paz, el acto de consagración llega a su fin.

Al concluir la Sta. Misa el diácono recién ordenado agradeció en primer lugar a sus padres, allí presentes, a sus abuelos y hermanos por el apoyo recibido a lo largo del camino. A continuación dio las gracias a su nueva familia: los Padres de Schoenstatt, donde encontró un hogar, donde creció su vocación y donde la vivirá. Con el agradecimiento a la Virgen María «quien me enseña a amar a Cristo siempre de nuevo» unió la petición de que Ella lo acompañe en el camino hacia su ordenación sacerdotal.

20160521_00001diakonweihejirilandau_fotobrehm

Página Web del Instituto de los Padres de Schoenstatt: http://schoenstatt-fathers.org

Original: alemán. Traducción: Gilka Aranibar, Hannover, Alemania. Colaboración: aat, Argentina

 

Etiquetas: , , , ,