Publicado el 23. diciembre 2015 In Santuario Original

“Por favor, quiten pronto esto. Que en Navidad el Santuario vuelva a ser nuestro Belén…”

Redacción de schoenstatt.org •

Normalmente, en la redacción de schoenstatt.org nos alegramos sinceramente con cada comentario que se hace a un artículo, sea escrito públicamente en la página o enviado solamente a la redacción. Pero estos días antes de la Navidad, llega una verdadera avalancha de comentarios que nos inquieta e interpela nuestro compromiso de tomar en serio el diálogo con nuestros lectores, a los que siempre vemos como colaboradores pues aportan con su interés, su tiempo, y también con sus preguntas y comentarios.

Se trata de la puerta del Santuario Original. La puerta que el 13 de diciembre fue abierta como Puerta Santa. La alegría profunda por la apertura de esta Puerta Santo en nuestro Santuario Original se ha mezclado con reacciones varias: susto, indignación y horror al mirar las fotos publicadas, especialmente una, la que muestra «un arco-caja de plástico y metal, iluminado por dentro con varios colores» (descripción de un chileno), que apareció el 13 de diciembre en torno a la puerta del Santuario Original… seguramente hecho con buena voluntad.

«¿Quién autorizó esto? Es increíble el mal gusto, la falta de armonía con el entorno, la falta de «religiosidad» ¡parece un anuncio de McDonalds o de alguna otra cadena de hamburguesas!», comenta alguien de Argentina.

20151223133118

Es inapropiado para un lugar santo

¡Qué diferencia con la puerta santa de la iglesia Santa María de la Trinidad, en Tupãrenda, o las puertas santas adornadas con flores en los Santuarios de Santa María, Atibaia, Curitiba, y tantos más.

«Se esconde la puerta con esta caja… Se le quita dignidad… Casi no se la ve, sólo se destaca la caja luminosa», comentó un alemán que estuvo en el lugar mismo. Un compatriota, sorprendido por la novedad – como tantos otros – el pasado13 de diciembre, escribió: “Me avergüenzo cada vez más por nuestro Santuario Original, por su interior y sobre todo ahora por su exterior debido a ese arco, que tiene ‘la seducción’ de la publicidad de la Heladería Venecia. Muchas cosas nuestras no son presentables estéticamente, pero ante tal adefesio kitsch, tenemos que hacer algo para que desaparezca”.

Se han recibido comentarios como este de una chilena: «¡¡¡QUE HORROR!!! Nunca imaginé que el mal gusto llegaría tan lejos…. ¿¿¿Quién decide algo así??? Ojalá que saquen muy rápidamente ese aviso luminoso totalmente inapropiado a un lugar santo; es como entrar a un parque de diversiones, por no decir otra cosa peor. ¡Me da vergüenza presentar al mundo nuestro Santuario Original así vestido! ¡¡¡Es una burla!!! ¿Cuánto dinero ha costado una cosa tan horrible? Mi casa se ve mejor, con las sobrias y hermosas luces de Navidad que tiene ahora. ¡SAQUEN PRONTO ESA COSA HORRIBLE!»

O este, enviado desde Frankfurt, Alemania: “Las fotos del Santuario Original me han horrorizado. El comentario sobre la publicidad de la ‘Heladería Venecia’ es una manera muy suave de expresarlo. En las cercanías de las estaciones de ferrocarriles en las grandes ciudades, existen algunos establecimientos de dudosa reputación que también utilizan ese tipo de publicidad exterior de tan “buen gusto”. Pese a toda la misericordia que se tenga, uno tiene que apartar los ojos… pero lo mejor sería destornillar el anuncio luminoso. ¿Cuántos niños discapacitados habrían encontrado un hogar, por ejemplo en el Hogar de María en Mar del Plata, cuántas familias habrían recibido su casita del proyecto ‘100 casitas’ en Paraguay, por lo que ha costado ese artefacto luminoso? ¡Menos es, a veces, (mucho) más!”

No parece, sin embargo, que haya costado mucho dinero, pues nos comenta un peregrino el 18 de diciembre: “Al peregrinar al Santuario Original el 18 de diciembre, vi que no está hecho profesionalmente, sino que se han utilizado elementos de plástico y de metal obviamente comprados en un mercado de materiales para la construcción, mientras que la estructura interna es el arco usado durante el jubileo para poner flores. Hay bordes cortantes y me preocupa mucho pensar que los niños puedan lastimarse las manos o la cara al tocarlos…»

 

Querido Niño Dios…

Como al parecer no se gastó, ojalá, mucho dinero, y como solo está sostenido con un clavo, crece la esperanza de que se produzca un «milagro de la Nochebuena»… Alguien de Argentina escribe: «¿Qué han puesto en torno a la puerta del Santuario Original? ¡Esto no es digno del lugar! Ofende la imagen que todos tenemos del lugar santo.
Por favor, quiten pronto esto. Que en Navidad el Santuario vuelva a ser nuestro Belén…»

«Se parece a una máquina tragamonedas. Las fotos que vi hasta hoy tenían solo una luz amarilla, pero ahora lo veo con todos sus estridentes colores… ¿Y el pobre Santuario Original quedará todo un año con esta decoración de mal gusto?» Es un comentario que viene de Sudáfrica.

«Si uno cierra los ojos es un poco menos horrible», se consuela un peregrino que el domingo pasó por la Puerta Santa del Santuario Original. «Y recuerdo ahora el comentario de una amiga que me había contado que su «carta al Niño Jesús» tenía un único deseo: Que desaparezca esta fealdad… ¡silenciosamente me uno al pedido!»

IMG_9171

Faltan pocos días para Navidad en el Año de la Misericordia. No queremos provocar en este tiempo una ola de protestas en nuestra página.

Por eso tomamos en serio las voces del pueblo con este artículo, pero nosotros, como redacción de Schoenstatt.org, no somos la «dirección» para recibir pedidos y quejas sobre este asunto. Es el rector del Santuario Original, el P. Antonio Bracht: [email protected]

20151223133240

Todos los nombres son conocidos por los editores.

 

Etiquetas: , , , , , , , , , ,