Publicado el 4. septiembre 2015 In Santuario Original

“Alianza de Dios con los hombres”

Comunicado de prensa de la Conferencia Episcopal Alemana, www.dbk.de

El cardenal Reinhard Marx, presidente de la Conferencia Episcopal Alemana, hizo un llamado a comprometerse y a dar testimonio de la fe cristiana. El testimonio cristiano muestra al mundo que “con un amor desinteresado estamos aquí para asumir las dificultades y preocupaciones de la gente”, dijo el cardenal Marx en su homilía durante la celebración de la eucaristía en Schoenstatt, como lugar de peregrinación en la ciudad de Coblenza. El cardenal instó a todos a preguntarse acerca del significado de la fe: “¿qué creemos, a quién confesamos y por quién somos enviados?”.

Por eso, es necesario recurrir a las escrituras para comprender la extraordinaria imagen de Dios. “Es un verdadero reto escuchar estas viejas lecturas una y otra vez y descubrirlas nuevamente. Lo central en estas palabras es la descripción de la alianza. El hombre no puede comprender el misterio del mundo, éste viene a nosotros y busca comunión con nosotros. Éste misterio – Dios – sella una alianza con los hombres, una alianza no escrita en un trozo de papel, sino más bien un acuerdo para lograr algo trabajando juntos: Esta es la alianza de Dios con los hombres”. Este acuerdo, dice el cardenal Marx, tiene metas y está dirigido a renovar el mundo. “La alianza de Dios con su pueblo nos enseña que el pueblo está enviado para mostrar al mundo una buena, acertada y correcta forma de vivir”.

Una alianza de esta naturaleza significa que los hombres se pertenecen mutuamente, “pero al mismo tiempo sin olvidarse de los otros”, subraya el cardenal Marx. No se trata de un “nosotros y ellos”, sino de un “nosotros con ellos”. Esto también se refleja en el sentido mismo de iglesia, que no “existe por sí misma. Nuestra misión como Iglesia es renovar el mundo en Cristo. Dios se acerca a los hombres y en su envío el pueblo de Dios tiene una misión, una nueva forma de vivir, una nueva forma de caminar unos con los otros: invitando a todo el mundo a ser ejemplo. Ésta es la verdadera evangelización”, dijo el cardenal Marx.

Pero la alianza también necesita renovación y profundización, subrayó. “Por eso el concepto que tiene Schoenstatt de la alianza es un ejemplo importante, lo que mostró Schoenstatt el año pasado en la celebración de su 100° aniversario es impresionante: fue y será un impulso para toda la Iglesia. Lo que quería el fundador de Schoenstatt, el Padre José Kentenich era una profundización de la alianza. “Para renovar la alianza, corresponde también una internalización de la alianza. No necesitamos una auto-justificación del hombre, ni podemos rebelarnos contra Dios, debemos ponernos en su presencia y estar dispuestos a recibirlo. La renovación de la alianza con Dios es cultivar una relación personal con Dios. Para esto nos ayuda la oración, que nos regala la fuerza interior de la renovación y la internalización”.

En Schoenstatt, el cardenal Marx hizo una llamado a los aproximadamente 300 peregrinos: “El poder de la oración personal constituye el futuro de la Iglesia, una alianza personal de Dios con el hombre, en la que el hombre se sienta aceptado y amado. Esa es la fuente de energía para vivir en alianza con los demás, para caminar junto a Él y para tener la certeza de su alianza”. En el movimiento de Schoenstatt puede verse esto especialmente en el compromiso con las familias: “Ahí se puede sentir cuan hermoso es ser familia y cómo la alianza de Dios con los hombres puede tener éxito: necesitamos también en el futuro este testimonio para el mundo; esto deja en claro que nosotros, como cristianos, estamos aquí con un amor desinteresado. Estamos aquí también abiertos a las personas de otras religiones u otras formas de ver el mundo, incluso para aquellos que nos rechazan. ¡Estamos aquí cuando hay gente en peligro! Esto también es un testimonio que viene de la alianza con Dios”, concluyó el cardenal Marx.

Original: alemán. Traducción: Gilka Aranibar, Hannover, Alemania

 

Etiquetas: , , , , ,