Publicado el 26. septiembre 2014 In Santuario Original

Recen por mi – un momento de peregrinación, siempre y especialmente ahora

mda.Jorge Milia, periodista y alumno de Jorge Mario Bergoglio durante el tiempo en que él era profesor de literatura y psicología en Santa Fe, recogió el “recen por mí” en su lista de “Bergolismos” declarando: “Debido a la fuerza con la que él pide, se ha adjudicado los derechos de autor de esta frase”. Él cuenta cómo un ateo le comentó en una oportunidad, que esta reiterada petición del Papa Francisco de rezar por él, lo confundió de tal forma, que finalmente lo hizo, ya que lo admiraba como persona, pero sin creer por ningún momento, que esto podría tener algún efecto. Así desenterró las olvidadas oraciones de su niñez y rezó por él. Y él no se lo puede explicar, esto le hizo tan bien que quiso continuar rezando. Jorge Milia: “Yo creo que este ruego reiterado tiene el mismo efecto que tiene una gota de agua que al final hace reventar a la roca. Yo creo que eso es lo que ocurre con la oración, por la que Francisco pide. Un amigo mio, que también se llama Francisco, me dijo: “Si él convenció a un montón de argentinos incrédulos de rezar por él, lo que ahora nosotros experimentamos – ¿Qué sucederá si él se lo pide a 1.200.000.000 pecadores?”.Entre los 700 peregrinos que participaron el pasado sábado en la peregrinación en Friburgo y que escucharon la prédica del P. Treutleins, una señora de Sankt Augustin, cerca de Bonn, quedó muy asombrada con sus palabras, que le sonaron tan conocidas. El que artículos de schoenstatt.org sirvan como material para una prédica, no es necesariamente motivo para una noticia. Sólo que justamente éste era „su“ artículo, el artículo  que se publicó hace un par de semanas atrás en schoenstatt.org dando a conocer su iniciativa del Prayerrally por el Papa Francisco.

Es comprensible la emoción de Karin Schmitz, cuya semana de vacaciones en Schoenstatt finalizaba este fin de semana, al escuchar las palabras de la prédica. El P. Treutlein tomó como idea central para su prédica a los peregrinos de la diócesis de Friburgo, que entre el 20 y 21 de septiembre asistieron a su tradicional peregrinación a Schoenstatt, la petición del Papa Francisco: “recen por mi”. ¡Cuántas personas les pidieron en su peregrinación: recen por mi! Y siempre ha sido un momento especial en toda peregrinacion el rezar, durante la peregrinación y al llegar a la meta de la  peregrinación, no sólo por uno mismo, sino también por otros. El Papa Francisco nos recuerda ésto con la petición de rezar por él y él necesita de todas nuestras oraciones.

Con velas encendidas junto al Santuario Original            

Los peregrinos llegaron a medio día a Schoenstatt con 16 autobuses y primero que nada se reunieron en la Iglesia de la Santísima Trinidad para asistir a la Santa Misa. Después de un variado programa, en la noche estaba contemplada una liturgia (con dicha prédica) en la Iglesia de Peregrinos: desde allí los peregrinos de Friburgo y todos los que se unieron a la liturgia, se dirigieron en dirección al Santuario Original para la bendición de la noche. Unas 700 personas rodeando el Santuario Original con velas encendidas – y ahora si que se puede rodear bien – dieron un cuadro muy emocionante.

El domingo por la mañana, los peregrinos celebraron la Santa Misa en la Iglesia de Peregrinos. Y muy, muy al final de la misa de ese domingo, en que el Santo Padre cumplía su conmovedora visita a Albania, el párroco P. Lukas Wehrle, director diocesano del Movimiento de Schoenstatt de Friburgo, a quién Karin Schmitz un poco antes había informado sobre su iniciativa del Prayerrally, animó a los peregrinos a inscribirse en el internet con esa tan sencilla y solidaria promesa, de cumplir con la petición y rezar a diario por el Santo Padre.

“Si él convenció a un montón de argentinos incrédulos de rezar por él, lo que ahora nosotros experimentamos – ¿Qué sucederá si él se lo pide a 1.200.000.000 pecadores?”.

Original: alemán. Traducción: Tita Andras, Viena, Austria

Y aquí el link para el Prayerrally para el Papa Francisco, una iniciativa de una sola persona, que una vez al mes es visitada por la Virgen Peregrina:

www.papst-franziskus-prayerrally.de

www.pope-francis-prayerrally.net

¡Recen por mi! – Un “Prayerrally” por el Papa Francisco

Publicado el In Santuario Original

Recen por mi – un momento de peregrinación, siempre y especialmente ahora

mda.Jorge Milia, periodista y alumno de Jorge Mario Bergoglio durante el tiempo en que él era profesor de literatura y psicología en Santa Fe, recogió el “recen por mí” en su lista de “Bergolismos” declarando: “Debido a la fuerza con la que él pide, se ha adjudicado los derechos de autor de esta frase”. Él cuenta cómo un ateo le comentó en una oportunidad, que esta reiterada petición del Papa Francisco de rezar por él, lo confundió de tal forma, que finalmente lo hizo, ya que lo admiraba como persona, pero sin creer por ningún momento, que esto podría tener algún efecto. Así desenterró las olvidadas oraciones de su niñez y rezó por él. Y él no se lo puede explicar, esto le hizo tan bien que quiso continuar rezando. Jorge Milia: “Yo creo que este ruego reiterado tiene el mismo efecto que tiene una gota de agua que al final hace reventar a la roca. Yo creo que eso es lo que ocurre con la oración, por la que Francisco pide. Un amigo mio, que también se llama Francisco, me dijo: “Si él convenció a un montón de argentinos incrédulos de rezar por él, lo que ahora nosotros experimentamos – ¿Qué sucederá si él se lo pide a 1.200.000.000 pecadores?”.Entre los 700 peregrinos que participaron el pasado sábado en la peregrinación en Friburgo y que escucharon la prédica del P. Treutleins, una señora de Sankt Augustin, cerca de Bonn, quedó muy asombrada con sus palabras, que le sonaron tan conocidas. El que artículos de schoenstatt.org sirvan como material para una prédica, no es necesariamente motivo para una noticia. Sólo que justamente éste era „su“ artículo, el artículo  que se publicó hace un par de semanas atrás en schoenstatt.org dando a conocer su iniciativa del Prayerrally por el Papa Francisco.

(más…)