Publicado el 2009-08-29 In Santuario Original

Encenderemos la fe como apostoles de tu alegría: 22 misioneros parten a las primeras misiones en Alemania

Envío a las primeras misiones en Alemania - Foto: Fischermkf. «Sólo quiero decir pocas cosas en este momento tan emocionante. Primero: Yo quiero las misiones. Segundo: La Mater quiere las misiones. Tercero: No estuve presente en el momento en que el Padre pronunció las palabras del Acta de Fundación aquí en nuestro Santuario Original, pero puedo decir: en el momento del envío de los misioneros a las primeras misiones en Alemania, sí que estuvo presente. Este es un regalo impresionante», dijo el Padre José Melo, de Chile. La noche del 28 de agosto, en las tumbas de los que ofrendaron su vida por Schoenstatt y por este Santuario Original, a la luz de velas y antorchas, 22 jóvenes alemanes junto a tres Hermanas, un seminarista y un Padre de Schoenstatt, en presencia de la Tercera Auxiliar internacional que los acompaña, recibieron sus peregrinas y sus cruces de la misión para partir inmediatamente después a Ginsheim, cerca de Mainz, lugar de las primeras misiones en Alemania.

En el Santuario Original - esperando - Foto: FischerEstaba todo bien planeado: a las ocho de la tarde se iban a reunir en el Santuario Original – a la hora reservada para grupos y comunidades – para el envío misionero. Mientras los primeros arribaban recibieron la noticia: los misioneros que venían de Munich, entre ellos una de las jefas de la misión, estaban en medio de un embotellamiento de tránsito. Imposible llegar antes de las nueve de la noche…

El Santuario cierra a las nueve… ¿Qué hacer? Sólo resta hacer una cosa: aguardar en el Santuario Original … esperar hasta que estén todos… y continuar frente al Santuario.

Buscando la Auxiliar internacional - Foto: FischerDos jóvenes buscan la Auxiliar – bendecida por Juan Pablo II en la Jornada Mundial de la Juventud en 1987 («cuando yo aún no había nacido», dice Tobias) – y la llevan al Santuario Original; todos ponen sus peregrinas en el altar, al igual que las cruces misioneras, un hermoso regalo de los misioneros de España. Cantos, silencio, oraciones…

Un grupo de la Juventud Femenina de Würzburg se congrega, como también los participantes de un retiro para adultos y varios peregrinos… Pocos minutos después de las nueve, se oye un ruido, y surge espontáneamente un fuerte aplauso. ¡Llegaron los que aún faltaban! «Ahora que por fin estamos todos juntos, queremos rezar…», dice uno de los muchachos, y, entre sonrisas y emociones desbordadas, Marianne ingresa el Santuario Original, donde hace su oración: «Mater, estoy tan feliz de que aún encontramos tu Santuario con las puertas abiertas, te pido que nos abras las puertas de Ginsheim…».

Confiando en las oraciones de todos los misioneros del mundo

Un sueño se vuelve realidad - Foto: LealA continuación todos toman sus peregrinas, cruces, guitarras, tambores y la Auxiliar y enfilan hacia las tumbas de los héroes. Las jóvenes de Würzburg iluminan el escenario con velas. Todo es como un revivir de la Noche del Santuario, esta vez con un acento misionero. Estas primeras misiones en Alemania nacieron por la vida. Los que impulsaron, con todo su entusiasmo juvenil, las misiones en Alemania, son jóvenes que vivieron misiones en Chile, en Argentina, en México, en España, en Brasil… «Tenemos que hacerlo en Alemania, tenemos que hacer posible que también en Alemania se viva lo que experimentamos en las misiones», dice Marianne. «Queremos ser misioneros para Alemania». Su lema: Encenderemos de nuevo la fe – apostoles de tu alegría.

Envío en las tumbas de los heroes Experimentaron montones de obstáculos, desde el «esto no es para Alemania» hasta tener que cambiar de parroquia pocas semanas antes del inicio de la misión porque finalmente no les permitirían la misión puerta a puerta. «Es el corazón de las misiones, y lo hacemos como son o renunciamos», fue la decisión. Poco tiempo después, se abrió otra puerta…

Oraciones sencillas y nacidas del corazón, canciones, testimonios, y finalmente el punto culminante: el Ella es la gran misionera...Padre José Melo entrega a cada uno la cruz de la misión y la peregrina con esas palabras pronunciadas miles y miles de veces en todo el mundo: Ella es la gran Misionera.

Con voz firme o quebrada por la emoción, los jóvenes responden: Ella obrará milagros. Sí, obrará milagros, en Ginsheim, en Alemania, en Schoenstatt, en torno al Santuario Original. «Qué emoción entregar aquí, en Alemania, la cruz misionera a una Hermana de María alemana», comenta el P. José Melo al entregársela a la Hna. Anastasia, asesora nacional de la JF.

Finalmente, con las peregrinas en los brazos y la cruz al cuello, todos se dirigen al Santuario Original – a esta altura cerrado ya aunque parece más abierto que nunca – para renovar su Alianza de Amor…

El Padre Penners imparte la bendición final, una ultima canción, y suben todos a los autos que los llevarán al lugar de las primeras misiones en Alemania… confiando en las oraciones de todos los misioneros del mundo.

 

2 Responses

  1. Silvia dice:

    Queridos jóvenes:
    Cuando la Imagen Auxiliar que los acompañará en estas misiones, presidió, sin estar previsto, en 2004, la peregrinación en el Vaticano, en la vigilia de la Bendición del Santuario de Belmonte(Roma), y en la audiencia de la flía. de Schoenstatt con Su Santidad Juan Pablo II, entendí que la Mater quería decirnos que su imagen peregrina debía incendiar el mundo e invadir Europa.
    Hoy es una realidad hermosa. Que la juventud y el fuego que hay en todos ustedes, sigan encendiendo vida.
    Desde Tucumán, Argentina, los misioneros rezamos por ustedes.

  2. Monina Crivelli dice:

    Queridos jóvenes,

    Desde Argentina reciban toda mi admiración y gratitud por este nuevo emprendimiento junto a la Tercera Auxiliar, de la que soy responsable. Se imaginarán mi alegría y emoción cuando leí el artículo y vi que ella los acompañará en este primer gran hito para ustedes que son las misiones, por vez primera.

    Realmente me emocionó enormemente su entrega, su sencillez, su fuerza contagiosa que tanta falta nos hace en Schoenstatt. Gracias por todo el fuego que transmiten también.

    Desde mi Santuario Hogar los acompaño en estas misiones con mi oración y capital de gracias.

    Cariños,

    Monina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.