Publicado el 5. enero 2020 In Voces del tiempo

Dios nos quiso hablar a través de las voces del tiempo en Chile

Patricio Young, Chile •

En mi opinión, en Chile, nuestra Mater nos ha hablado fuertemente en estos últimos años y no hemos sabido o no hemos querido escucharla. —

No creemos en las coincidencias, sino en las diosidencias. Nuestro padre decía; “Nada es casual todo proviene de la voluntad de Dios”.

Siendo así, frente a la situación que hemos vivido como país, creo que no supimos escuchar a tiempo su mensaje, a pesar de que nos dio grandes señales.

Quiero hacer una interpretación personal y compartirla con ustedes. De seguro puede haber otras tanto o más valiosas que la mía.

18 de enero de 2018

Primero, el 18 de enero de 2018, que correspondía al último día que el Papa Francisco estaba en nuestro país, roban desde el santuario de Bellavista su corona. ¿Qué nos quiere decir?

El Papa celebra la Misa de la Virgen del Carmen en Iquique y él nos dice: “Como María en Caná, busquemos aprender a estar atentos en nuestras plazas y poblados, y reconocer a aquellos que tienen la vida «aguada»; que han perdido —o les han robado— las razones para celebrar; Los tristes de corazón. Y no tengamos miedo de alzar nuestras voces para decir: «no tienen vino». El clamor del pueblo de Dios, el clamor del pobre, que tiene forma de oración y ensancha el corazón y nos enseña a estar atentos. Estemos atentos a todas las situaciones de injusticia y a las nuevas formas de explotación que exponen a tantos hermanos a perder la alegría de la fiesta. Estemos atentos frente a la precarización del trabajo que destruye vidas y hogares. Estemos atentos a los que se aprovechan de la irregularidad de muchos migrantes porque no conocen el idioma o no tienen los papeles en «regla». Estemos atentos a la falta de techo, tierra y trabajo de tantas familias. Y como María digamos: no tienen vino, Señor.”

El Papa nos señala cómo la Mater nos muestra que debemos estar atentos  a las necesidades del otro, a esos que son invisibles a nuestros ojos, sobre todo cuando vivimos en una burbuja social. A tantos que “no tienen vino” en nuestro país.

Con el robo de la Corona, realizado quizás por los mismos que hoy generan la violencia, ¿no será que nuestra Madre se quería “abajar”, como nos dice el Papa Francisco y no estar en un estrado como Reina? En el Magníficat ella nos dice: “Él hace proezas con su brazo, dispersa a los soberbios de corazón. Derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes. A los hambrientos los colma de bienes y a los ricos despide vacíos.”

Un amigo, me decía por esos días que un sacerdote le había dicho: “Así que eres de Schoenstatt, que bueno. Sabes yo creo que ustedes se quedaron con la primera parte del Magníficat y se les olvidó la segunda.”

Efectivamente eso nos pasó y creo que ese día eso nos quería decir. “Yo no puedo estar aquí como reina si mis hijos en el país están sufriendo y ustedes parecen no verlos”. Frente al clamor del pobre que sufre ahí está María, la mujer humilde, madre, servidora, intercesora que le dice a su hijo: “a ellos les falta vino”.

¡Ella más que reina quiere ser servidora de todos y muy especialmente de los más necesitados!

Brujas – La Adoración de los Reyes Magos y la escena de las Bodas de Caná en el neogótico del siglo 19, iglesia de San Jacobo (Jakobskerk). iStock Getty Images 501536351/sedmak

18 de octubre de 2019

Segundo: El 18 de octubre de 2019, en el día aniversario de la fundación de nuestro movimiento, se desencadena un gran movimiento social en el país. Justo después de los 100 años de Hörde. ¡Increíble! ¿Qué nos quiere decir?

El Padre formó este movimiento para ayudar a construir un nuevo orden social a partir de hijos que se comprometan en su autoformación y crecimiento en santidad. Este fin último se nos ha desdibujado en el camino.

Nuestra Mater nos dice que debemos generar un movimiento abierto a todos, sin distinción de condición social, sexo, situación familiar. Que gestemos una sociedad menos egoísta, más solidaria tal como ella nos ha educado con su testimonio. Una sociedad con oportunidades para todos, menos desigual y más equitativa. Un país que supere los abusos de todo tipo y el aprovechamiento de los “vivos” que están en todos los sectores.

Ese día el Señor en su Evangelio nos decía “¡Vayan ustedes! Miren que los envío como corderos en medio de lobos. No lleven monedero ni bolsa ni sandalias; ni se detengan a saludar a nadie por el camino.

Cuando entren en una casa, digan primero: “Paz a esta casa”. Si hay allí alguien digno de paz, gozará de ella; y, si no, la bendición no se cumplirá.[b]  Quédense en esa casa, y coman y beban de lo que ellos tengan, porque el trabajador tiene derecho a su sueldo. No anden de casa en casa” Lucas (10,1-9)

El Señor y nuestra Mater nos piden que nos “abajemos” que entremos a compartir con la realidad de la pobreza y no nos conformemos con la caridad o con la visita esporádica de las misiones familiares. Que invitemos a incorporarse a los más necesitados a formar parte de nuestra familia. Que formen parte de nuestras Ramas, Federaciones e Institutos. No como una excepción, sino plenamente.

Los más postergados no necesitan caridad, requieren cercanía, apoyo y amor. Quizás ese deba ser nuestro apostolado. Abrámonos, no vayamos a visitarlos. Sin duda seremos nosotros los más enriquecidos y tendremos una mirada más amplia de la vida y la sociedad.

8 de noviembre de 2019

Tercero: El 8 de noviembre pasado, primer día del mes de María, quemaron en Santiago su imagen.

A todos nos conmovió, nos dolió profundamente. También nos llenó de rabia porque no tenía sentido alguno. ¿Que nos querrá decir con esto?

Sin duda que es un acto vandálico, absurdo. Pero igual el que la encendió, queramos o no, es un hijo de Dios y un hijo de nuestra sociedad. Quizás uno de los NINI, uno de los 600.000 que no estudian, ni trabajan y que hemos tenido abandonados. Que se dedican a la droga y al alcohol. Algunos han estudiado incluso carreras técnicas y no encuentran trabajo, otros han delinquido y no le hemos dado oportunidad de reintegración. Eran hasta ayer invisibles, formaban parte de los “descartados” que señala el Papa.

La Meter está dispuesta a consumirse por estos hijos y por todo Chile. Paradójicamente el fuego está relacionado en la Sagrada Escritura con la acción de Dios, que ilumina, arde, purifica, revela, conduce.

El fuego que purifica: Cristo te comunica la radicalidad, porque precisamente es el fuego el que permite que metales, como el oro, se puedan purificar y tener lo más precioso del mismo. El fuego que se propaga y cuando toma suficiente fuerza es muy difícil de apagar. Mientras el fuego interior viene del amor, de la pasión. Ese es el fuego que nos enciende Cristo.

En este mes en su honor, nuestra Mater quiere que el fuego que ha destruido violenta e injustamente a nuestro país (como la muerte de su hijo), sirva como motivo de purificación en el amor y la solidaridad, encienda en nosotros un gran fuego interior que nos consuma y que se propague para hacer realidad el nuevo orden social en Cristo querido por nuestro padre.

Tres momentos en el que la Mater nos ha hablado. Escuchemos, meditemos lo que nos quiso decir y tengamos una gran esperanza que Cristo siempre vence.

 

 

Etiquetas: , , , , ,

1 Responses

  1. Gracias hermanos en la Mater por este mensaje cargado de luz. nos sacude nos invita a pensar a salir del lugar cómodo. yo ayudó pero no me involucró. .. Gracias por ayudar a ver que todos merecemos una oportunidad pero desde el AMOR. No desde donde me sobra. De que nos de pena el pobre desvalido. Pero Que no se me acerqué… .que la Mater nos ayude a poder salir a decir a nuestros hermanos! !! Confia todo pasa ….., no estas solo Jesus te Ama y espera que regreses a casa y aquí estoy yo tu hermano para acompañarte en el camino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *