Cristo amigo

Publicado el 2021-05-14 In Temas - Opiniones

«Este libro busca guiar las búsquedas de los jóvenes al Evangelio»

Entrevista a Juan Molina, Argentina,  por su primer libro •

El 11 de mayo salió a la luz “Cristo Amigo”, un libro de Juan Molina, miembro de la comunidad de los Padres de Schoenstatt que será ordenado sacerdote en los próximos meses. Está orientado a jóvenes con el objetivo de ofrecerles un encuentro con Jesús desde temáticas propias de la edad. Mezcla la profundidad propia de distintos textos del Evangelio con las búsquedas actuales. En esta entrevista Juan nos cuenta de qué se trata “Cristo Amigo” y lo que tiene detrás. —

– ¿Cómo surgió la idea de este libro?

Juan Molina

Juan Molina

La idea del libro surgió en torno a “MTA”, una de las misiones de verano que hacemos con la juventud del Movimiento como una propuesta del P. Tommy Dell’Oca. A mí me gusta escribir y Tommy es un gran motivador. Cada misión nos moviliza, nos trae nueva vida y también invitaciones de Dios. Por decirlo de alguna manera, no es un libro que nace en mi escritorio, sino que es fruto de las conversaciones con los chicos, con los padres, con la realidad compartida. Veíamos chicas y chicos, buscando cada vez más una fe, una espiritualidad capaz de iluminar mejor su vida cotidiana, sus búsquedas y preocupaciones. En esos diálogos con Tommy compartíamos cierto dolor y preocupación de que las preguntas más humanas, más existenciales y cotidianas se respondieran desde una fría doctrina y no desde la cálida cercanía de Jesús. Por eso la idea era escribir un libro que muestre un Jesús cercano a las preocupaciones, búsquedas, a lo que están viviendo los jóvenes.

– ¿De dónde viene el título?

En realidad, me lo propuso Joaquín Lobos, un hermano de curso. De alguna manera apalabra un proceso de conversión espiritual que vivimos de ir acercándonos más y más a Jesús como amigo. De hecho, como curso tomamos como lema de ordenación diaconal “¡Quiero ser tu amigo, Jesucristo!”. Eso significa que experimentamos que Jesús te acompaña en todo lo que estás viviendo, que es cercano, que es fiel, que está ahí con vos en lo que estás viviendo. Entonces, si bien cada capítulo tiene una temática propia, el fondo es el mismo: mostrar a Cristo amigo.

– ¿Cómo fue el proceso de escribir el libro?

Empecé muy tímidamente recogiendo algunas conversaciones y temas que me habían quedado “picando” de las misiones. Concretamente empecé a escribir a mediados de 2019 de a un capítulo por mes. Trataba de olvidarme que estaba escribiendo un libro para bajar la presión. También pensaba que en tiempos de predominio de la imagen y del espectáculo, escribir un libro que aspira a la contemplación del Evangelio dedicado a mis contemporáneos era toda una osadía. No pretendo dar fórmulas ni recetas mágicas. No pretendo inventar la pólvora. De hecho, en no pocas oportunidades me he preguntado si este libro no sería en realidad más de lo mismo. Escribir en muchos casos es darle un tono definitivo a un conjunto de ideas siempre provisorias. Sin embargo, al terminar cada capítulo le pedía a algunos amigos y a amigas con quienes tengo confianza que pudieran darme una devolución. Ellos me motivaron mucho a seguir adelante con sus comentarios siempre generosos, muy personales y agudos. El producto final del libro recoge buena parte de esas devoluciones. Y así me fui entusiasmando hasta tenerlo listo a mediados de 2020, pero el inicio de la pandemia no pareció el mejor momento para lanzarse con esto.

– ¿Cómo elegiste los temas y esas figuras que marcan cada capítulo?

Precisamente relacionado con lo que decía antes, la experiencia de amistad con Jesucristo para mí no fue una experiencia en soledad, sino que se da en un entramado de relaciones, de amistades, de vínculos. Por eso una buena parte de los temas y de las figuras que marcan cada capítulo surgen de diálogos, encuentros y búsquedas compartidas con ellos. Por otro lado, debo reconocer que el libro dice muchísimo de mí. Yo soy un poco el Pedro que debe enfrentar los miedos, yo soy el ciego de Betsaida que pelea contra la ansiedad de resultados para iniciar procesos, yo soy Bartimeo que es provocado a ponerse en camino, yo soy la Samaritana desanimada y también soy Natanael que es sorprendido porque Jesús le muestra siempre algo más. En fin, hay mucho de temas y de figuras del Evangelio que me acompañan en mi camino. Por eso, como digo en la introducción, el libro no lo hace alguien que ya tiene todo claro, sino alguien que está en camino, aunque no necesariamente encaminado.

Juan Molina Cristo amigo


¿Cuál es el capítulo en el que se ve eso más personal?

Cristo amigoHay uno que es personalísimo y es el que se refiere al sufrimiento de los buenos. Es una pregunta existencial y pienso que es muy actual, para los tiempos bravos que corren. Creo que incluso es una pregunta que va más allá de la juventud y es una pregunta muy humana. Para mí se volvió muy personal porque contiene la reflexión enorme, profunda que me generó la larga enfermedad y posterior pérdida de mi mejor amigo del seminario, Christian Abud. De ninguna manera doy una respuesta definitiva, aunque sí me animo a compartir lo que Dios mostró en ese tiempo, en conversaciones con él. Por eso mismo creí oportuno también agradecer el libro a él.

 – ¿Y cuál es el capítulo en donde más se recogen esas búsquedas compartidas que mencionabas?

Es difícil elegir uno, pero me quedo entre dos. Uno de los capítulos se desarrolla a partir de la figura de la mujer adúltera y quiere iluminar las búsquedas por amar más y mejor. Originalmente el esqueleto de ese capítulo fue parte de un retiro que me tocó acompañar en MTA. Un poco por ese tema y por la misión misma, me impresionó cómo dio mucho tema de conversación, de reflexión compartida incluso más allá del mismo retiro y de la misma misión. Fue darme cuenta que había tocado una fibra que no solamente era mía, sino también de muchos que estaban ahí. Al final, el amor y la búsqueda de amar nunca pasa de moda. Otro capítulo con el que me pasó algo así fue el primero de todos que está referido a Nicodemo, para iluminar a aquellos que buscan a Dios. Me doy cuenta que el tiempo actual, lejos de lo que podría parecer a simple vista, es un tiempo de mucha búsqueda, de mucha sed de Dios. También en los jóvenes. Es cierto que en algunos sectores esto no se explicita demasiado o se ponen estos nombres, pero sí me impresiona ver que hay una búsqueda de espiritualidad, de interioridad compartida.

– Más personalmente, ¿qué significa que este libro salga a la luz en este momento?

Empezando por lo más elemental, es una alegría muy grande. Es como un sueño que se cumple, aunque también debo decir que es sólo la mitad del sueño: ahora espero que este librito sea un aporte para encontrarse con Jesús. Por otro lado, la proximidad con la ordenación sacerdotal también marca una unión de cosas que no es casual: de alguna manera el libro expone lo que ha sido mi camino más personal de estos años de preparación. Hace posible algo muy propio de nuestra vocación, de nuestro camino: no queremos que la experiencia de encuentro con Jesús muera en la propia intimidad, sino que pueda ser alimento para muchos más.


El libro fue editado por Patris Argentina y está disponible en la librería del Santuario de Confidentia, en la Ciudad de Buenos Aires (Riobamba 1050) y en el CPK en la ciudad de Córdoba (Av. Rafael Núñez 3524), Argentina. Además,  se puede solicitar el envío a otros lugares al correo [email protected].

El libro será presentado el próximo martes 18/5 a las 21 hs de Argentina por Instagram en las cuentas @patrisargentina y @jm.argentina

Colaboración: Claudia Echenique @schoenstatt.org

Juan Molina Cristo amigo

Etiquetas: , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *