facemask

Publicado el 2021-01-08 In José Kentenich, Temas - Opiniones

El año del barbijo

ARGENTINA, Daniel Martino •

Comienza una nueva etapa de desafíos con la pandemia del coronavirus y las recomendaciones más intensas siguen siendo las más básicas: 1) barbijos puestos. 2) distancia de dos metros con otras personas. 3) Lavado de manos frecuente. 4) Lavandina *, alcohol o alcohol en gel, o desinfectante, con todo lo que se ingresa a la casa o al auto. —

Sin embargo, el contagio, el rebrote, las mutaciones de las cepas continúan haciendo estragos.

Siguiendo con las alegorías, propongo que frente a las crisis y críticas que se van provocando por las acusaciones contra el padre Kentenich (y las que vendrán), y las defensas algunas altisonantes y a cualquier costo, que también se despiertan, respondamos en paz, para lo cual propongo:

  1. usar barbijo,
  2. poner distancia prudente con los que ya creen saber la verdad,
  3. mantenernos limpios con frecuentes lavados y reflexiones y
  4. desinfectando nuestras mentes de falsas noticias, buenas o malas (pero falsas) y como corolario, que nos vayamos atando a las investigaciones serias y a sus resultados, para profundizarlas.

Hagamos también nosotros nuestras investigaciones y compartámoslas con nuestros iguales. No es tan fácil pero tampoco tan difícil.

Sin contaminarnos ni contaminar

El resultado más importante es que quizás logremos ir mirando todo de una manera diferente, más protagónica de nuestra propia visión.

Escuchando a los demás con el barbijo puesto, podemos ir sanos caminando a la verdad, sin contaminarnos tanto. Ni contaminar a nadie.

Que la verdad no esté contaminada por el secretismo, ni por la victoriosidad ingenua, ni por el sentimiento de frustración o decepción, ni por la alegría o la tristeza.  La verdad esplende: cuando la encontremos nos daremos cuenta donde estamos parados. No es fácil obtenerla con vidas tan azarosas y con tanto protagonismo en tantos lugares como la del padre Kentenich.

Usemos ese tipo de barbijos para estar sanos para leer, para estudiar, para discernir, para elaborar, para afrontar.

 

facemask

Distancia con los que se creen dueños de la verdad

Pongamos distancia con los dueños de la verdad que no necesitan leer, ni analizar, ni estudiar.

Usemos todos los desinfectantes, empezando por el agua y el jabón para recibir y dejar entrar a nuestro interior solo lo que ya descontaminamos o hicimos ese esfuerzo diligente de limpiar.

No es fácil la propuesta: el barbijo molesta, no se respira siempre bien, hay que lavarlo o cambiarlo seguido. Su nublan los lentes que usamos, nos gustaría sacarlo y estar más libres.

Es un trabajo y un hábito a cultivar: pero nos garantiza mucho la sanidad, la libertad, la transparencia.

Es también el año de la distancia, sobre todo con los militantes de lo inamovible, porque no vivimos solo de la fe, sino de las convicciones profundas, que logramos insertar en nuestro espíritu. No los abandonamos ni los menospreciamos, solo intentamos que no nos adiestren.

El año se presenta incierto e indescifrable. Pero Dios no se muda.

La Alianza permanece y la era de la transparencia empezó a incomodar al planeta, pero crece la humanidad libre y protagonista de su destino. Busquemos entonces así el Reino de Dios y todo lo demás se nos dará por añadidura.

 

santuario

Foto: Dillinger

 

* lejía, hipoclorido de sodio

Etiquetas: , , , , , ,

1 Responses

  1. El Año del barbijo
    Muchas gracias Daniel por tu artículo,muy Iluminador.
    «Por la Sanidad,Libertad y Transparencia».
    Vayamos hacia adelante….La Verdad nos hará Libres.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *