Dachau

Publicado el 2022-03-17 In José Kentenich

El 13 de marzo de 2022 en Dachau

ALEMANIA, Hermana M. Elinor Grimm •

El domingo 13.3.22 fue una experiencia de Tabor para todos los miembros del Movimiento de Schoenstatt que habían venido a Dachau para conmemorar la llegada del padre Kentenich hace 80 años. El tiempo – un cielo azul brillante – marcó el ambiente. —

Muy diferente a la situación actual en Ucrania y en otras zonas de guerra, muy diferente a la de hace 80 años, cuando el padre Kentenich llegó al campo de concentración el 13 de marzo de 1942 como prisionero nº 29392.

En su sermón, el obispo auxiliar Dr. Josef Graf, de Ratisbona, abordó precisamente este contraste del segundo domingo de Cuaresma – el acontecimiento del Tabor -, por un lado, y la realidad del campo de concentración, por otro. Sólo cuando se mira más profundamente, dijo en su sermón, cuando se mira con ojo creyente, se puede ver cómo las lecturas litúrgicas de este domingo también encajan con la llegada del padre Kentenich al campo de concentración.

Dachau

We shall overcome…

Con poca antelación, el servicio se había trasladado a la iglesia del Carmelo debido al frío y al bloqueo del paso. Sólo había 20 plazas debido a las medidas de bioseguridad. Hecho a medida, se ajustaba exactamente, nadie tenía que estar fuera de la puerta. Toda la Familia de Schoenstatt estuvo representada con el Instituto, la Federación, la Liga y el Movimiento Popular / Schoenstatt no organizado. Después de la Santa Misa, una monja carmelita nos abrió brevemente la puerta para un momento de oración en el Bloque 13. En el Bloque 26 recordamos la capilla del campo de concentración que había allí y donde los sacerdotes encarcelados podían celebrar la Santa Misa casi a diario. En la capilla de la Angustia de Cristo rezamos intensamente por la paz y, a petición de un participante, cantamos con confianza: «We shall overcome…».

Por la noche vimos la película digital «Arca y Faro» (documental sobre el padre Kentenich en el campo de concentración de Dachau). Después hubo un animado intercambio – «encuentro» dentro de la Familia de Schoenstatt, a nivel internacional. Muchos de los que no habían estado allí querían saber cómo era Dachau por las mañanas. Anton Pfaffenzeller y la hermana Elinor informaron.

El viernes anterior, la gente ya había participado del Vía Crucis digital. En 1942 era viernes cuando el padre Kentenich llegó a Dachau. Uno puede volver a escuchar a Heinrich Dresbach, un compañero de prisión y testigo contemporáneo, mientras dirige años después un Via Crucis de un grupo de schoenstattianos por el memorial.

Tras una avería técnica el sábado, el Vía Crucis digital (Zoom) se repetirá el domingo 27/3, 20-21 horas y el 6/4, 15-16 horas.

La película «El Arca y el Faro» se proyectará de nuevo el 6/4: 20:00 horas (25 minutos) – también a través de Zoom.

«La gloriosa montaña de la transfiguración y la humillación de los prisioneros»

Me complace retomar el sermón del obispo auxiliar Dr. Josef Graf:

«En el Evangelio, la experiencia de la luz en el Monte de la Transfiguración y para el padre Kentenich, la llegada aquí al infierno del campo de concentración. El glorioso Monte de la Transfiguración por un lado y la humillación de los prisioneros aquí en Dachau … Antes de su viaje a otra montaña, es decir, antes de su viaje al calvario para su crucifixión, los discípulos deben ver una vez más una luz para que no queden confundidos con Jesús».

Mons. Graf citó varias veces «Una vida al borde del volcán», de Dorothea Schlickmann, por ejemplo, el discurso introductorio del capo del bloque Hugo Guttman en la noche del 13 de marzo de 1942, en el que se dirigió deliberadamente al padre Kentenich de forma provocativa: «¡Vosotros, sacerdotes, habláis del Señor Dios! Nunca lo he conocido aquí». Al mismo tiempo, miró al P. Kentenich retadoramente a la cara: «¿Quizás usted?». – La respuesta del padre Kentenich: «Si aún no has encontrado al Señor Dios aquí, ciertamente has encontrado al diablo» (p. 186 y siguientes).

Mons. Graf continúa en el sermón: «Sí, un campo de concentración tenía que ser percibido por los prisioneros como un dominio del demonio y no como un lugar donde se podía encontrar a Dios. Un infierno en la tierra en lugar de una degustación anticipada del cielo, como es el bíblico Monte de la Transfiguración. ¡Qué contraste entre esta escena casi celestial y el infierno de un campo de concentración! A primera vista, como he dicho, es así… Y luego la poderosa voz de la nube, símbolo de la presencia de Dios. Proclama a Jesús como Hijo de Dios… Los discípulos necesitan tanto este testimonio. ¿Y no es reconfortante para nosotros? Aunque en el Tabor amanezca una luz así, seguirán dudando de Jesús cuando llegue al calvario… Consuelo para nosotros, a los que también pueden llegar las dudas sobre Dios. Consolación para nosotros cuando el miedo también surge en nosotros y nuestra vida se convierte en un camino de la cruz…».

Dachau

Iglesia Ortodoxa Rusa de la Resurrección. Aquí rezamos especialmente por la paz

El Vía Crucis de los presos

«El Vía Crucis de los prisioneros de los campos de concentración, el padre Kentenich tampoco se salvó pero también hay otro lado de él, el lado espiritual, por así decirlo, el lado interior: en su duro Vía Crucis aquí en el campo de concentración de Dachau, el padre Kentenich maduró cada vez más en la entrega a la voluntad de Dios y en el seguimiento de Cristo … De esta manera pudo convertirse en un ayudante para otros en su Vía Crucis en el campo de concentración de Dachau. En la esfera corporal y en la espiritual, especialmente para los sacerdotes que estaban encarcelados allí con él».

«El camino de sufrimiento del padre José Kentenich en Dachau se ha hecho fecundo. Su Vía Crucis en el campo de concentración se ha convertido en una vía de salvación para muchos. Uno casi podría pensar en las palabras de San Pablo: Completo… en mi vida terrenal lo que aún falta en los sufrimientos de Cristo (Col 1:24)».

«Podemos creer con confianza que el ejemplar sacerdote padre José Kentenich, con su alma inmortal, participa ya de esta victoria pascual. No sólo tuvo que recorrer un camino de la cruz durante sus más de tres años en el campo de concentración de Dachau. Dachau fue probablemente la época más dura para él en términos de agonía física. Pero más tarde hubo la cruz de ser incomprendido. Las sospechas de falta de ortodoxia católica, muchos años de exilio en Milwaukee, en los Estados Unidos, donde también trabajó fructíferamente como pastor.

Que todos los caminos de la cruz que el padre José Kentenich sufrió y recorrió con valentía sigan siendo una bendición para su comunidad y, por tanto, para toda la Iglesia. Y que pronto sea declarado Beato de nuestra Iglesia».

Dachau

El monumento judío está recién renovado; la inscripción sobre la entrada inspira actualmente aún más. Foto: Grimm


Fotos: Kiess, Grimm

Original: Alemán, 16.03. 2022. Traducción: Juan Eduardo Villarraza, Paraná, Argentina

Etiquetas: , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.