Jorge González

Publicado el 2020-11-25 In José Kentenich, schoenstattianos

Dando gracias a Dios por el llamado al episcopado de un hijo del Santuario de La Plata

ARGENTINA, P. José María Iturrería y María Fischer •

El pasado 18 de noviembre, como Familia de Schoenstatt Argentina, tuvimos la oportunidad de acompañar la celebración de la Misa de Alianza presidida por el Obispo Auxiliar de La Plata Mons. Jorge González, en el Santuario de la Liberación platense. —

Fue una ocasión muy especial, ya que Mons. Jorge González, es el primer obispo argentino perteneciente a la Federación de Presbíteros de Schoenstatt y de una comunidad sacerdotal de Schoenstatt. En esta oportunidad, a pocos meses de su ordenación episcopal, y en el marco de su aniversario de Alianza, que fue un 17 de noviembre, quiso celebrar una misa en Acción de Gracias desde el Santuario, en torno a la fecha en la que también conmemoramos el aniversario de nacimiento del P. Kentenich.

Mons. Jorge González en el Santuario de La Plata

El santuario a la sombra de la catedral

El Santuario platense tiene, desde su origen, una misión especial en relación con la Iglesia, por lo que la presencia de un obispo schoenstattiano celebrando el día de Alianza guarda un profundo significado. Construido a la sombra de la Catedral, en el Jardín del Arzobispado platense, como símbolo de la «profunda inserción de toda la Obra en la Iglesia», y bendecido por Mons. Antonio Plaza en 1965, el Arzobispo Platense que ordenó a los primeros Padres de Schoenstatt, guarda una relación muy particular con la arquidiócesis y con el tiempo de la Liberación del exilio del P. Kentenich. En su mismo nombre está expresado: «Santuario de la Liberación del Padre y del Amor a la Iglesia»

Hoy el amor a la Iglesia se hace mas cercano y concreto al acompañar como Familia de Schoenstatt Argentina el ministerio episcopal de Mons. Jorge González y en el mensaje que nos ha querido compartir.

Mons. Jorge González en el Santuario de La Plata

En el santuario o frente de la pantalla: todos presentes

Nosotros la seguimos por internet la Misa de Alianza del padre Jorge. Por nuestra edad, mayores de 73, nos cuidamos y nos cuidan de asistir”, comentan Lilita y Carlos Ricciardi de la Federación de Familias y grandes protagonistas de las Misiones Familiares. “Nos gustó mucho el testimonio que dio el nuevo arzobispo auxiliar sobre la vida del padre José Kentenich. En estos momentos tan complicados para Schoenstatt es muy valioso su testimonio como una autoridad eclesiástica. Comentó que desde este Santuario de La Plata, que llena de tantos sentimientos religiosos, donde nació la Federación de Presbíteros, donde los schoenstattianos platenses tenemos como objetivo liberar el carisma del P. Kentenich para la Iglesia y el mundo, celebramos un 18, día de Alianza… pero no celebramos un 18 más… celebramos el nacimiento del padre Kentenich hace pocos días atrás, un 18 con fuertes repercusiones sobre la vida del padre Kentenich, que seguramente ayudarán a libera su carisma como hombre, sacerdote y profeta en busca de un nuevo orden social donde se destaca su figura de un educador carismático.”

Mons. Jorge González en su predica en este día tan especial unió el cumpleaños del Padre Kentenich al 18, día de Alianza… “Aunque ya se sabe que nació antes…”, comentó.

Mons. Jorge González en el Santuario de La Plata

Homilía 18 de noviembre – Santuario de la Liberación

Texto completo

Como tantos otros días de Alianza estamos en el santuario celebrando la Eucaristía, en el deseo hondo de renovar con la Mater nuestra Alianza de Amor. En la memoria litúrgica de la Dedicación de las Basílicas de San Pedro y San Pablo, en estos días celebramos varias veces la Dedicación / consagración de un Templo: San Juan de Letrán, nuestra Catedral de La Plata, hoy San Pedro y San Pablo. El misterio del Templo que alcanza su perfección en Cristo Jesús, morada de Dios entre los hombres. María Templo del Señor, Arca de la Alianza. La Iglesia Templo, cada cristiano somos Templo del Espíritu.

Los textos: de la grandiosidad del Templo de Salomón a la sencillez y pobreza del Pesebre: “Templo de Dios”. ¡María Templo… guarda todo en su corazón!

Hoy es un Día de Alianza

Pero no es como un 18 más…

  • la pandemia que nos sacude a todos, que llegó de repente y nos tomó desprevenidos, dejando una gran sensación de desorientación e impotencia nos impidió poder celebrar por varios meses y de manera presencial en los distintos santuarios como estábamos acostumbrados. ¡Surgieron otras tantas iniciativas que fueron animando nuestro camino espiritual… podemos ahora compartir este momento como Schoenstatt Nacional, desde el Santuario de la Liberación… y eso es hermoso y fuente de gracia!

No es un 18 más…

  • agradezco mucho la invitación del P. Pablo, Director Nacional del Movimiento en Argentina, a celebrar con todos Uds., querida Familia de Schoenstatt, esta Eucaristía. El me insistía que como Familia Nacional quería dar gracias a Dios por el llamado al episcopado que hizo el papa Francisco a un Aliado de la Mater, a un hijo del Santuario… me pareció que un momento oportuno podía ser este, aniversario de mi Alianza de Amor y desde este lugar, el Santuario de La Plata, mi iglesia, en la que tengo la misión de pastorear como Obispo Auxiliar; a la sombra de la Catedral, donde aún soy párroco por unos días más; desde el Santuario de la Liberación, donde se gestó y creció la comunidad de Federación de Presbíteros Diocesanos, mi comunidad de origen…

No es un 18 más…

  • en un tiempo de tanta confusión, de falta de liderazgos positivos, nuestro querido papa Francisco nos regaló su Carta Encíclica Fratelli Tutti: sobre la fraternidad y la amistad social, un mensaje claro que respira Evangelio, el mensaje de Jesús animándonos a reconocernos todos como hermanos y hermanas y así vivir en la casa común que el Padre nos ha confiado. Inspirado en San Francisco de Asís y en el Beato Carlos de Foucauld. Francisco nos propone “avanzar hacia un orden social y político cuya alma sea la caridad social”, es decir, un amor capaz de “generar procesos sociales de fraternidad y de justicia para todos” (nº 180). El papa insiste en que este nuevo orden integrador de la humanidad no es “mera utopía” (nº 180), sino el fruto de una conversión personal que acabará alcanzando a todas las instituciones, comunidades y culturas. Es una hoja de ruta que debemos conocer bien de primera mano y trabajar mucho… ¡Lamentablemente muchos comentarios periodísticos son tan maliciosos y superficiales! En Fratelli Tutti el papa nos presenta, en carne viva, un panorama del mundo actual, con sus problemas y retos, que van desde la lacerante pandemia del covid-19 hasta las heridas causadas por la mala gestión de la inmigración, el racismo, el desempleo, la discriminación de la mujer, la esclavitud y la trata, el aborto, el populismo, las guerras, la especulación financiera, el abuso tecnológico del poder o la pena de muerte…

No es un 18 más…

  • Es un nuevo aniversario del nacimiento de nuestro Padre Fundador, el cumpleaños del P. Kentenich, como decimos familiarmente… en un año fuerte en repercusiones públicas, donde una vez más la prueba se hace presente: debemos aprender a leer lo acontecido como una prueba renovada por la que debe pasar el carisma de nuestro padre fundador para alcanzar un conocimiento certero, sano de su aporte a la Iglesia… lo que los platenses solemos llamar como “la liberación de su carisma”.

Mons. Jorge González en el Santuario de La Plata

No nos tenemos que confundir

En este marco que acabo de compartirles, damos gracias a Dios, en este día de Alianza, por un hombre, un sacerdote y un profeta de nuestro tiempo: el padre José Kentenich. Nacido el 18 de noviembre de 1885 en Gymnich (Alemania), muerto el 15 de septiembre de 1968, en la Iglesia de la Adoración (Schoenstatt), ordenado sacerdote el 8 de julio de 1910, quien ejerció su ministerio en forma ininterrumpida a lo largo de 58 años. Su gran tarea —y pasión— de toda su vida fue el hombre nuevo en la nueva comunidad, el echar las bases de un nuevo orden social en el mundo entero. No contento con un diagnóstico certero de la crisis actual, supo poner audazmente manos a la obra, dando en pequeña escala una respuesta global a los problemas del presente. Educador carismático, su sistema no fue elaborado en abstracto o desde un escritorio. Por el contrario, se fue haciendo en el contacto diario con los hombres y mujeres, con la vida, en medio de continuas dificultades y luchas. En una época que viera el cambio más inaudito de la historia: la primera y segunda guerras mundiales, la revolución rusa y la revolución china. El avance en lo científico y técnico. El Concilio Vaticano II… hasta supo de las penurias de un campo de concentración. Con visión profética comprendió el fondo del gran proceso histórico contemporáneo cuando escribía, prisionero en la cárcel de Coblenza en 1941: «En el horizonte se van perfilando, lentamente, las grandes líneas estructurales de un nuevo orden en el mundo: un mundo antiguo está en llamas. . .». Podemos decir entonces que Kentenich es un hombre de fronteras, crepúsculo de una época que concluye y aurora del porvenir. Así la tarea de su vida adquiere también dimensiones seculares. Con relación al pasado, buscaba captar cuidadosamente y mantener vivo en su obra «todo lo grande y todo lo bello que los últimos cuatro siglos han revelado sobre el esplendor, aún oculto, de la idea divina ―del hombre». (Oktoberbrief 1949). Y hacia el futuro su mirada se extendía a los próximos cuatrocientos o quinientos años «Los mejores de todas las naciones, sienten instintivamente que nos hallamos ante un histórico cambio de épocas de dimensiones seculares; que ahora caen los dados que decidirán los destinos del mundo por los próximos cuatro o cinco siglos», (op.cit). Esto explica que afirmara que su misión no consistía tanto en romper lanzas por la eficacia actual de la Iglesia, sino en comprometerse a fondo por su destino y vitalidad futura (1955).

No nos tenemos que confundir…

Su proceso de canonización se abrió el 10 de febrero de 1975 en la diócesis de Tréveris, por el mismo Obispo Stein que años antes lo había mandado a Milwaukee. Traigo esto a la memoria, porque es un signo que ya nos dice mucho…  Somos testigos también de que su fama de santidad está extraordinariamente extendida. Personas de todos los continentes testimonian que en él han encontrado un convincente ejemplo de vivencia del Evangelio, se han sentido apoyados en su fe y se han confiado a su intercesión ante Dios. Cientos de santuarios de Schoenstatt dispersos en tantos países son lugares de encuentro con Dios.

No nos tenemos que confundir…

En este día de Alianza, en el cumpleaños del Padre, como Familia de Schoenstatt en Argentina, es la hora de renovar nuestro ¡SÍ PADRE, VAMOS CONTIGO! Y vamos contigo sabiendo que el P. Kentenich fue un ser humano, con todo lo que eso significa… no una entidad celestial. Somos filiales, no adultos inmaduros, niños ingenuos… Esto tampoco significa que pongamos en duda la integridad moral sexual del Padre, sería una tontería.

Estoy seguro que muchos de los hermanos platenses sabrán a quien me refiero, porque me viene a la memoria lo que solía decir un gran profesor de Filosofía que tuvimos en el Seminario y que también enseñó en otros ámbitos de la ciudad y de Buenos Aires, de esos a los que la ciudad y la iglesia platense debió honrar más de lo que hemos hecho… siempre decía: “la mentira es una verdad dicha en un contexto falso o una falsedad dicha en un contexto verdadero”. Es muy simple… si yo digo que durante 6 meses los schoenstattianos platenses no pisaron el santuario; digo una verdad. Pero si no clarifico el contexto, si doy a entender que el contexto es la mediocridad de la fe de los schoenstattianos, miento. MIENTO Y DIFAMO. Nos encontramos ante situaciones que el P. Kentenich ya vivió.

Pero no me corresponde a mí, que recién estoy dando mis primeros pasos como Obispo Auxiliar, de una Diócesis tan lejana a los acontecimientos que vuelven a ponerse en tela de juicio 72 años después, que me expida en estas cuestiones tan delicadas… Para eso, la Diócesis donde está Schoenstatt, la Diócesis de Tréveris, ya se está ocupando de esto. Es allí donde se dio comienzo al Proceso de Canonización y como tal, lugar posible para volver a hablar de hechos de hace tanto tiempo…

Por otra parte, y es importante que todos lo sepamos, la Presidencia General del Movimiento creó una COMISIÓN DE INVESTIGACIÓN, no para competir con la Diócesis de ninguna manera, sino para explicar y enmarcar todos los gestos, actitudes y palabras del P. Kentenich en un sistema psicológico, pedagógico y religioso propio, fundado en la tradición de la Iglesia, que por cierto hemos disfrutado los Schoenstattianos pero que no hemos explicado suficientemente en forma científica. En esto está empeñada la Presidencia General del Movimiento, compatriotas nuestros están trabajando mucho, hijos de este mismo Santuario de la Liberación…

Pongamos todo esto en las manos de la Mater… acompañemos este camino con nuestra oración constante, con nuestro Capital de Gracias y con nuestro ¡SÍ PADRE, VAMOS CONTIGO!

 

+ Jorge E González

Obispo Auxiliar de La Plata – Argentina

Homilía 18 de noviembre – Mons. Jorge González (pdf)

Etiquetas: , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.