Dilexit ecclesiam

Publicado el 2020-11-19 In José Kentenich, Temas - Opiniones

Crisis de Kentenich – Crisis de la Iglesia (1)

P.  Kurt Faulhaber, Deutschland •

“La crisis del P. Kentenich y la crisis de la Iglesia, al mismo tiempo. ¿Qué tienen que ver el uno con el otro en las intenciones de Dios? Dos acontecimientos que mueven nuestros corazones de una manera extraordinaria. Como dos ondas que convergen y se cambian mutuamente, se amplifican.” – Así comenzaba una charla del sacerdote Kurt Faulhaber, del Instituto de los Sacerdotes Diocesanos de Schoenstatt, hace más de un mes, en la jornada de delegados del Movimiento de Schoenstatt de Alemania. Una charla apropiada justamente para ese momento y para la situación en Alemania. Pero allí había alguien que no lo dejaba en paz y que siempre lamentaba que había demasiado poco tiempo para la discusión y que estas propuestas realmente deberían ser divulgadas más ampliamente y ojalá también discutidas. Con permiso del ponente publicamos partes de esa charla, comenzando por la “crisis de Kentenich”.—

Discusión deseada

Pfr. Kurt Faulhaber

Pfr. Kurt Faulhaber

Recuerdo lo sorprendido que estaba al oír de nuestro padre Kentenich que el Visitador Tromp tenía una misión en Schoenstatt. Entonces, Alexandra von Teuffenbach continuó esta misión del padre Tromp después de más de medio siglo. Esto va en interés de nuestro padre fundador. ¡Las luchas de esa época fueron sólo el comienzo para él![1] En los últimos años de su vida, esperó el momento en que los conflictos pacificados comenzaran de nuevo. Sí, quería «conjurarlos». «Mañana, pasado mañana, todavía no”, dijo a nuestro curso cuatro semanas antes de su muerte.[2] Ahora, después de décadas, el «pasado mañana» parece haber terminado.

¿Por qué permaneció en silencio después de su exilio? Después de su regreso, experimentó que la Familia de Schoenstatt no estaba madura para continuar las luchas. Primero tendría que ser «transformada interiormente», sobre todo tendría que estar unida de nuevo. ¿Estamos más transformados hoy en día? ¿Más unidos? Imaginemos: el obispo Bätzing le preguntaría al obispo Gerber: ¿Puede conseguirme un informe escrito antes de la próxima sesión sobre cómo piensa Schoenstatt sobre los temas del Sínodo? ¿Encontraríamos una respuesta común? ¿O se revelarán las líneas de falla ocultas incluso en cada una de las comunidades? ¿O es que nuestro padre fundador quiere unirnos a través de ataques desde el exterior? Si hoy se ataca al “examen del niño” de las Hermanas, entonces cada uno de nosotros debe estar aquí para responder a la pregunta. Eso puede unir.

Lo que es atacado, Dios quiere convertirlo en un tema especial.

Es un principio orientador del P.Kentenich. ¡Ahora tenemos nuestro tema! El tiempo en que Schoenstatt quiere ser acariciado por las autoridades de la Iglesia parece haber terminado. Parece que nuestro padre fundador quiere llevarnos al debate sobre todas las cuestiones controvertidas a las que se enfrenta la Iglesia, al menos en Alemania, y que pueden llegar a un punto crítico y son cuestiones para la Iglesia universal.

Entonces le preguntó al P. Menningen: «Alex, ¿vienes conmigo?» Hoy nos pregunta:

«Mi familia de Schoenstatt, ¿vienes conmigo?»

Preguntamos: ¿a dónde? ¿Qué piensa hacer nuestro padre con la renovada disputa sobre su persona? ¿Cómo podría ser “nuestro ir juntos”?

Fue una lucha entre nuestro padre y la Iglesia, por su camino en aquel entonces. Esta es la lucha que quiere continuar. Porque en la Iglesia en su conjunto, se ha desatado una feroz lucha por su camino.

«¡Schoenstatt para la Iglesia!»

«Dilexit Ecclesiam» lo leemos siempre que nos paramos junto a la tumba del P. Kentenich. No se trata principalmente de Schoenstatt, se trata de la Iglesia. Cuando el padre fundador se reunió con los obispos alemanes y con las instituciones romanas, puso en riesgo la existencia de Schoenstatt. Tanto, que vio la Iglesia en peligro, que estaba dispuesto a sacrificar Schoenstatt. Lo que una vez dijo ante la amenaza nazi, rezó esto ahora ante el rechazo de la Iglesia: «¿Quieres quitarme este hijo…toma… ¿Quieres verlo muerto en mis brazos? Toma al hijo… Su destino…»

Con esto fue más allá del paso «Todo por Schoenstatt» al paso: «¡Schoenstatt para la Iglesia!» Este es un paso que tenemos que volver a dar una y otra vez.

Objeto del ataque: la relación padre-hijo

KentenichEntonces, ¿qué fue y está siendo atacado para que podamos convertirlo en nuestro objetivo, en nuestra tarea?

El P. Kentenich es hoy acusado nuevamente de «abuso sistemático de poder y de abuso sexual en un caso». Los visitadores, en sus informes a Roma, ya habían «pintado el cuadro de un fundador altamente manipulador, que impide sistemáticamente a las hermanas su libertad de conciencia.[3]

¿Cuál es la realidad detrás de esta distorsión? Que el P. Kentenich se entregó total y completamente como padre y se dejó experimentar como padre que no sólo permitió las emociones y los vínculos afectivos a su persona, sino que los afirmó, los animó y los cultivó.

Y todo esto, desde la experiencia que estas emociones y vínculos se transfieren en su persona a Dios Padre y a través de esto crece una experiencia vital de Dios-Padre y un vínculo indisoluble con Dios. Así, las experiencias de la niñez se despiertan en las personas o las experiencias perdidas en las personas adultas se recuperan y se despliegan como niños, en esta relación padre-hijo, utilizando el lenguaje del niño, desarrollando imágenes, canciones, símbolos infantiles y también cursis. Y todo esto mejorado en la comunidad, con la  pertenencia a este padre y queriendo ser obedientes. De modo que todo esto sea una conversión a la infancia, tal y como Jesús exige a todo el que quiera entrar en el Reino de los Cielos. (cf. Mt 18:2)

Puedo entender a cualquiera que se ofenda por eso. Después de una década de escándalo de abusos en la Iglesia, muchos miles de veces, todos estos procesos de vida han perdido su inocencia en público.

Nos guste o no, están asociados con el abuso espiritual.

Tenemos todas las razones para esperar que las acusaciones de abuso sexual sean aclaradas. Pero la tarea de distinguir este mundo espiritual padre-hijo del abuso espiritual,  para comprenderlo en su significado de la época y ayudarlo a abrirse paso acaba de empezar.

Familia de Schoenstatt, ¿vienes conmigo?

¿Ir contigo a dónde? Al camino de las voces del alma

Con la fundación de la federación en Hörde, se tomó una decisión que sigue siendo innovadora hoy en día para el «trabajo de detalle anímico».[4] Nuestro padre estableció un «programa» y declaró solemnemente la primacía de la «vida interior». El siguió este camino toda su vida. En sus bodas de oro sacerdotales declaró que “indudablemente había acogido para sí muchas, muchas almas – almas sanas y enfermas, esforzadas y oprimidas de todas  clases … en todos los lugares donde se me permitía … las emociones más delicadas y finas, pero también para escuchar los movimientos más poderosos y apasionados del corazón humano – ya sea hombre o mujer, sacerdote o laico – y aprender a distinguir el espíritu del hombre del espíritu de Dios, la palabra del hombre de la palabra de Dios. “ «Se trata, en último término, la voz de Dios en todas partes.» [5]

Permítanme comenzar diciendo que esto me parece que es el llamado de Dios a nosotros, a través de los eventos de la causa Kentenich – como nuestra contribución a la Iglesia hoy.

Refundación partiendo  de las voces del alma.[6]

La orientación a las voces de las almas es completamente indispensable para los tiempos de una refundación de Schoenstatt. El padre Kentenich escribió al padre Menningen (acortaré la cita): «Déjenme decirles cómo se ha desarrollado Schoenstatt desde 1919. Después de abrir mi corazón y crear una cierta atmósfera a través de algunas charlas, mi principal actividad era: estar disponible día y noche para ayudar a los individuos a resolver sus problemas mentales y servirles para ayudarles a resolver sus complejos psicológicos, especialmente el trastorno obsesivo-compulsivo que se había vuelto muy intenso durante la guerra.» [7]

Mi experiencia: reverencia y afecto

En mi charla personal de casi dos horas con nuestro padre, noté lo siguiente: como yo no podía hablar, él mismo tenía que dirigir la conversación haciendo preguntas. No hizo ninguna pregunta indiscreta, sólo las que se podían hacer con un vaso de cerveza y en presencia de personas: cómo financio mis estudios, mis asignaturas favoritas, quién cocina para nosotros, etc. Pero su interés me hizo empezar a contar más y más y más personalmente y después de hora y media pude finalmente decir lo que había venido a contar y lo que era importante para mí.

Por un lado, experimenté su gran reserva reverencial y respeto por mi personalidad y libertad, por otro lado, experimenté su entrada en las profundidades del alma cuando se la abrí en libertad. Si faltara esta reverencia por la libertad, uno tendría que lidiar con el abuso espiritual. No hay rastro de ello después de mi experiencia.

Prestar atención a las necesidades

¿Cómo va este camino de la vida exterior a la interior, de la superficie a la profundidad del alma? Según uno de los autodiagnósticos de nuestro padre, cuando se encontraba con una persona, prestaba atención a sus necesidades,[8] pero no sólo a las expresadas, sino también a las no expresadas.[9] No sólo los que eran conscientes del otro, sino también los que permanecían inconscientes. El camino de las necesidades condujo más y más profundo. Me experimenté – según nuestro padre – «con el tiempo, cada vez más como un buscador de tesoros … que se le permitió extraer el metal precioso de las secretas y más secretas minas de oro profundas de las almas de las mujeres nobles, que por supuesto necesitaban purificarse y sanarse en muchas direcciones diferentes.[10]

Amar y ser amado

Para permanecer en esta imagen: al descender a las profundidades de las necesidades, percibió cómo todas las necesidades estaban reunidas en una sola: ser amado y ser capaz de amar. La raíz de la que surgen todas las necesidades. El insaciable anhelo de amar y ser amado se manifestó de varias formas: amor de madre, amor de padre, amor de pareja, amor de hermano y hermana, amor de amigo y lo más profundo y original: amor de niño.

Transferencia a Dios

Ahora viene una visión innovadora y trascendental: aquí está el lugar del pozo de la experiencia de Dios y la relación con Dios. La experiencia básica completamente humana del alma – ser querido, amado, aceptado, protegido – puede saltar hacia Dios, cuando el ser amado está unido a Dios.  Puede, no tiene que hacerlo, porque eso es la gracia. En palabras bíblicas: aquí el Verbo se hace carne y habita en el alma de la persona.

Lo reconoció: si la referencia a Dios no se alimenta de esta fuente humana, que le permite volverse vital, emocional y puede penetrar en la persona hasta las profundidades inconscientes del alma, entonces Dios sigue siendo una idea sin experiencia. Una práctica sin alma, a la que se puede renunciar fácilmente, si las condiciones son favorables. Actualmente estamos experimentando esto como un fenómeno de masas.

Esta experiencia básica es siempre también una decepción básica, porque lleva heridas en su seno. A menudo los llevamos con nosotros toda la vida. Dependiendo de su gravedad, pueden hacernos enfermar. Pero las decepciones también pueden convertirse en anhelos. La experiencia básica y la decepción básica moldean inconscientemente nuestras relaciones con otras personas a lo largo de nuestras vidas. Y – esto es lo que importa en nuestro contexto – se transfieren a nuestra concepción de Dios y nuestra relación con Dios.

El niño interior

El procedimiento decisivo para que Dios «despierte en el alma» es, por lo tanto, tocar, abrir, liberar, curar el alma del niño escondido que llega hasta la primera infancia, curar las heridas y compensar las experiencias perdidas en la medida de lo posible.

Esto es exactamente lo que nuestro padre hizo: innovar.

El hecho de que los libros de Stefanie Stahl sobre estos temas estén en los primeros puestos de las listas de best-sellers, que se hayan vendido millones de ejemplares y se pida regularmente a la autora charlas y entrevistas  en la prensa, demuestra hasta qué punto esto afecta a la necesidad de los contemporáneos. Su trabajo más reciente: «El niño que hay en ti debe encontrar un hogar. La clave para resolver (casi) todos los problemas».

Experimentar a Dios en el padre humano

El Padre Kentenich, que durante décadas había colocado su persona casi excesivamente en un segundo plano, cambió radicalmente de actitud en respuesta a estas percepciones: permitió que Dios hiciera experimentable en él su paternidad divina y trabajara como un ser humano paternal, que dejara crecer los lazos espirituales con su persona, para atraer con estos lazos los corazones de las personas hacia el mismo Padre Dios.[11]

Y, además: «Nuestro padre permitió que la gente se desplegara y expresara sus necesidades infantiles emergentes, en diversas formas. Confiando en que incluso en las cosas inmaduras y exageradas había oro real que escondía lo que necesitaba ser purificado.

Acepta un juicio erróneo

Déjeme hablar humanamente por una vez, sin ser iluminado: todo esto fue fatal para él. De esta manera, se ofreció como blanco para ser incomprendido, para ser atacado, para ser sospechoso, para volverse insoportable ¡Hasta hoy!

Él se lo tomó con los ojos bien abiertos. Por amor a Dios: para abrir un camino en el alma del hombre.

Por amor al hombre de hoy: para mostrarle un camino hacia Dios como el corazón humano lo busca.

Por amor a la Iglesia: desarrollar para ella una evangelización según una pedagogía y una psicología para el hombre de hoy.

Para ello hizo lo más imprudente que se podía imaginar: decidió abrir su «taller de almas» a todos los responsables de la pastoral, – en sus propias palabras: – «para revelar todas las cartas, sin excepción» (Apologia 046). (009) Trágicamente, su discurso llegó sólo a unos pocos funcionarios que estaban hartos de sus largos discursos. Sólo ahora la Sra. von Teuffenbach le ha dado la publicidad que deseaba, y eso sí «con una franqueza despiadada».

 

 


[1] Cf. retiro del Instituto de Sacerdotes en Würzburg 1966. 25. 11. 1966. 1ª conferencia pp. 273 – 282 (edición alemana)
[2] «Por lo tanto, esto debe darse por supuesto, probablemente también debe esperar; tal vez mañana, pasado mañana, todavía no; en cualquier caso yo personalmente hago todo lo posible para no encender a menudo una disputa, como en el pasado, un fuego de pelea en la Iglesia pública. Pero no todavía. Ahora tenemos que ver que estamos unidos, que nos volvemos más unidos… Primero tenemos que representar un poder, luego ha llegado el momento de aventurarse, de subir al escenario de la batalla, para desde allí conjurar una discusión con la Iglesia… primero tenemos que consolidarnos, estar unidos, para que ningún poder en el mundo, pero tampoco ningún poder del infierno, pueda separarnos…. Para prepararnos, para representar una torre, una torre inexpugnable para los no insignificantes conflictos que podemos y debemos enfrentar. (Del discurso para la consagración del curso de peregrinación del 17. 08. 1968) (Edición alemana)
[3] Die Tagespost de 14. 10. 2020
4] Creamos «un programa que equivale a una representación solemne de la vida interior». Carta del 8 de noviembre de 1919, publicada como último texto en «Bajo la protección de María»
[5] «Para las bodas de oro sacerdotales», Monte Sión 1985, p. 134f (Edición alemana)
[6] «para mantener nuestros ojos constantemente fijos en la vida del alma de nuestros seguidores». «Si uno quiere leer de las almas la voluntad y el deseo de Dios, hay que estar siempre en contacto con ellas cuidadosamente, entender cómo abrir las almas, leerlas y pasar lentamente lo que uno ha leído a toda la familia. Carta al P. Menningen sobre cuestiones de la nueva fundación del 9 de diciembre de 1953 (Edición alemana)
[7] Carta del 9 de diciembre de 1953 de Milwaukee
[8] P. Kentenich literalmente: «todos los impulsos y deseos
[9] Apologia pro vita mea, Milwaukee 1960 S. 90 (099)
[10] Apologia pro vita mea, Milwaukee 1960, S. 105 (117)
[11] Cf. Oseas 11:4: «Con lazos humanos los até, con lazos de amor».

Etiquetas: , , , , , ,

3 Responses

  1. Gracias Schoenstatt.org… Por haber traído estas palabras, de la conferencia del Pfr. Kurt, verdaderamente todos los hijos de Schoenstatt tenemos el privilegio de haber tenido un fundador que amó a la Iglesia!!… Crisis habrán siempre.. Pero el legado de nuestro querido P. José Kentenich… Perdurará hasta el fin!! SI PADRE VAMOS CONTIGO!

  2. [comentario borrado por racismo y noticias falsas]

  3. Muy profunda e interesante reflexión. Me gustó mucho, está muy bien escrito. Novedad renovada la afirmación: “ser amado y ser capaz de amar. La raíz de la que surgen todas las necesidades.”
    Comparto la hermosa tensión entre el amor individual, que proactivamente viene de cada uno, y el anhelo de unidad que se construye colaborativamente y como indica: “experimenté su entrada en las profundidades del alma cuando se la abrí en libertad. Si faltara esta reverencia por la libertad, uno tendría que lidiar con el abuso espiritual” cuando somos capaces, no sólo de sumar lo tuyo con lo mío, agrandando la mirada, sino que de sinergizar entre ambos (organismo) nuestras realidades.

    Este es el desafío de estos nuevos tiempos, de este tercer milenio, de este pasado mañana: conversar, conversar, conversar para sumar (acordar) y realizar (actuar) desde esta nueva visión y mirada que nos interpela a responder, es Dios que sale a nuestro encuentro para invitarnos a participar, a involucrar y a tocar la fuente de la esperanza de realizar lo que soñamos y esperamos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *