P. Alejandro Blanco

Publicado el 2020-10-15 In comunicados oficiales, José Kentenich

El Movimiento de Schoenstatt establece un “grupo de investigación internacional”

COMUNICADO OFICIAL, Heinrich Brehm (Comisión de Medios de Comunicación, Schoenstatt) •

La Presidencia General de la Obra internacional de Schoenstatt constituyó, en el verano (n.d.r.: europeo) último, el establecimiento de un grupo internacional de investigación, con el objeto de analizar en forma coordinada temas y procesos claves de la historia de Schoenstatt, que provocaron el exilio en Milwaukee del fundador del movimiento, P. José Kentenich.—

En la reunión de la Presidencia que tuvo lugar el 12 de octubre de 2020, fueron oficialmente nombrados los miembros del grupo de investigación. El objetivo es elaborar una edición crítica de diversos textos y formas de actuar del padre Kentenich, en vistas del estado actual de la discusión científica sobre el tema.

La investigación tiene en cuenta su teoría y práctica pastoral, psicológica y pedagógica que elaborara en su época y que se encuentran fundamentadas en la tradición, la teología y la antropología cristiana. El grupo, cuya labor está prevista inicialmente para dos años, identificará los temas relevantes de su análisis y acordará un enfoque común de trabajo.

La coordinación de este emprendimiento está a cargo del P. Alejandro Blanco, argentino, quien es secretario general de la Federación Internacional de Presbíteros de Schoenstatt y enlace entre el grupo de investigación y la Presidencia General del Movimiento de Schoenstatt.

Los otros doce miembros del grupo de investigación provienen de cinco países diferentes y casi todos ellos pertenecen a alguna de las comunidades centrales de Schoenstatt:

  • Mónica Asprella y Rodolfo Concia, Instituto de Familias de Schoenstatt, Argentina;
  • Manfred Gerwing, Federación de Familias de Schoenstatt, Alemania;
  • Joachim Söder, Josef Kentenich Institut, Alemania;
  • Alicja Kostka, Federación de Mujeres, Polonia;
  • Hna. Virginia Perera, Instituto Secular de las Hermanas de María de Schoenstatt, Argentina;
  • Myriam de Soto Falcó, Instituto Nuestra Señora de Schoenstatt, España;
  • Fernando Alliende Luco, Federación de Familias, Chile;
  • Ignacio Serrano del Pozo, Federación de Hombres de Schoenstatt, Chile;
  • P. Raúl Espina, Instituto de los Padres de Schoenstatt, Chile;
  • P. Patricio Moore, Instituto de los Padres de Schoenstatt, Chile,
  • P. Daniel Jany, Federación de Presbíteros de Schoenstatt, Argentina

Si fuera necesario para la investigación o el tratamiento de temas individuales, se podrá invitar al grupo a más personas de diversos países.

 

Traducción: www.schoenstatt.com /ce

Etiquetas: , , ,

7 Responses

  1. Esta comisión no es la única y exclusiva voz… Llaman la atención las acerbas críticas de algunos ¿schoenstattianos? ¿No sería más prudente esperar algún resultado antes de criticar? Y esta comisión no es «juez y parte» porque no juzga nada. Simplemente investiga y estudia en forma conjunta y coordinada los documentos que hay, hasta ahora, en los archivos de los institutos… que fueron elegidos ex profeso como depositarios de ellos. No olvidar que los miembros de los institutos seculares de Schoenstatt tiene muchos años de estudio en su curriculum. Y muchos años de tradición vinculados a la vida del Fundador… que los formó personalmente en sus etapas iniciales. Esto no tiene precio ni comparación… Por favor, esperemos algún resultado y entonces apuntemos nuestras afiladas inteligencias para completar lo que sin duda pueda faltar. Todos lo agradeceremos. Y que esa espera esté colmada de profunda oración y de aportes al capital de gracias. SCHOENSTATT ES UNA OBRA DE DIOS. Por lo tanto usemos todos los medios acordes… Muchas gracias a todos los hermanos en la Alianza que tanto se preocupan por Obra.

    • Hola HMA. Claramente ud. es más schoenstattiano-a que yo. Lo siento. Le informo, que lo que se le está cuestionando al fundador, es su abuso de consciencia y una supuesta actitud autoritaria. ¿Lo cree ud.? Yo no. Pero no quiero que los schoenstattianos lo digan, quiero que lo digan otros. Fueron de afuera los que nos contaron esto, no de adentro. La respuesta y ‘absolución’- debe venir de afuera también. No hay que temerle a la crítica, sea de adentro o de afuera, de fondo o de forma, pues justamente lo que se nos está criticando es…. el acallamiento de la crítica. No dudo que el P. Kentenich -¿me permite mencionarlo?-, justamente porque lo creo inocente, intentara acallar la crítica.

      • A propósito de la creación de un Grupo de Investigación Internacional Interdisciplinario (GIII) “con el objeto de analizar en forma coordinada temas y procesos claves de la historia de Schoenstatt, que provocaron el exilio en Milwaukee del fundador del movimiento, P. José Kentenich”.

        Hasta el momento sabíamos que el obispo B. Stein, el visitador diocesano hasta el 16 de enero, 1950, había viajado el 18 de abril, 1951 al Vaticano para entrevistarse con el prefecto de la Congregación para religiosos, cardenal Luigi Lavitrano para solicitar un visitador apostólico, solicitud que reiteró en memorándum del 6 de noviembre, 1951 a raíz del fallecimiento del cardenal. En esas dos oportunidades se expresan las razones de la petición: no se estarían implementando las recomendaciones contenidas en el Informe oficial escrito de la visitación diocesana del 27 de abril, 1949.
        Tanto el obispo ordinario de Tréveris, F. R. Bornewasser, el 2 de marzo, 1951 como el presidente de la Conferencia Episcopal de Alemania, cardenal Josef Frings, el 27 de marzo, 1951 respaldaron la solicitud de un visitador apostólico, por las mismas razones.
        El Santo Oficio nombró como visitador apostólico al P. S. Tromp, s.j. en marzo, 1951. El Santo Oficio, con la aprobación del Papa Pío XII, dictó el decreto de separación del P. Kentenich el 31 de julio, 1951.
        Aunque la visitación terminó en agosto, 1953 el P. Kentenich siguió exiliado en Milwaukee. El 6 de octubre, 1964 se dictó el decreto de separación de Schoenstatt de la SAC pero tampoco esto cambió la situación del P. Kentenich. Cuando el P. Kentenich llegó a Roma el 17 de setiembre, 1965 le escribió una carta al Papa Paulo VI solicitándole poder ingresar al Instituto Padres de Schoenstatt. La petición fue denegada por la Congregación para religiosos.
        El 22 de octubre, 1965 (“cuarto hito” en la historia de la Alianza de Amor) el Papa Paulo VI confirmó la resolución del Santo Oficio de enviar la “causa Kentenich” a la Congregación para religiosos poniendo fin al destierro.
        El P. Kentenich obtuvo la dispensa para retirarse de la SAC el 15 de noviembre, 1965. El 16 de noviembre, 1965 encontró en el obispo J. Hoeffner un “obispo benévolo” para incardinarse como sacerdote diocesano en la diócesis de Muenster. De esta manera el P. Kentenich “retornó” a la Iglesia haciendo suyo el Dilexit Ecclesiam.
        El 16 de noviembre, 1965 el P. Kentenich celebró su cumpleaños número 80 como sacerdote diocesano, en Roma.

      • Dije «no dudo que el P. Kentenich acallara la crítica», quise decir exactamente lo contrario: No creo que el P. Kentenich intentara acallar la crítica.

  2. Estimado Alejandro, Yo al contrario, creo que mientras mas grupos de estudio se generen en torno al P. Fundador mejor para conocer la complejidad de su pensamiento en su muchas caras. La federatividad también puede darse en este plano. Los dominicos tiene centros en Francia, España, Estados Unidos, Filipinas, algunos son conventuales y otros en universidades, algunos representan a grupos más conservadores y otros más progresistas. Lo mismo pasa con jesuitas y franciscanos. Creo que nos debemos acostumbrar a esa riqueza sinfónica. Lo importante es que sea con verdad y caridad. Por lo demás, en este caso los grupos son distintos, una es biográfica-histórica en la línea de proceso de beatificación, la otra es sobre el pensamiento de Kentenich y el desarrollo de su carisma.

    • ¿Qué credibilidad tiene, para los schoenstattianos que quieren acercarse a una verdad ‘objetiva’, una comisión constituida por… schoenstattianos?

      En gran medida se ha visto una defensa corporativa al P. Kentenich. Con honrosas y críticas excepciones, como el mismo Ignacio (que tendrá una gran labor).

      En una época donde no basta con ser, hay que parecer, en mi opinión hubiera sido mejor tener más voces externas, imparciales, e incluso de ‘abogado del diablo’.

      Abrazo y feliz 18

  3. Me surge la siguiente inquietud: Si la diócesis de Trier ya constituyó una comisión para la investigación de la situación de P.Kentenich: ¿Por qué surge una interna por parte del Movimiento internacional? No sería ser juez y parte a la vez. Y más si gran parte son consagradas/os de Schoenstatt con una implicación inmensa con su figura. En lo personal esto resta credibilidad a la otra comisión. ¿Y si ambas tienen conclusiones diferentes?
    Lo ideal es que la investigación sea de organismos y personas sin vinculación a la Familia de Schoenstatt para transparencia y credibilidad a la Iglesia, al movimiento y al mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *