Kentenich

Publicado el 2020-09-24 In José Kentenich, Temas - Opiniones

Siete tesis en torno a la actual discusión sobre el P. José Kentenich

Wilfried Röhrig y Klaus Glas, Alemania •

“Klaus Glas y yo nos reunimos hace unas semanas y hablamos intensamente sobre la situación actual del caso Kentenich. Siete tesis surgieron de nuestro intercambio, mismas que nos gustaría compartir con todos los interesados. Entendemos nuestras consideraciones como un impulso para el futuro proceso de desarrollo y nos alegraría una publicación en schoenstatt.org”. Así lo hacemos con mucho gusto y, desde la redacción de schoenstatt.org, también queremos recibir muchos comentarios, como ha ocurrido en artículos anteriores.—

1 Abrir en lugar de ocultar

Los llamados «secretos de familia» ya no deben mantenerse en secreto. Provocan una comprensible consternación y dañan la relación de confianza cuando en una familia salen a la luz «secretos» que se han “escondido bajo la alfombra» durante mucho tiempo.

Así, hasta los años 80 se mantuvo en secreto que el P. Kentenich era un hijo ilegítimo. Hasta hace unos años, la mayoría de los schoenstattianos no sabían que algunas Hermanas de María habían jugado un «papel vergonzoso» en relación con las dos visitaciones. Hace apenas pocas semanas quedó claro que la principal crítica que tuvo el Visitador, el P. Sebastián Tromp SJ, estaba relacionada con el llamado “Kindesexamen” (examen de niño).

En pocas palabras: la información y la transparencia son esenciales para una comunidad.

 

2Hacer accesible en lugar de restringir

Ha llegado el momento de dar acceso a documentos y fuentes importantes a todas las partes interesadas. Es necesario abolir la «sociedad de dos clases» interna de Schoenstatt, es decir, por un lado, los «conocedores» que tienen acceso a todos los documentos y fuentes importantes de la historia de Schoenstatt y, por otro lado, los «conocedores de oídas». Por lo tanto, se deben publicar, y pronto, las ediciones de documentos importantes con comentarios. Pensamos especialmente en la Epístola Perlonga, el “informe” de la visitación del obispo auxiliar Stein y la Apologia Pro Vita Mea.

En pocas palabras: la información y el discurso podrían promover un principio de tensión fecundo en el Movimiento de Schoenstatt.

 

3Ser comprensible en lugar de exigir comprensión

Quienes utilizan términos incomprensibles o engañosos no deben sorprenderse si no se entienden, son difíciles de entender o incluso se malinterpretan. Es muy gratificante que en este contexto haya habido progresos significativos en los últimos años (por ejemplo, en Alemania, «la búsqueda de huellas» y «la atención pastoral en el pulso» en lugar de «la fe práctica en la Providencia»). Pero esto es sólo el comienzo de un camino que debe ser seguido constantemente.

En pocas palabras: la lucha por un lenguaje comprensible y formas contemporáneas correspondientes es indispensable. Es la hora de la creatividad.

 

4Tomar nuevos caminos en lugar de aferrarse con temor a los viejos

Es bastante sorprendente. Por un lado, una y otra vez se cita el P. Kentenich hablando sobre la «Iglesia de las nuevas playas», pero al examinarla más de cerca es la «vieja Iglesia» la que se supone que llega a la nueva playa. Como ejemplo irónico, el periódico que publicó el artículo de von Teuffenbach fue leído incluso con entusiasmo en ciertos círculos de Schoenstatt, a pesar de que representa una visión retrospectiva de la Iglesia y no era el mejor ejemplo de minuciosidad y profesionalismo periodístico durante la turbulencia de las últimas semanas.

Desde nuestro punto de vista, estos «acontecimientos» tienen, además de la dimensión histórica («¿Qué sucedió de manera fehaciente?»), científica y periodística («¿Cuán serio y completo es el trabajo que se está realizando?»), psicológica y epistemológica («¿Cuál es el interés epistemológico de las personas involucradas?») y espiritual («¿Qué llamado de Dios hay en estos acontecimientos?»), también tienen una dimensión eclesiástica-política: ¿Dónde pretenden los círculos conservadores dirigir la Iglesia de Jesucristo? Y, sobre todo: ¿qué tan seriamente tomamos, como Movimiento de Schoenstatt, las palabras de nuestro fundador sobre la Iglesia «pobre», «humilde», «llena de espíritu»?

En pocas palabras: Nosotros, como movimiento, también debemos movernos y finalmente romper con la vieja playa.

 

5“Tanto como” en lugar de “o …o”

Un buen ambiente es importante, pero no es un sustituto para clarificaciones en cuanto al contenido. Las conversaciones y relaciones benévolas y comprensivas son valiosas e importantes en el entorno familiar, profesional y social. Sin embargo, a veces se puede tener la impresión de que esto sirve en el Movimiento de Schoenstatt como una excusa tácita para evitar los puntos controvertidos. Por ejemplo: ¿Cómo será la Iglesia del futuro? ¿Qué significa práctica y concretamente cuando el P. Kentenich habla de la Iglesia humilde y pobre? ¿Qué quiere decir con la Iglesia llena del Espíritu? ¿Cuál es la actitud de Schoenstatt hacia María, versión 2.0? ¿Pueden excluirse ciertas vocaciones femeninas? ¿Quién tiene el poder de definir cómo y hacia dónde quiere el Espíritu de Dios dirigir el barco de Schoenstatt?

En pocas palabras: Como movimiento eclesial, debemos luchar sobre cómo y dónde nos dejamos guiar por el Espíritu de Dios.

 

6Preguntar críticamente en lugar de rendirse

Las publicaciones de una teóloga e investigadora archivista italiana han provocado declaraciones oficiales del área de Schoenstatt en las últimas semanas, la mayoría de las cuales eran factuales. Sin embargo, se plantea la cuestión de si no deberían añadirse algunos puntos críticos: ¿Cómo es posible que una archivista pueda tomar de un archivo secreto con una especie de mentalidad de autoservicio? ¿Cómo reaccionaron las autoridades competentes del Vaticano? ¿Cómo evalúan las consecuencias para el Movimiento de Schoenstatt y su fundador en el público (eclesial)? ¿No debería haber una respuesta oficial a este «comportamiento» de la mujer que hizo serias acusaciones contra el P. José Kentenich? Sobre todo, en la cuestión de la «rehabilitación» debe hacerse finalmente una declaración clara y oficial, es decir, escrita, de Roma. Se debe instar con insistencia a poner fin al «limbo» incriminatorio e irrazonable en esta cuestión.

En pocas palabras, los representantes del Movimiento de Schoenstatt deben tratar de confrontar a las autoridades eclesiásticas, en la medida en que sea necesario.

 

7Confiar con valentía en vez de ser pusilánimes

Según un principio psicológico, «las malas noticias son más fuertes que las buenas»: las malas noticias tienen un efecto más intenso y permanecen más tiempo en la memoria que las noticias positivas. Pruébalo tú mismo: ¿Dónde estabas el 11 de septiembre de 2001? ¿Y qué estabas haciendo el 24 de diciembre del mismo año?

Según la regla de los cuatro, se necesitan cuatro experiencias buenas para compensar una mala. Los últimos meses fueron un gran desafío ante la pandemia del coronavirus, para cada uno, para toda la sociedad, pero también para la Iglesia y para el Movimiento de Schoenstatt. Deberíamos detenernos y preguntarnos: ¿A dónde nos lleva el camino de Dios?

Una mirada a la agitada historia de Schoenstatt muestra que la alianza de amor no es una «teoría bonita», sino una fuente de la que podemos sacar fuerza y confianza. De esta manera podemos tratar con confianza las acusaciones contra el P. Kentenich. ¡Con esto, tal vez Dios quiere dar un impulso a la beatificación! También debemos abordar nuestros proyectos apostólicos (por ejemplo, en Alemania el Festival Familiar 2021, el «Gottesspiel» musical, el Día de la Mujer 2021, la participación en el Congreso Ecuménico de la Iglesia en Fráncfort, etc.) con valor y confianza.

En pocas palabras: ¡Para nuestro apostolado, el lema es “publicar las buenas noticias tanto como sea posible”!

 

 

Formulamos nuestras tesis como un aporte al actual proceso de discusión, clarificación y conversación del Movimiento de Schoenstatt. Al hacerlo, expresamos nuestra preocupación y al mismo tiempo declaramos nuestra voluntad de partir hacia nuevas playas con ustedes.

Viernheim y Flieden, a 21 de septiembre de 2020

 

 


Acerca de los autores:
Klaus Glas: 
  • Psicólogo clínico en práctica privada, hoffnungsvoll-leben.de(en alemán) con apoyo psicológico y pedagógico de la vida
  • Involucrado en el Movimiento Familiar de Schoenstatt, las “Ptojekttage” (Jornadas de Proyectos de Schoenstatt) y el proyecto «Spurensuche» (Búsqueda de huellas).
  • Autor de numerosos artículos en la revista «basis» y en la revista familiar «Unser Weg»
Wilfried Röhrig:
  • Profesor jubilado de religión y deportes
  • Autor y compositor, entre otros, de los dos musicales «Auf dem Hochseil» y «GEFÄHRLICH: Franz Reinisch».
  • Dueño de la editorial www.rigma-shop.de
  • Involucrado en el Movimiento Familiar de Schoenstatt, las Jornadas de Proyectos de Schoenstatt y el proyecto «Spurensuche».

 

Original: alemán, 22.09.2020. Traducción: Juan Eduardo Villaraza/es, Paraná, Argentina

 

Etiquetas: , , , , , , , ,

8 Responses

  1. Contento y agradecido de las 7 tesis de Wilfried y Klaus; proponen una buena mesa para CONVERSAR, SUMAR y REALIZAR. Como me parecen muy importantes, buscaré aportar, para sumar, a las propuestas (no es para discutirlas) y estoy enteramente de acuerdo con sus visiones, la mía es complementaria …no busquemos una única verdad, cada uno tiene una mirada y si nos ponemos de acuerdo y nos respetamos, podemos crear una mejor, mayor y superior: nuestra mirada.
    1. «Secretos de Familia» es un sugerente título de algo muy importante y valioso, la confianza. Desnudar no es una buena solución, con razón el pudor nos frena y la emoción del asco nos repele. Y en la familia debe estar todo limpio, cálido, con un suave aroma complaciente …eso es lo equivocado que nos pasó como Iglesia y con Schoenstatt, nos hicimos tolerantes a la mugre, a la suciedad y a la hediondez …algo que no toleramos en nuestras casas y que es el signo de cuan sanas y buenas están. Tan grave llegó a ser esto que delitos civiles fueron reinterpretados en la cultura ecclesial y schoenstattiana para tolerar al interior de la iglesia y de Schoenstatt (también en colegios) actos pedófilos, de abuso de menores de conciencia de poder y sexuales. Tan dura llegó a ser esa callosidad, que en conocimiento de delitos de la ley, no los denunciamos (ni en los casos obligatorios) para que la justicia investigara e hiciera lo suyo. La Iglesia y Schoenstatt, como nuestras familias, deben estar limpias y sanas; es nuestra tarea y obligación.
    2. «Dos clases»; desgraciadamente seguimos profundamente impermeables a la trasparencia que en todas partes, sanamente, se impone. La transparencia no es desnudez, es autoridad moral, esa autoridad abierta, dispuesta a compartir y enseñar, que no se guarda para conservar su poder sino que sirve alegre y desinteresadamente. Es una tensión nueva del mundo que ha avanzado mucho y a la que la Iglesia y Schoenstatt se deben asomar y deben incorporar; esto no se contrapone a la privacidad individual que además busca protegerlo en aquello que sea necesario. Cuando una realidad se hace pública su contenido se debe hacer público, al menos en lo esencial y principal.
    3. «Lenguaje críptico Schoenstattiano», es fantástico y abundante desde los primeros tiempos; fueron las primeras grandes controversias con la tradición de la iglesia. Más que eliminarlo conviene promoverlo porque ha ido y seguirá creando realidades y hay que buscar sinónimos también y explicarlos.
    4. «El sentido de nuestra historia» no es una invitación a repetirla sino que una ayuda para encontrar, en la coherencia del actuar de Dios, su trascender desde el pasado y por el presente para encontrar puertas abiertas hacia el futuro que proyecten su voluntad. La interpretación de la historia muchas veces divide salvo que respetándose puedan construir una mirada más completa, más hermosa y superior. Incluso la lectura del presente, al calificar intenciones, es motivo de disputa. Y, el futuro, es una oportunidad para ponerse de acuerdo.
    5. «Tanto como», desde los años ’90 estamos en una ERA COLABORATIVA con perspectivas enteramente nuevas que se han hecho colectivas: el trabajo en equipo es condición de trabajo ya no es novedad; la sinergia es respeto y capacidad de sumar miradas para acceder a una solución más grande donde efectivamente se da el ganar/ganar que es base de la confianza.
    6. «Preguntar críticamente» …la revolución molecular (2017, Guattari) marxista se empodera desde la emoción, en este caso de la emoción del asco. Lo hace a propósito y en una estrategia pensada al detalle, todo la acción de Teuffenbach (no sé si por ella o usada por otros) es una máquina desde que publica donde no solía hacerlo hasta como publica «Väter dürfen das tun». Hay que saber que buscan que pongamos energía en lo que ellos plantean y que asumirlo es empoderar, por eso los políticos cambian libremente las preguntas y así responden y ponen energía en lo que ellos quieren; es parte de ese juego que abusa de nuestro formalismo y seriedad. Para esto conviene tener un comité de crisis que logre una estrategia (qué contestar), una táctica (cómo contestar) y una operación (dónde contestar) efectiva donde su medida deben ser los resultados y esto relativo a los grupos objetivo que elijan; es planificación en su mas honda y ya antigua tesis (de los años 1900), que Schoenstatt tomó desde sus orígenes y que plasmo en Ideal Personal, Lemas y planificaciones. A pesar de ser nuestro Padre un maestro de las comunicaciones con su método del «PUNTO DE CONTACTO» y de la «INVOLUCRACION», curiosamente en Schoenstatt no es conocido y casi no se usa.
    7. «Las malas noticias» se difunden más intensa y rápidamente y opera desde la reacción corporal y emotiva de las personas (una ciencia emergente desde la neurociencia a las comunicaciones), así es. Y ambientes «alegres y desinteresados» basados en respetar y acoger a cada persona y su dignidad fluyen son impermeables a la revolución molecular porque su resilencia está despierta y activa para reconocer y favorecer la vida cuidándola y protegiéndola intuitivamente. ¿Conoces aquella tierra …cálida y familiar …corazones nobles laten …intimidad …cobijándose … fuentes de amor …sed.

  2. En relación a la tesis 1 yo tengo entendido que este “secreto de familia” se dio a conocer a fines de los años 60, a raíz de la biografía del P. Kentenich que estaba escribiendo el P. Hernán Alessandri,
    Desde el punto de vista eclesial, no fue «vergonzoso» que algunas Hermanas se quejaran. En situaciones de esta índole el conducto regular es conversar con la autoridad, en este caso, el obispo diocesano.
    La principal crítica del visitador apostólico designado por el Santo Oficio no fue lo que la Hna. Georgia le confidenció al P. Tromp en 1951. El Santo Oficio separa al P. Kentenich de las Hermanas (era el Director del Instituto) y de Schoenstatt para asegurar un desarrollo sin autoritarismo (la queja de algunas hermanas en cargos de autoridad).
    Después de enviarle al P. Kentenich el Informe de la visitación diocesana (27 de abril, 1949) el obispo auxiliar de Tréveris viaja al Vaticano el 18 de abril, 1950 para solicitar un visitador apostólico por el comportamiento del P. Kentenich frente a la autoridad eclesiástica y escribe un memorándum el 6 de noviembre, 1950. El obispo ordinario de Tréveris Borneasen hace lo mismo en carta del 2 de marzo, 1951. Y el cardenal Josef Frings, como presidente de la Conferencia Episcopal de Alemania, también lo solicita en carta del 27 de marzo, 1951.
    Considero muy importante leer estos documentos para conocer y entender las causas del exilio.

    En relación a la tesis 2 yo tengo entendido que estos documentos que se mencionan aquí – y otros – fueron accesibles a los miembros de los Institutos seculares de Schoenstattt (aunque no estuvieron disponibles para los miembros laicos de las Federaciones y Ramas del Movimiento desde hace más de 20 años, por decir una fecha.

    Y en relación a la tesis 3 me parece muy importante usar términos comprensibles en el trabajo de formación y en el trabajo pastoral y apostólico.

    A mi parecer, frente a lo que plantea la tesis 4, es muy importante asomarnos críticamente a la historia de Schoenstatt, especialmente durante el período de las visitaciones al Instituto de las Hermanas (1949-1953) y del exilio del P. Kentenich (22 de octubre, 1951 al 22 de octubre, 1965). Hay que evitar una historia “sanitizada” que censura hechos muy importantes para su comprensión cabal.
    El cuarto hito en la historia de la Alianza de Amor (22 de octubre, 1965) requiere una convergencia de Schoenstatt con la Iglesia post conciliar. Esto es, hacer nuestro el Concilio como el P. Kentenich le ofreció al Papa Pablo VI el 22 de diciembre, 1965. Esto nos exige hablar un lenguaje de Iglesia comprensible y actualizado después de 55 años de finalizado el Concilio. Nuestro padre fundador nos hablaba de refundar Schoenstatt cada 50 años, poner al descubierto los cimientos de la construcción, para hacer una evaluación crítica y verídica. Ahora se nos presenta un kayros o momento propicio para hacerlo.

    Lo que plantea la tesis 5 me parece muy cierto y muy necesario. Muchas veces se entiende mal la Geschlosingkeit como estrategia. También, se entiende mal la estructura federativa de Schoenstatt. Si Schoenstatt es la “primera ala” de la CAU entonces nosotros deberíamos ser expertos en colaboración pastoral y apostólica. (El tercer fin de Schoenstatt es la CAU. Nosotros existimos para la CAU). Sin embargo cultivamos, por una parte, una endógenesis y un temor a salir, y por otra, un secretismo que fomenta una separación entre los Institutos que evitan encontrarse para trabajar por Schoenstatt y en el sentido de Schoenstatt. Esto crea dificultades en la formación de los laicos que pertenecen a las Federaciones o Ramas del Movimiento Apostólico porque no favorece el proceso de crecimiento para una fe de adultos.

    En relación a la tesis 6 considero que Alexandra von Teuffenbach no es culpable de la crisis que nos produjo en Schoenstatt por revelar las acusaciones que encontró en el archivo del P. Tromp ahora que se abrieron los archivos correspondientes al período en que fue Papa Pío XII.
    Las acusaciones de algunas Hermanas en cargos de autoridad (incluyendo a la Superiora general – co-fundadora con la Hna. M. Emilie – y nombrada vitalicia en su cargo, aunque demovida en febrero, 1950, después de 24 años, a Superiora provincial en Suiza) se hicieron a los obispos de Tréveris antes, durante y después de la visitación diocesana (19-28 de febrero, 1949).
    Estos archivos se encuentran en la diócesis de Tréveris y no en el Vaticano.
    En relación a la rehabilitación, esta se considera tácita pero no explícita…
    Existen las cartas de 1981, 1982 y 1983 entre el cardenal Ratzinger, prefecto de la Congregación para la doctrina de la fe (que reemplazó al Santo Oficio después del Concilio) y el P. Francisco Javier Errázuriz como Superior general del Instituto Padres de Schoenstatt y también la visita del P. Francisco Javier al cardenal Ratzinger, anterior a la carta del 15 de noviembre, 1983 del cardenal Ratzinger en que se afirma:
    “La Congregación reconoce plenamente la bendita labor que han realizado muchos miembros de la Obra en los últimos años, tanto espiritual como pastoralmente, y ve en ello una confirmación de las intenciones que la guiaron en su momento.“ (refiriéndose a sus decretos y disposiciones de 1951 a 1953)

    Espero que las herramientas schoenstattianas para nuestro caminar en la Alianza de Amor, de acuerdo a nuestro carisma – la Fe práctica en la divina Providencia y Meditación de la vida – nos permitan discernir la voluntad de Dios para responder a esta situación.
    Agradezco sinceramente a los autores de las “siete tesis” por haber expresado su opinión en relación con la situación que estamos viviendo en Schoenstatt.

  3. Estoy de acuerdo con el punto 6. Y también me gustaría tener respuestas.
    Me gusta la respuesta de Nora Pflüger Totti de argentina.
    Necesitamos verdades y queremos respuestas.

  4. Me impresionó la tesis número 6. Porque lo primero que me pregunté cuando se desató este incendio ( y que en un primer momento no supe cómo expresar, tal vez por el temor de echar más leña al fuego) es quién autorizó a esta archivista a «meter la mano» donde hasta el postulador de la causa tiene que pedir permiso y a salir después, tan suelta de cuerpo, a difundir su «hallazgo». Y a difundirlo a través de una publicación comercial, que llega a un público no especializado y en muchos casos ignorante de temas religiosos. ¿Quién es esa archivista? ¿Qué es lo que realmente sabemos de ella, aparte de sus diplomas? ¿Quién está detrás? ¿Y qué dice la Iglesia de esto?
    No sólo los schönstattianos: también Roma tendría que ser más transparente.
    Nora Pflüger Totti
    La Plata, Argentina

  5. Es sano, justo y necesario leer al Padre Kentenich con categorías actuales, en diálogo con el presente y desde dentro de su carisma, desde lo nuclear. Incluso con una adhesión previa hacia su persona. Ese presupuesto básico es esencial. No es lo mismo si tal reflexión progresiva es entre hijos de la alianza, insertos en la alianza original de 1914 o si se adopta la postura de un juez, un funcionario, de dirigente sindical, de docto comentarista, aficionado al deporte o cobrador de impuestos o agente de banco. La forma como estalló la bomba da para todo esto. Nos dejó tiesos. Hubo cambio de cancha, de tren, de lenguaje, se cavaron trincheras. A veces, en esta plataforma se dan puntos de vista desde veredas diferentes, separados por automóviles que transitan al medio, hablando de lado a lado en voz alta, sin escuchar bien y sin estrecharse la mano, siempre en ‘modo zoom’. ¡Alguna plataforma común, tendremos en algún momento y será bienvenida la diversidad sin perder el perfil que da la unidad! Pisaremos un suelo común. Y me parece que es difícil sin un discernimiento iluminado desde el Espíritu Santo quien abre pistas para reconocer lo permanente y lo que evoluciona sin jamás perder el perfil del carisma. Si es necesario tener más material a mano ¡que llegue, que se aborde sin temor, sin prejuicios! Curiosamente, estamos descubriendo que ya teníamos material, que somos responsables de permanecer en un claro oscuro. Había material todavía larvado ante nuestros ojos. Ya es tiempo de dejar de lado la competencia de quien sabe más o quien sabe menos, ¡ya se expresaron los dolores, no puede darse una catarsis acusadora y plañidera eternamente! ¡la catarsis es sana, pero también retroalimenta la queja, ata al cepo del lamento! ¡ya hay una clara intención de abrir puertas e con la dosis de respeto intransable! Habrá materia compartida y nos comunicaremos de manera civilizada, trascendiendo el ‘estilo blogs’, para discernir en diálogo y a la larga, tomar opciones. El seguimiento al Padre que tantas veces hemos declarado y cantado ‘Mi mano en tu mano… ‘ etc… tiene que ser maduro, libre, lúcido y con una dosis de humildad inteligente. Estamos ante una gran oportunidad para que en la Iglesia se conozca la singularidad del carisma que hasta el día de hoy despierta suspicacias incluso en nuestras filas en puntos esenciales. Hasta el 1 de julio estábamos aletargados, recibiendo y recibiendo, con una que otra protesta por allí o por allá con cierto sesgo de adolescente ofendido -especialmente en Chile- en la hora de diferenciarse de su padre ; es la hora de la madurez, asumir con lucidez, preguntar, intercambiar, sacar conclusiones y saber que todo es proceso que tarda generaciones. ¡han transcurrido 71 años y se dan las mismas sospechas! No hemos capeado el temporal, vendrán nuevos vendavales, pero hay que visualizar la carta de navegación en el Fundador mismo, sin susto de mirar la estatura de hombre grande y de instrumento débil e incompleto. Si antes, nuestro vínculo con él, tenía una dosis de ingenuidad, mañana será con lucidez y con sentido de misión. Conversemos, leamos, pensemos en silencio y también busquemos un diálogo interno con él mismo porque no es mudo ni está ausente. ¡Tenemos una gran oportunidad de vivir esto en un momento coyuntural de la Iglesia! Sufrió Dachau y exilio, lo persiguió el Estado y la Iglesia, hoy su Familia saldrá fortalecida para demostrar que su carisma no es pieza de museo ni libro de anticuario. Gracias por las sugerencias para enriquecer el dialogo.
    Clemencia Baltra

  6. Muy interesante, equilibrado y necesario análisis. Gracias!

  7. Excelente columna, felicitaciones a Wilfried y Klaus, abren muchos flancos con interrogantes que es preciso resolver, para iniciar nuestro camino de renovación en Schoenstatt.Oxigenan la discusión y ordenan la reflexión de la nebulosa en que nos encontramos hoy.
    Muchas gracias!

  8. Buenos puntos… creo que para un hijo de shoenstatt maduro…a la Luz del pontificado de Francisco y la luz de la teologia y pastoral actual es bueno encontrarnos con un kentenich normal…es bueno un dialogo Abierto y diafano…a la luz de un pasado..muchos casos de Santos se les maquillaron con elementos falsos y por eso se quedaron en el pasado…siempre he dicho me gusta conocer mas lo normal del santo….su lucha normal por hacer lo que Dios quiere desde su originalidad…tal como es…iglesia de las nueva playas… adsum

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *