Publicado el 10. febrero 2019 In José Kentenich

Cartas a Josef Fischer – no sólo un documento de la época de fundación

ALEMANIA, Maria Fischer •

„Creo que usted, en honor a nuestra Madre celestial, debe contarnos todas sus experiencias en las que María ha jugado un rol importante. Lo que sea útil lo publicaré para la gloria de María y como estímulo para todos los congregantes. Así usted puede encontrar en la nueva ‘Fahne’[1] algunos extractos de las cartas que usted y otros congregantes escribieron. ¿Quedamos en eso? Siga ayudándome a educar a nuestros congregantes.” Una carta de José Kentenich a Josef Fischer, el prefecto de la Congregación de Estudiantes de Schoenstatt, escrita el 21 de marzo de 1915, exactamente 100 años antes del relanzamiento de schoenstatt.org con un nuevo diseño y con un perfil mucho más agudo, deliberadamente no como medio oficial, sino como una iniciativa libre al servicio de la vida de la Familia de Schoenstatt mundial según el modelo de aquella revista “MTA”, la que celebró y promovió la diversidad de vida y las corrientes de vida sólo dos años después de la fundación de Schoenstatt.—

En base a esta carta a Josef Fischer y a los procesos descritos en ella, se ve que José Kentenich ya utilizaba tanto el auténtico material de las cartas en las que se expresaban las experiencias personales, como también la difusión periodística de experiencias religiosas cotidianas e “ideas schoenstattianas”. Así lo hizo, por lo menos un año antes de la publicación de la revista MTA, practicando y experimentando esto en un contexto más pequeño, o sea, dentro de una revista establecida. Cuando fundó la revista MTA en marzo de 1916, él sabía que lanzaba al mercado algo nuevo, pero ya probado en la vida: “Vanguardia del Concilio Vaticano 2”, lo llamó en 1997 el Prof. Dr. Westerbarkey, decano de la facultad de ciencias sociales en Münster, Alemania. Un producto que fue aceptado no solo por los 180 schoenstattianos que existían en esos años, sino también por los jóvenes, cuyas vidas se desperdiciaron en las trincheras de la Primera Guerra Mundial y que con gran entusiasmo acogeron la esperanza real publicada en la MTA.

Kentenich arriesgó la libertad, arriesgó con la revista MTA la formación de opiniones libres sobre temas tan relevantes, como la propuesta de demoler la “capillita” y reemplazarla por una iglesia grande y digna. Él sabía que esto podía ser peligroso, que el pequeño e incuestionable consenso como base para el libre juego de la vida podía desmoronarse. Esto se lo dijo a su prefecto, quien en más de una oportunidad quiso hacer con todas sus fuerzas y todo su amor una propuesta vinculante para todos. Porque existía un peligro mucho mayor, que Kentenich quiso evitar a toda costa y que lo hizo hasta el final de su vida: el de la intervención “oficial”, la uniformidad y el igualitarismo, la intrusión de “lo oficial” en el espacio libre, en la vida, en la creatividad, en la iniciativa propia, en las desiciones y sobre todo donde reina la generosidad. Mucho más tarde, él intentó anclar la interacción de la comunidad oficial y la libre (por ejemplo en la relación entre comunidad oficial y cursos en las Federaciones), sabiendo muy bien que esto no sería suficiente para proteger y fortalecer el espacio libre tan importante para su Schoenstatt.

“Objetivo y fiel a la vida”

A pesar de que Josef Fischer una y otra vez no tuvo éxito con sus sugerencias en el proceso de formación libre de opinión y voluntad, él sabía mejor que nadie lo importante que era esto para esta nueva estructura, que en ese tiempo aún no se llamaba Schoenstatt, al tener que ser construida sobre la base de mutuas inspiraciones y diálogo y no a través de órdenes. Josef Fischer escribió el 14 de abril de 1916:

“¿Cómo podemos promover esta obra ( Se refiere a la revista MTA. Nota de redacción) en el campo de combate? Sin duda pensar y vivir en el espíritu que se deriva de ella; volver a reflexionar todo lo que se ha propuesto y discutido; compararlo con nuestras experiencias, sacar las consecuencias y luego hablarlo abiertamente con la directiva de la congregación. De esta manera la comunicación se mantendrá objetiva y fiel a la vida” (Josef Fischer, 13/4/1916, MTA 1 (1916/1917), Nr. 6:24)

Las cartas a Josef Fischer ahora son accesibles para todos

El director espiritual del Centro de Schoenstatt Marienfried en Oberkirch, Alemania, el P. Dr. Peter Wolf, publicó las cartas que el Padre Kentenich le escribió a Josef Fischer durante la Primera Guerra Mundial y después de esta. Un tesoro enterrado que finalmente ha sido extraído y puesto a disposición para toda la Familia de Schoenstatt, por el momento solo en idioma alemán.

“Estas cartas son un precioso testimonio de la gran confianza que el Padre Kentenich depositó en aquel entonces joven Josef Fischer. Ellas muestran de muchas maneras cómo el P. Kentenich entendió y ejercitó el acompañamiento espiritual o la guía espiritual, como se le llamaba entonces. Una y otra vez nos muestran cómo el P. Kentenich fue capaz de despertar el sentido de responsabilidad compartida y de involucrar y valorar de igual a igual a un joven estudiante como su colaborador. Estas cartas dejan en claro cuán sensible y con qué aprecio el Padre Kentenich respondió a sus necesidades y preguntas y muestran su gran fidelidad con la que lo acompañó lo largo de los años”, así lo dijo el Dr. Wolf.

Veladas Kentenijianas en el Centro de Schoenstatt Oberkirch

“Desde mediados de 2017 se ofrecen Veladas Kentenijianas en nuestro Centro de seminarios y de formación Marienfried. Surgieron a raiz de la publicación de las conferencias dadas por el padre Kentenich en Oberkirch en 1967. Desde entonces asisten personas interesadas para la lectura y la conversación común sobre el tema. En 2019 el tema de las veladas son las cartas que el fundador le escribió a Josef Fischer. Josef Fischer fue el primer prefecto de los estudiantes de la Congregación Mariana fundada por el director espiritual P. Kentenich. Fischer estaba tan fascinado por la irrupción espiritual en torno al joven P. Kentenich, que no paraba de contarlo una y otra vez a sus compañeros de estudios en Friburgo y en 1919 se formó en la diócesis de Friburgo el primer grupo de Schoenstatt”, así lo relató el P. Dr. Wolf, director espiritual del Centro de Schoenstatt de Marienfried en Oberkirch.

El Dr. Wolf está feliz de poder participar en las Veladas Kentenijianas y poder responder a las preguntas que puedan surgir de la lectura.

Como redación de schoenstatt.org le agradecemos de todo corazón al Dr. Wolf por la publicación de estas cartas.

 

Dr. Peter Wolf (Hrsg.)
Mein lieber Präfekt!
Briefe an Josef Fischer aus der Gründungszeit Schönstatts
Patris Verlag
ISBN: 978-3-946982-07-4

 

 

 

 

 

[1] Revista de las congregaciones marianas

Original: Alemán 3/2/2019. Traducción: Tita Andras, Viena, Austria

 

Etiquetas: , , , , , , ,

4 Responses

  1. Esperamos con ansias pueda ser traducido pronto y compartido al español.

  2. Muy interesante. Veremos cómo las traducimos al castellano. Felicitaciones por la excelente idea

  3. Desde Santiago de Chile Como la podemos comprar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *