Publicado el 16. diciembre 2018 In José Kentenich

Un “rincón del Padre” en Resistencia

ARGENTINA, Araceli Kanjer y Gabriel Aucar •

El RPK como lo llamamos para que sea sorpresa, surge como fruto del año del Padre Kentenich, más específicamente, del Concurso “Conocerlo es Amarlo” organizado por la Familia de Schoenstatt, que se realizó en Resistencia en el Cierre del Año del Padre Kentenich (15 de Septiembre).—

Como preparación para concursar había que leer el Libro “Profeta de María”. Desde ahí sentimos que nos faltaba mucho por conocer del Padre y que él nos estaba invitando a conocerlo más en profundidad.

Por lo tanto, como Juventud quisimos vincularnos más con nuestro fundador y tomar en serio los próximos años de la Obra siendo fieles a su misión y manteniendo vivos en los corazones de todos los que estamos y de los que vendrán, el amor inmenso hacia la Obra de Schoenstatt que el Padre nos inculcó.

Queríamos por ello, tener un espacio donde lo pudiéramos encontrar, donde pudiéramos conocer más sobre él, donde pudiéramos compartir oraciones, y charlas como las que él en vida tenía con sus hijos.

De allí, surgió en nuestros corazones el Rincón del Padre.

Un lugar único en todo el mundo, donde encontramos símbolos que en oración vamos a ir descubriendo.

Ellos son:

Imagen del Padre Kentenich

Somos hoy el fruto de cada una de sus entregas, de sus sacrificios, de su sabiduría y su amor hacia la iglesia y el mundo, somos hoy una familia agradecida y unida.  Por eso, queremos hacerlo presente hoy y siempre no solo en este rincón sino en nuestras vidas, en nuestros corazones, queremos sentirlo cercano e ir aprendiendo día a día de él, tenerlo como verdadero padre que nos lleva a María y con ella hacía Jesús.

A través de su ejemplo buscamos salir al mundo a anunciar el amor de Dios y María, la gloriosa resurrección de Jesús y el divino misterio de la alianza de amor, creciendo conjuntamente como hermanos en la fe, como amigos y como familia.

Símbolo de Dios Padre

Aquel que todo lo ve, supo ver en el Padre la grandeza y pequeñez que necesitaba para una misión tan grande como la de formar una familia que lleve y enaltezca a María.  Por eso queremos hacer presente el Símbolo del padre, para que él también sepa ver en nosotros la misión que el mundo necesita.

Cruz

La Cruz como símbolo de unión, de entrelazado, de sacrificios pero por sobre todo, de AMOR, de desprendimiento y entrega verdadera, como todas aquellas que nuestro fundador dio para fortalecer a la familia de Schoenstatt. Que esta cruz simbolice para nosotros la alegría de la resurrección, del cambio, del dolor, pero aquel dolor que nos enseña y nos muestra que tan grande es el amor y poder de Dios.

Manos del padre

Queremos recorrer nuestras vidas de su mano, esas manos que conocen del trabajo y el sacrificio, las que sufrieron en el campo de concentración, las que escribieron desde el amor, y las que conocieron la gloria cada vez que realizaban el milagro de la eucaristía.

Que esas manos que hoy vemos sean símbolo de su humanidad, para que entendamos que la perfección está tann solo en el corazón.

Santuario

“Así como el pájaro ama su nido, yo amo mi santuario”. Este es el lugar donde todo empezó y donde hoy mas de 100 años después todo sigue sucediendo, que este presente en el Rincón del Padre significa un anhelo, que nos recuerde la necesidad de aportar y crecer espiritualmente para conquistar la casa de María en nuestras tierras.

Pelícano

El Padre Kentenich dio hasta lo último y todo por su familia, fue hasta lo mas profundo del amor hacia Schoenstatt, hasta el punto de dar la vida por aquellos que amaba, hasta sin conocerlos. Esta imagen busca ser reflejo de lo impactante que pueden ser los actos de valentía y amor hacia los demás, que nos sirva como ejemplo y  camino a seguir, para con el mundo, la familia y todo aquel que necesite de nosotros.

Medalla de Alianza

Que en este rincón se haga presente y nos recuerde la entrega desinteresada que realizamos y el compromiso que asumimos de llevar a María en lo mas profundo de nuestro corazón. Encontrar en la Alianza de Amor las raíces de esta familia que busca día a día crecer en la unión, el amor, la compresión, la sabiduría, una familia que busca ser respuesta del mundo y cambiarlo para bien, para que se acerque a Dios, a Jesús, a María, que el mundo renazca en la alianza de amor y sea por obra nuestra, de los jóvenes, con el padre, el  hijo y el espíritu santo.

Todo ello, va a ir siendo conquistado de a poco, dándole el valor que corresponde y a su vez vamos a ir aprendiendo como cada símbolo identifica al Padre y su obra en Schoesntatt.

Cómo un hombre pudo superar todo y animar a miles de jóvenes a llegar a nuestro Padre Dios

Este año del Padre Kentenich estoy lleno de sorpresas y alegrías, siempre decía que algo me faltaba, si bien formo parte de este gran movimiento hace unos años, sentía el deseo de conocer más, sus orígenes, su historia. Días después de tomar esa decisión, llegó la invitación a ir al RPK, y tratando de adivinar ¿que era lo que significaba?, el gran día llegó, donde mi corazón se sentía tan bien, con tanta paz, porque ese propósito comenzaba a caminar. Es increíble tener un Rincón del Padre donde puedo ver plasmado cómo un hombre, frente a toda adversidad, alentado por su amor a nuestra Madre, pudo superar todo y animar a miles de jóvenes a llegar a nuestro Padre Dios por medio de María.

Es un año muy cargado de emociones, desde tener nuestro posible terreno para nuestro anhelado Santuario, pasando por la llegada del cuadro de nuestra Mater, hasta tener el lugar donde conectarnos aún más del Padre fundador del movimiento de Schoenstatt, ahí vemos plasmado como Dios esta con nosotros y día a día nos alienta a seguir creciendo y caminando en ese sueño que inició el Padre Kentenich como fiel servidor.

                                                                                                             Gabriel Aucar – Juventud Masculina.

 

El Padre Kentenich en Resistencia – presente

En el año del Padre Kentenich, en medio de mi preparación para la Alianza con el Padre, apareció la gran bendición de tener en Resistencia un Rincón del Padre. La gracia abunda en nuestra familia y mi corazón no puede estar más agradecido por tan lindo regalo.

Es hermoso saber que con nuestros aportes, nuestros esfuerzos, nuestra entrega se va a ir conquistando cada partecita de ese rincón especial.

En el año en que María pisó fuerte el Chaco, haciéndose más presente a través del cuadro que irá en nuestro futuro Santuario; nuestro amado Padre Kentenich como su fiel servidor también pisa fuerte y ahora tiene su rinconcito para que podamos recordarlo. Espero que podamos tomar conciencia de toda la gracia de la que somos acreedores y regalarles todo el amor que tenemos en cada entrega.

                                                                                                          Guada Medina – Juventud Femenina.

 

Etiquetas: , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *