Publicado el 2015-03-05 In José Kentenich

Viaje jubilar a Milwaukee: cincuenta años del fin del exilio del P. Kentenich

ALMANIA/USA, mda. Han pasado cincuenta años desde aquellos días, en los que alguien de la redacción de schoenschtatt.org estaba en el jardín de infancia y contestó a una pregunta de la profesora sobre una cuidad de América con un divertido nombre “¡Milwaukee!”, y a su confuso “¿qué es eso?”, replicó: “Allí vive un exiliado, es uno, al que algunos tienen tanto miedo, que lo querían tener muy lejos.” Pocos meses después el P. Kentenich – así se llamaba el “exiliado“ – abandonó Milwaukee y partió hacia Roma, en donde vivió el fin del Concilio y bendijo simbólicamente la primera piedra del santuario de Schoenstatt en Roma, volviendo en la Nochebuena del 65 a Schoenstatt. Milwaukee era historia. Nadie podía suponer en 1965, ni siquiera el alumno del jardín de infancia, que Milwaukee fuera más que un lugar al que se mandaba a alguien a quien se quería tener lejos, que ese “exiliado” pudiera desarrollar allí una fecundidad insospechada, tanto que, decenios más tarde, “Milwaukee” fuera la meta de muchos peregrinos. En agosto de 2015 schoenstattianos de Alemania estarán allí, participando en los ejercicios para peregrinos a Milwaukee.

«El P. Kentenich trajo algo nuevo del exilio en Milwaukee: una nueva imagen de Dios–Padre, del hombre–niño y de la comunidad. Es un mensaje que adquiere una nueva actualidad a la luz de la visión de la Iglesia del Papa Francisco”, se dice en el prospecto del viaje jubilar a Milwaukee, que tendrá lugar entre el 15 y el 29 de agosto de 2015, bajo la acreditada dirección del Dr. Rainer Birkenmaier, de Oberkirch y su equipo. En el lugar está a disposición del grupo la Hna. M. Carol Winkler como testigo e interlocutora.

Objetivo de los ejercicios para peregrinos

«Los ejercicios para peregrinos tienen como objetivo desbloquear el mundo de Milwaukee todavía oculto. Al encontrarse en los lugares del exilio y con las personas que experimentaron de cerca al padre Kentenich, los peregrinos pueden descubrirlo de una manera nueva y construir una relación más profunda con él «, promete el prospecto – y muchos, de los que en los últimos años (algunos más de una vez) han participado en los ejercicios para peregrinos, atestiguan que esto no son sólo palabras. Claro que van a conocer los que vayan al viaje a Milwaukee – como todos los que participan en algún viaje a los lugares históricos de Schoenstatt – los lugares y la historia. Reciben información sobre el tiempo del exilio y se encuentran con testigos de la época. Esto es lo que corresponde, pero no es todo. Durante los ejercicios para peregrinos a Milwaukee hay tiempos de silencio y de meditación personal, impulsos al tema, tiempos de oración y eucaristías, además de la oferta de dirección espiritual.

Personas que viven la Alianza de Amor en Schoenstatt y desean profundizar su vinculación con el P. Kentenich y experimentar en sí su fuerza transformadora, están invitados a estos días tan especiales en un año tan especial.


Original: alemán. Traducción: Maria Paz Leiva, Madrid, España

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicado el In José Kentenich

Viaje jubilar a Milwaukee: cincuenta años del fin del exilio del P. Kentenich

ALMANIA/USA, mda.

Han pasado cincuenta años desde aquellos días, en los que alguien de la redacción de schoenschtatt.org estaba en el jardín de infantes y contestó a una pregunta de la profesora sobre una cuidad de América con un divertido nombre “¡Milwaukee!”, y a su confuso “¿qué es eso?”, replicó: “Allí vive un exiliado, es uno, al que algunos tienen tanto miedo, que lo querían tener muy lejos.” Pocos meses después el P. Kentenich – así se llamaba el “exiliado“ – abandonó Milwaukee y partió hacia Roma, en donde vivió el fin del Concilio y bendijo simbólicamente la primera piedra del Santuario de Schoenstatt en Roma, volviendo en la Nochebuena del 65 a Schoenstatt. Milwaukee era historia. Nadie podía suponer en 1965, ni siquiera el alumno del jardín de infantes, que Milwaukee fuera más que un lugar al que se mandaba a alguien a quien se quería tener lejos, que ese “exiliado” pudiera desarrollar allí una fecundidad insospechada, tanto que, decenios más tarde, “Milwaukee” fuera la meta de muchos peregrinos. En agosto de 2015 schoenstattianos de Alemania estarán allí, participando en los ejercicios para peregrinos a Milwaukee.

«El P. Kentenich trajo algo nuevo del exilio en Milwaukee: una nueva imagen de Dios–Padre, del hombre–niño y de la comunidad. Es un mensaje que adquiere una nueva actualidad a la luz de la visión de la Iglesia del Papa Francisco”, se dice en el prospecto del viaje jubilar a Milwaukee, que tendrá lugar entre el 15 y el 29 de agosto de 2015, bajo la acreditada dirección del Dr. Rainer Birkenmaier, de Oberkirch y su equipo. En el lugar está a disposición del grupo la Hna. M. Carol Winkler como testigo e interlocutora.

Objetivo de los ejercicios para peregrinos

«Los ejercicios para peregrinos tienen como objetivo desbloquear el mundo de Milwaukee todavía oculto. Al encontrarse en los lugares del exilio y con las personas que experimentaron de cerca al padre Kentenich, los peregrinos pueden descubrirlo de una manera nueva y construir una relación más profunda con él «, promete el prospecto – y muchos, de los que en los últimos años (algunos más de una vez) han participado en los ejercicios para peregrinos, atestiguan que esto no son sólo palabras. Claro que van a conocer los que vayan al viaje a Milwaukee – como todos los que participan en algún viaje a los lugares históricos de Schoenstatt – los lugares y la historia. Reciben información sobre el tiempo del exilio y se encuentran con testigos de la época. Esto es lo que corresponde, pero no es todo. Durante los ejercicios para peregrinos a Milwaukee hay tiempos de silencio y de meditación personal, tiempos de oración y eucaristías, además de la oferta de dirección espiritual.

Personas que viven la Alianza de Amor en Schoenstatt y desean profundizar su vinculación con el P. Kentenich y experimentar en sí su fuerza transformadora, están invitados a estos días tan especiales en un año tan especial.


Original: alemán. Traducción: Maria Paz Leiva, Madrid, España

Etiquetas: , , , ,

1 Responses

  1. YO ESTUBE EN MILWOKEE , INOLVIDABLE EXPREIENCIA , ENCUENTRO CON EL PADRE KENTENICH , COMO SI REALMENTE LO HUBIERa conocido cuando vivia . Yo siento que así fue , sucedió en milwokee……en la puerta del Santuario del exilio , expriencia ,hermoza, inolvidable . Conociomos a una hermana que había estado con él . EL Santuario con ruedas, transportado al frente …….Los matrimonios de los lunes …………….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *