Publicado el 28. octubre 2018 In Sinodo 18

Compartimos tu sueño: una Iglesia en salida, abierta a todos, sobre todo a los más débiles, una Iglesia “hospital de campo”.

Sínodo 2018, Maria Fischer con material de AICA y Aleteia •

Nosotros queremos afirmar que compartimos tu sueño: una Iglesia en salida, abierta a todos, sobre todo a los más débiles, una Iglesia “hospital de campo”.
En la víspera de la última jornada de trabajos sinodales, el viernes 26 de octubre los presentes celebraron con una fiesta el trabajo compartido durante el Sínodo de Obispos convocado por el papa Francisco. En ese marco, los jóvenes participantes entregaron al Santo Padre una carta en agradecimiento. Es una carta breve, de pocos párafos, una carta que se podría titular: Una alianza solidaria de la juventud con el Papa Francisco. —

Frente: Lucas Galhardo, de la JM de Brasil

Los jóvenes auditores que participaron en el Sínodo, entre ellos Lucas Galhardo de la Juventud Masculina de Brasil, quisieron dar las gracias a Francisco, a través de una carta llena de afecto en la que mostraron su gratitud al Pontífice: “Estamos contigo y con los obispos de nuestra Iglesia, incluso en los momentos de dificultad”, expresaron, reafirmando una vez más que comparten el sueño de Francisco: “una Iglesia en salida, abierta a todos, en especial a los más débiles, una Iglesia hospital de campaña”.

Se trata de un mensaje muy significativo, signo concreto de la cercanía mutua creada en estas casi cuatro semanas de trabajo conjunto en el Vaticano.

Queridísimo Papa Francisco,

nosotros, los jóvenes, presentes en el Sínodo, queremos aprovechar esta ocasión para expresarte nuestra gratitud y nuestra alegría por habernos dado el espacio para hacer juntos este pequeño pedazo de historia.

Las nuevas ideas necesitan espacio y tú nos lo has dado. El mundo de hoy, que nos presenta a los jóvenes oportunidades inéditas además de tantos sufrimientos, necesita nuevas respuestas y nuevas energías de amor.

Necesita volver a encontrar la esperanza y vivir la felicidad que se siente al dar más que en al recibir, trabajando por un mundo mejor.

Nosotros queremos afirmar que compartimos tu sueño: una Iglesia en salida, abierta a todos, sobre todo a los más débiles, una Iglesia “hospital de campo”.

Ya somos parte activa de esta Iglesia y queremos seguir comprometiéndonos concretamente para mejorar nuestras ciudades y escuelas, el mundo socio-político y los ambientes de trabajo, difundiendo una cultura de la paz y de la solidaridad, y poniendo al centro a los pobres, en quienes se reconoce a Jesús mismo.

Al final de este Sínodo deseamos decirte que estamos contigo y con todos los obispos de nuestra Iglesia, incluso en los momentos de dificultad. Te rogamos que continúes el camino que has emprendido y te prometemos nuestro absoluto apoyo y nuestra oración cotidiana”.

En la actitud del Dilexit Ecclesiam de nuestro Fundador, ¿nos sumamos a la juventud?

Etiquetas: , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *