unidad

Publicado el 2022-06-05 In Francisco - Mensaje

La unidad no es simplemente un fin en sí misma

PENTECOSTÉS 2022 •

Cuatro mensajes sobre Pentecostés, cuatro mensajes sobre la unidad: El 3 de junio, en el Palacio Apostólico Vaticano, el Santo Padre Francisco recibió en audiencia a una delegación de jóvenes sacerdotes y monjes de las Iglesias Ortodoxas Orientales, dándoles cuatro enseñanzas para entender la unidad – aquella unidad siempre anhelada y siempre en peligro de ser convertido en fin en sí mismo, en uniformidad, y desde la uniformidad en masificación y espiritu de esclavo. —

Un mensaje en cuatro partes, que ojala sirve para los encuentros de Pentecostés.

1 Pentecostés: la unidad es un don que viene de lo alto

El primer pensamiento es que la unidad es un don, un fuego que viene de lo alto. Por supuesto, sin cansarnos debemos rezar, trabajar, dialogar, prepararnos para que esta gracia extraordinaria pueda ser recibida. Sin embargo, la consecución de la unidad no es principalmente un fruto de la tierra, sino del Cielo; no es principalmente el resultado de nuestro compromiso, de nuestros esfuerzos y de nuestros acuerdos, sino de la acción del Espíritu Santo, al que debemos abrir nuestro corazón con confianza para que nos conduzca por los caminos de la plena comunión. La unidad es una gracia, un regalo.


2 Pentecostés: la unidad es armonía en la diversidad, no uniformidad

Una segunda enseñanza de Pentecostés es que la unidad es armonía. Su delegación, compuesta por Iglesias de diferentes tradiciones en comunión de fe y sacramentos, ilustra bien esta realidad. La unidad no es la uniformidad, ni el fruto de un compromiso o de frágiles equilibrios diplomáticos. La unidad es la armonía en la diversidad de carismas suscitados por el Espíritu. Porque al Espíritu Santo le gusta suscitar tanto la multiplicidad como la unidad, como en Pentecostés, donde las diferentes lenguas no se redujeron a una, sino que se asimilaron en su pluralidad. La armonía es el camino del Espíritu, porque Él mismo, como dice San Basilio el Grande, es armonía.


3 Pentecostés: la unidad es un viaje

Una tercera enseñanza del Día de Pentecostés es que la unidad es un viaje. No se trata de un proyecto que hay que escribir, un plan estudiado en un escritorio; no se hace en la inmovilidad, sino en el movimiento, en el nuevo dinamismo que el Espíritu, a partir de Pentecostés, imparte a los discípulos. Se hace a medida que se avanza: crece al compartir, paso a paso, en la voluntad común de acoger las alegrías y las dificultades del viaje, en las sorpresas que surgen en el camino. Como escribe San Pablo a los Gálatas, estamos obligados a caminar según el Espíritu (cf. Gal 5,16.25). O, como dice San Ireneo, al que recientemente he proclamado Doctor de la Unidad, la Iglesia es tôn adelphôn synodia, expresión que puede traducirse como «una caravana de hermanos». He aquí que en esta caravana crece y madura la unidad, que -al estilo de Dios- no llega como un milagro repentino y llamativo, sino en el compartir paciente y perseverante de un viaje hecho juntos.


4 Pentecostés: la unidad no es fin en sí mismo, sino que está vinculada a la fecundidad del anuncio

Un último aspecto. La unidad no es simplemente un fin en sí misma, sino que está vinculada a la fecundidad del anuncio: la unidad es para la misión. Como rezó Jesús: «Que todos sean uno… para que el mundo crea» (Jn 17,21). En Pentecostés la Iglesia nació misionera. Y todavía hoy el mundo espera, incluso sin saberlo, conocer el Evangelio de la caridad, de la libertad y de la paz que estamos llamados a testimoniar unos junto a otros, no unos contra otros o alejados unos de otros. A este respecto, agradezco el testimonio común que ofrecen vuestras Iglesias, y pienso especialmente en aquellos -y son muchos- que han sellado con sangre su fe en Cristo. Gracias por todas las semillas de amor y de esperanza esparcidas, en nombre del Crucificado resucitado, en diversas regiones todavía marcadas, por desgracia, por la violencia y los conflictos demasiado a menudo olvidados.

Papa Francisco, 4.6.2022


Unión que no masifica
Siempre allí reinen amor
verdad y justicia,
y esa unión que no masifica,
que no conduce al espíritu de esclavo.

P. José Kentenich, Hacia el Padre, N°. 496

Etiquetas: , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.