Publicado el 29. febrero 2016 In Francisco - Mensaje

Como dicho a nosotros: Francisco sobre… el hombre en el centro de la empresa

Francisco, semana tras semana (6) •

La cita de esta semana la tomamos del discurso del Santo Padre a mas de siete mil empresarios italianos de Confindustria, Confederación General de la Industria Italiana, que desde hace más de cien años reúne a más de ciento cincuenta mil empresas (texto completo)

Leamos, escuchemos esta semana el mensaje a los empresarios como dicho a nosotros, un Movimiento con un gran número de empresarios y ejecutivos, muchos de ellos organizados en el Centro Ibero-Americano de Empresarios y Ejecutivos (CIEES) o en la IKAF (Academia Internacional Kentenijiana de Ejecutivos), un movimiento a cargo de empresas propias como Casas, Editoriales y Fundaciones con unos o muchos empleados, a un Movimiento que se siente llamado a plasmar una cultura de alianza también en el mundo del trabajo.

En el complejo mundo de la empresa, «trabajar juntos» significa invertir en proyectos que sepan involucrar sujetos que a menudo son olvidados o descuidados. Entre ellos, sobre todo, las familias, focos de humanidad, en las cuales la experiencia del trabajo, el sacrificio que lo alimenta y los frutos que derivan encuentran sentido y valor. Y, junto con las familias, no podemos olvidar las categorías más débiles y marginadas, como los ancianos, que podrían todavía expresar recursos y energía para una colaboración activa pero a menudo son descartados como inútiles e improductivos. ¿Y qué decir de todos aquellos trabajadores potenciales, especialmente de los jóvenes, prisioneros de la precariedad o de largos periodos de desempleo, no son interpelados por una solicitud de trabajo para darles, tanto como un salario justo, aquella dignidad de la que a veces se sienten privados?

Todas estas fuerzas, juntas, pueden hacer la diferencia en una empresa que ponga en el centro a la persona, la calidad de sus relaciones, la autenticidad de su esfuerzo por construir un mundo más justo, un mundo que sea, en verdad, de todos. “Hacer juntos”, significa, de hecho, establecer el trabajo no sobre el genio solitario de un individuo, sino sobre la colaboración de muchos. Significa en otros términos, “tejer redes” para valorar los dones de todos, sin dejar de lado el carácter único e irrepetible de cada uno. Que al centro de cada empresa sea, por lo tanto, el hombre: no aquel ser abstracto, ideal, teórico, sino aquel individuo concreto, con sus sueños, sus necesidades, sus esperanzas y sus fatigas.

Contemplaremos este mensaje según lo que conocemos del Padre Kentenich:

  • ¿Qué es lo que Francisco me dice a mí, nos dice a nosotros como empresarios, ejecutivos, gerentes, encargados de casas, fundaciones, lugares de trabajo?
  • ¿Qué es lo que me digo a mí como respuesta?
  • ¿Qué es lo que le respondo a Francisco, en alianza solidaria?

Invitamos a hacerlo, pues estamos convencidos de que Dios nos habla por medio de Francisco.

Invitamos a entrar en diálogo con Francisco, diálogo que crea encuentro, cultura de encuentro, que es cultura de alianza.

Abrimos el espacio para entrar en diálogo, dejando sus respuestas como comentario debajo de este artículo…y/o respondiendo a los que han escrito sus pensamientos.

 

Etiquetas: , , , , , ,