Publicado el 6. julio 2016 In Juntos por Europa

Lo vivo y lo móvil es más importante…

JUNTOS POR EUROPA. Impresiones del 1º de julio de 2016 por la mañana •

“¡Esto es increíble, esto es simplemente genial!”, Manuela Miller no demoró mucho con el saludo introductorio. Ella y su esposo Peter hablaron en uno de los diecinueve foros del primer día del congreso “Juntos por Europa”, pero no se refería a esto sino a la sensación de apertura hacia el otro y de la unidad que experimentó ese primer día por los innumerables encuentros con nuevos y viejos amigos, tanto de su movimiento, como de otros; de la calidad de los debates a pesar de que la cantidad de idiomas representaba muchas veces un gran desafío.

20160701_104632_1277MfE_FrPlenum1_FotoHaaf_Bildgröße ändern

“¿Do you speak german?» pregunta una señora del movimiento de Vineyard de Munich a su vecino de asiento, quien rápidamente responde en alemán: “Sí claro ¡desde que nací!”, y después continúa una amena conversación hasta que la música anuncia el siguiente punto del programa.

“Lo que más me impresionó ayer fueron son los foros” comenta una señora del movimiento de los Focolares. «Se podía percibir tanta convicción que Europa nos necesita, cómo Europa no es posible sin nuestro compromiso como cristianos en la economía, sin nuestro desayuno para los pobres…” El sabor del pan compartido no se compara con nada, recordó la Hna. Dra. Nicole Grochowina citando una frase de los eslóganes para resumir los foros del jueves. Lo formuló en tres imperativos: ¡Sentémonos a la mesa con todos, con aquellos con los que Jesús también se sentó, como amigos!  ¡Miremos nuestras propias heridas y salgamos de la retórica de lucha: en lugar de esto transmitamos consuelo y sanación! Y por último – acompañado por aplausos –: ¡Seamos misioneros de la esperanza en medio del mundo! Se podía percibir cómo el mensaje llegó a los más de mil participantes.

¿Dónde está Europa en éste momento?

El Prof. Dr. Marco Impagliazzo, presidente de la Comunidad de Sant’Egidio, recordó los momentos más relevantes de la historia de los inicios de Europa, con su enorme diversidad de religiones, lenguas, tendencias y culturas y del por qué, precisamente por eso, Cristo puede ser el modelo adecuado para un mundo globalizado. Pero la Europa de los padres – aquellos grandes europeos que querían lograr una Europa en paz – no es automáticamente la Europa de los hijos. Esa Europa es la que se quiere conquistar: “el cristianismo tiene un poderoso mensaje para Europa”.

Una y otra vez se observan entre el público a personas asintiendo con la cabeza, también cuando Gérard Testard (de Efesia en París) invitó a llevar la fe al ámbito público y no reservarla solamente para el nicho de la privacidad.

«Eso es un desafío», murmuró alguien como respuesta a las declaraciones del Prof. Dr. Michael Hochschild, que confía y exige a los movimientos eclesiales a que den la respuesta a la crisis europea; ya que la profunda crisis del sistema de la modernidad no necesita otra simple adaptación, sino que demanda el nacimiento de un nuevo mundo y por lo tanto, de una nueva forma de pensar y de actuar. Los nuevos movimientos eclesiales tienen una visión del futuro y la voluntad de hacerla concreta. La indeterminación y la falta de visión de la sociedad son la verdadera prueba de fuego para los movimientos, que no sólo deben ser espirituales, sino también sociales, movimientos que sean formadores de la sociedad, y no con un fin en sí mismos. Aquello que está vivo y móvil, es para el hombre actual y el mundo que construye, más importante que lo burocrático y estático, afirma Hochschild. Como un leve suspiro se escucha de una de las filas de atrás: “Entonces hay mucho para cambiar”,  y alguien también susurró: ¡vivo, móvil, sí, exactamente!

 

20160701_115907_1452MfE_FrPlenum1_FotoHaaf_Bildgröße ändern

Herbert Lauenroth

El ecumenismo del testimonio

“Las diferencias doctrinales no son importantes cuando se realiza juntos algo concreto, ya que las personas a quienes damos cobijo y algo para comer, no preguntan si somos católicos o protestantes” dijo con convicción un señor mayor que llegó la mañana del 1º de julio al Circus-Krone-Bau en Munich (lugar donde se lleva a cabo el congreso). Y uno conversa con otras personas tan espontáneamente, como si las conociera de toda la vida. En estos días, el Papa Francisco habló una vez más acerca del ecumenismo de la sangre que ya es realidad, pues cuando los cristianos son perseguidos y asesinados, nadie les pregunta acerca de su denominación. El ecumenismo del testimonio, de las acciones en común, se hace palpable en Munich.

“Esta vez no estoy como coordinador, sino simplemente como un participante” dijo Erich Berger de Viena. “Pero no podemos dejar pasar esta oportunidad ¡ésta atmósfera no tiene precio!”

“Un fuerte llamado espiritual nos incita a superar el miedo que hace que Europa se vea como una fortaleza y nos alienta como a un trapecista a saltar y confiar en que los brazos de Dios nos van a recibir”, exhorta Herbert Lauenroth del movimiento de los Focolares a los participantes y al mismo tiempo los envía hacia las periferias, hacia los pobres, porque ellos poseen un mensaje que tiene que venir de las periferias hacia el centro.

Fe, esperanza y amor: las palabras de Maria Voce, presidenta del movimiento de los Focolares, Thomas Römer del YMCA de Munich y Steffen Kern de la asociación de comunidades evangélicas de Württemberg muestran la misión de Juntos por Europa hoy. Esa Europa cuyos sueños y visiones parecen atravesar la noche (Maria Voce), no debe estar condenada a ser un continente viejo y cansado, ya que “estamos aquí porque creemos en algo que no se desvanece”. Los apóstoles vinieron a ayudar Europa con el evangelio (Thomas Römer) y el evangelio ha marcado a Europa con sus valores. Y la sigue marcando, sea en la “Casa Esperanza” en la zona roja de Stuttgart y “en medio de las villas miseria de Europa”.

Cuando la gente conversa durante la comida acerca de lo que escucharon en una presentación, es porque algo les ha tocado hondamente. Ese mediodía hablaron de esto.

20160701_125035_1549MfE_FrPlenum2_FotoHaaf_Bildgröße ändern
Original: alemán. Traducción: Gilka Aranibar, Hannover, Alemania. Colaboración: aat, Argentina

Etiquetas: , , , , , , , , ,