Publicado el 5. julio 2016 In Juntos por Europa

Con la reconciliación comienza el futuro

“A estos cristianos ya no hay quién los separe, van de la mano”. El cardenal Reinhard Marx no fue el único de los 5.000 participantes que se mostró visiblemente conmovido por el ambiente del mitin de clausura de “Juntos por Europa”, en Munich. Tras dos días de denso programa en el Circus Krone, los cristianos de 200 Comunidades y Movimientos, procedentes de 32 países, querían realizar públicamente un signo de reconciliación y unión entre las confesiones. «Juntos por Europa” es una fuerza de cohesión, con el claro objetivo de traducir los valores, que son la base del cristianismo, en una respuesta concreta a los desafíos de un continente en crisis”, dijo el Papa Francisco en un videomensaje.

Quizá no haya habido nunca una necesidad como esta, de estar juntos y actuar de manera solidaria, añadió el Patriarca Bartolomé I, de Constantinopla, también por videomensaje. Esto valdría tanto en Europa como a nivel global. Los cristianos estarían llamados a dar testimonio del principio fundamental de la Iglesia: la Comunidad.

20160702_153303_0347MfE_Sa_Kundgebung_FotoGraf-1_Bildgröße ändern

El obispo luterano Heinrich Bedford-Strohm comentó mirando al público: “No tengo que dar un mensaje de unidad, en vosotros tengo ante mí la unidad”.

El Metropolitano Serafin Jonata, el Cardenal Kurt Koch y el obispo luterano Otfried July hablaron de sus alegrías, preocupaciones y esperanzas en el compromiso por lo ecuménico. Se dio lectura a una oración común, en la que pidieron perdón, pidieron por nuevos caminos juntos y se abrazaron como señal de reconciliación.

20160702_165325_0044MfE_Sa_Kundgebung_FotoGraf_Bildgröße ändern

Marx, Bedford-Strohm

“Juntos por Europa“ no sólo quiere acercar a los cristianos entre sí, sino que quiere que participen juntos y activamente en la sociedad. Maria Voce, presidenta del Movimiento Focolar preguntó: “¿Es la unidad un sueño, una utopía? No, es nuestra experiencia. Nos une el amor de Dios, que ha abierto nuestros ojos y nuestros corazones, para rodear los miedos, las lágrimas y las esperanzas de este continente”. Y Marco Impagliazzo, presidente de la Comunidad de San Egidio, llamó al compromiso para que “no se quede en una Europa de los padres, sino que llegue a ser la Europa de nuestros hijos”. A todos conmovió la oración cantada de Wajd Asmar, una cristiana de 17 años, de Siria, y recordó la responsabilidad universal de Europa.

20160702_181036_2513MfE_Sa_Kundgebung_FotoHaaf_Bildgröße ändern

Tras cada intervención se quitaba de la tribuna una tabla de la gran “Puerta al Futuro”, hasta que quedó totalmente abierta con la “llave de la reconciliación”. Cada participante recibió al final una llave simbólica. Sergej Altuchov, de Rusia, conmovió con su testimonio sobre la reconciliación entre rusos y alemanes y aclaró, a continuación, que le llevaría esa llave de la reconciliación a su presidente Vladimir Putin.

Los organizadores invitaron en el mensaje de clausura conjunto a un compromiso reforzado como cristianos en Europa. Llamaron a vivir y a fortalecer una “cultura del respeto y el aprecio del otro, también del extranjero” y a los “responsables de las Iglesias, a superar las divisiones”.

La fiesta continuó hasta la noche, con mucha música e impulsos.

20160702_155357_4732MfE_Sa_Kundgebung_FotoBrehm_Bildgröße ändern

Más información, Fotos, Videos, Documentación:  www.together4europe.org

Video (grabación de la transmision en vivo)

Original: alemán. Traducción: Maria Paz Leiva, Madrid, España/mf-cm

Etiquetas: , , , , , ,