Papa Francisco na Capelinha das Aparições no Santuário de Fátima | Pope Francis in the Chapel of the Apparitions at the Shrine of Fatima Fotos: :copyright: Santuário de Fátima \ JMJ 2023

Publicado el 2023-08-06 In JMJ Lisboa

Nuestra Señora apurada

JMJ LISBOA 2023, Maria Fischer •

Lo hizo de nuevo. Salió del manuscrito. Improvisó. Francisco habló desde el corazón y presentó una nueva advocación de María: Nuestra Señora apurada. Nuestra Señora que corre. —

Peregrinos vendo o Papa / Pilgrims watching the PopePhoto: © Agencia Lusa

Peregrinos vendo o Papa / Pilgrims watching the Pope – Photo: © Agencia Lusa / JMJ Lisboa 2023

“Después de que Francisco terminara su discurso en el famoso santuario mariano de Fátima, en Portugal, el sábado por la mañana, la confusión entre los periodistas presentes era, sin embargo, grande”, escribe una periodista alemana medio enojada. “La razón: el mensaje de paz generalmente esperado no se materializó. En lugar de un discurso y una oración, Francisco se limitó a un breve discurso en el que habló de María y de su deseo de una Iglesia abierta a todas las personas”.

El Espíritu Santo es más fuerte que las expectativas, y la espontaneidad de Francisco más fuerte que un texto preparado…

“La Virgen que sale corriendo, cada vez que hay un problema, cada vez que la invocamos, no tarda, viene, se apura, ‘Nuestra Señora apurada’, ¿les gusta eso?”

Los misioneros de la Campaña de la Virgen Peregrina seguramente gritan que sí. Es así como ellos la experimentan a ella. Corre.

Que ella nos haga correr.

Fatima

 

Queridas hermanas y hermanos:

¡Bom dia! Gracias, Mons. Ornelas, por sus palabras y gracias a todos ustedes por la presencia y la oración. Hemos rezado el Rosario, una oración bella y llena de vida, porque nos pone en contacto con la vida de Jesús y de María.

Y hemos meditado los misterios gozosos, que nos recuerdan que la Iglesia puede solamente ser un hogar lleno de gozo. La pequeña capilla en la que nos encontramos es como una hermosa imagen de la Iglesia: acogedora, sin puertas. La Iglesia no tiene puertas, para que todos puedan entrar.

Y aquí también podemos insistir en que todos puedan entrar, porque esta es la casa de la Madre, y una madre siempre tiene el corazón abierto para todos sus hijos, todos, todos, todos, sin exclusión. Y estamos aquí, bajo la mirada maternal de María, estamos aquí como Iglesia, Iglesia Madre.

Y la peregrinación es un rasgo mariano, porque la primera en hacer una peregrinación después de la anunciación de Jesús fue María. Apenas se enteró que su prima estaba embarazada, ya muy mayor la prima, salió corriendo. Es una traducción un poco libre, pero el Evangelio dice, «salió con apuro», nosotros diríamos, salió corriendo, salió corriendo con ese afán de ayudar, de estar presente.

Hay tantas advocaciones de María, pero una que podemos decir, también pensando, es esta: la Virgen que sale corriendo, cada vez que hay un problema, cada vez que la invocamos, no tarda, viene, se apura, «Nuestra Señora apurada«, ¿les gusta eso? Lo digamos todos juntos: Nuestra Señora apurada. Se apura para estar cerca de nosotros, se apura porque es Madre. «Apressada», en portugués se dice: apressada —me dice Mons. Ornelas—, Nuestra Señora apressada.

Y así acompaña la vida de Jesús, y no se esconde después de la Resurrección, acompaña a los discípulos, esperando el Espíritu Santo, y acompaña a la Iglesia que empieza a crecer después de Pentecostés. Nuestra Señora apressada y Nuestra Señora que acompaña, siempre acompaña. ¡Nunca es protagonista!

El gesto de María Madre de acoger es doble, primero acoge y después señala a Jesús. María en su vida no hace otra cosa que señalar a Jesús. «Hagan lo que Él les diga», sigan a Jesús. Estos son los dos gestos de María, pensémoslo bien: nos acoge a todos y señala a Jesús, y esto lo hace un poco apurada, apressada. Nuestra Señora apressada, que nos acoge a todos y nos señala a Jesús.

Y cada vez que venimos aquí, recordamos esto: María aquí se hizo presente de una manera especial, para que la incredulidad de tantos corazones se abriera a Jesús, con su presencia nos señala a Jesús, siempre señala a Jesús. Y hoy está aquí entre nosotros, está siempre entre nosotros, pero hoy la sentimos mucho más cerca. María apurada.

Amigos, Jesús nos ama hasta tal punto de identificarse con nosotros, y nos pide que colaboremos con Él, y María nos señala esto que nos pide Jesús, caminar en la vida colaborando con Él. Quisiera que hoy miremos la imagen de María, y cada uno piense: ¿qué me dice María como Madre?, ¿qué me está señalando con el dedo? Nos señala a Jesús, a veces nos señala también alguna cosita que en el corazón no funciona bien, pero siempre señala. Madre, ¿qué me estás señalando a mí?

Hagamos un pequeño instante de silencio, y cada uno en su corazón diga: Madre, ¿qué me estás señalando a mí? ¿Qué hay en mi vida que te preocupa? ¿Qué hay en mi vida que te conmueve? ¿Qué hay en mi vida que te interesa? Y tú lo señalas. Y ahí nos señala el corazón para que Jesús venga, y así como a nosotros nos señala a Jesús, a Jesús le señala el corazón de cada uno de nosotros.

Queridos hermanos, sintamos hoy esa presencia de María Madre, la Madre que siempre dirá «hagan lo que Jesús les diga». Nos señala a Jesús, pero la Madre que le dice a Jesús: hacé lo que te está pidiendo. Esa es María. Esa es nuestra Madre, Nuestra Señora apressada para estar cerca de nosotros, que ella nos bendiga a todos. Amén.

María apurada

María apurada

Etiquetas: , , ,

2 Responses

  1. Lena Castro Valente dice:

    Gracias Tita por tu comentario. Estos días se ha podido ver el rostro verdadero de Portugal; un país que acoge, cobija. Un pais multicultural, muiti racial … Lástima que los médios desfiguran este rostro y solo enseñan lo peor…. Que esta JMJ deje semillas de buena voluntad. Es mi esperanza

  2. Tita Ravera de Andras dice:

    Nuevamente este Santo Padre nos sorprende con su mensaje, nos vuelve a revelar a María que corre, que se apura a ayudarnos, que intercede por nosotros, por TODOS, TODOS, TODOS. Que Dios y la Virgen bendigan a todos estos miles de jóvenes que asistieron a la JMJ 2023 en Portugal, como dijo el Santo Padre, que esta semilla de fe que han recibido la guarden y que germine en sus corazones. Necesitamos tanto de una generación que tenga fe y traiga esperanza a un mundo en conflicto. María apurada, corre a socorrernos.
    Gracias Portugal por haber acogido tan excelentemente bien a tantos, tantos jóvenes, que la Virgen de Fátima retribuya con gracias especiales a todos los que hicieron posible este maravilloso encuentro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *