Publicado el 22. septiembre 2016 In Francisco - iniciativas y gestos

Y entonces, el hombre de blanco se vistió de verde

FRANCISCO EN ROMA, Maria Fischer •

El Papa Francisco ofreció una nueva muestra de las obras misericordiosas que lleva a cabo cada viernes, en el marco del Jubileo de la Misericordia; en este oportunidad, visitó el área de neonatología del hospital San Giovanni, de Roma, y un hospicio que alberga a 30 enfermos terminales.

Donde los bebés luchan por su vida

Y entonces, el hombre de blanco se visitó de verde, y fue a visitar a los bebés que luchan por su vida en incubadoras, y a los enfermos terminales que esperan a que su vida se apague. Francisco se presentó sin atributos, sin avisar, para que nadie le hiciera una fiesta ni colocara micrófonos ni preparase placas para inaugurar. El Papa venía a hacer realidad visible la misericordia de Dios ante los más débiles.
Durante la visita, que sorprendió al personal del lugar, Francisco tuvo que tomar las medidas higiénicas correspondientes, por lo que se pudo ver su rostro cubierto por una mascarilla, y utilizando las demás vestimentas asépticas para preservar el ambiente. El pontífice se acercó a cada una de las incubadoras, y saludó a los padres, a quienes dio su consuelo.

el-papa-en-la-unidad-de-neonatologia

La «Campañita» para bebés en riesgo de vida

¿Cómo no pensar en la tal vez más exigente modalidad de la Campaña, la de los bebés y niños en riesgo de vida? Cuántas veces la «Peregrinita» está sobre una incubadora, donde un bebé está luchando por su vida… Cuántas veces da consuelo a sus padres… Cuántas veces a través de sus instrumentos, sus misioneros, reparte abrazos, comida, ropa a los padres, presta un hombro para llorar, una oración donde faltan las palabras y la confianza… Cuántas veces llora con los padres que, después de tanto luchar, deben entregar a su niño a las manos de Dios… Cuántas veces agradece con ellos la vida y la salud de un pequeño luchador…

Visita a personas moribundas 

A continuación, el Papa visitó el Hospicio “Villa Speranza”, donde están hospitalizados 30 pacientes en la fase terminal. La estructura – que pertenece a la Fundación Policlínico Universitario A. Gemelli, Universidad Católica del Sagrado Corazón – se encuentra en Roma, en Via della Pineta Sacchetti.

El Papa saludó uno a uno a cada paciente en su habitación. La sorpresa fue fuerte, también para los familiares de los enfermos, incrédulos entre lágrimas y sonrisas de alegría.

Desde el Vaticano, se explica que con este “Viernes de la Misericordia”, el Pontífice ha querido dar una fuerte señal de la importancia de la vida, desde su primer instante hasta su fin natural.

Así, concluyó la ‘visita por sorpresa’ del Papa a dos instituciones sanitarias, una infantil y otra de personas moribundas, para dejar una imagen concreta de la necesidad de vivir la compasión y atender las situaciones más vulnerables y difíciles.

El pasado 12 de agosto, Francisco se había trasladado a la institución romana de la Comunidad Papa Juan XXIII, fundada por don Oreste Benzi, para reunirse con 20 mujeres liberadas de la esclavitud de la prostitución.

Con Material de Aleteia.org, AICA y Religión Digital

Etiquetas: , , , , ,