Publicado el 15. junio 2015 In Francisco - iniciativas y gestos

Un «signo de misericordia al mes» durante el Jubileo de la Misericordia

Comedores para pobres, dormitorios, cursos vespertinos, albergues, consultorios familiares, centros para la reinserción social de los presos. Una obra al mes para Roma. En el dicasterio vaticano de la Nueva Evangelización y en el Vicariato trabajan en doce «signos de misericordia» que Francisco dará a la capital durante el Año Santo.

Serán gestos en primera persona por parte del Papa y tendrán un efecto duradero en Roma. Se inspiran en las obras de misericordia corporal y espiritual indicadas en el Evangelio. Es decir, dar de comer a los hambrientos, dar de beber a los sedientos, vestir a los desnudos, albergar a los peregrinos, visitar a los enfermos, visitar a los presos, dar sepultura a los muertos.

Se trata de estructuras permanentes que, al terminar el Jubileo, tendrán una «utilidad práctica» en el sector caritativo y asistencial. El objetivo es afrontar la situación de las periferías. En la Curia, los organizadores deben afrontar las lentitudes burocráticas y administrativas de la capital italiana. Falta quien se ocupe de las prácticas.

Las autorizaciones y los cambios de destinación de uso local y terrenos exigen firmas en actas que ninguno de los municipios plasma debido a las investigaciones judiciales y las incertidumbres sobre la suerte del actual gobierno de la urbe.

El plan de las obras de Francisco pretende incidir en las exigencias de los más débiles, siguiendo el modelo del centro para los pobres que mandó crear el mismo Papa al lado de la Plaza San Pedro. Se están buscando los lugares para llevarlas a cabo. Ya se identificaron algunos locales y zonas que corresponden a necesidades colectivas.

Señales concretas de misericordia que permanecerán incluso cuando la Puerta Santa del Jubileo vuelva a cerrarse

Por su parte, el Vaticano se puso inmediatamente en movimiento para la organización, participando en las reuniones con el gobierno y las autoridades de Roma.

Mediante el Jubileo, el Papa pretende llevar «la misericordia a la vida cotidiana de la Iglesia, a la cotidianeidad de los gestos», explicó el arzobispo Rino Fisichella, ministro de la Nueva Evangelización y encargado del Año Santo. Tiempos rápidos, una planificación ágil y que se concentre en la fe. Con la posible canonización de la Madre Teresa de Calcuta durante el Año Santo y la Ostensión en la Basílica de San Pedro de las reliquias de Padre Pío.

¿Cómo no pensar en lo que queda del Jubileo 2014 de Schoenstatt, las 100 casas solidarias?

Fuente: Religión Digital/Valores Religiosos/Vatican Insider

Año Jubilar de la misericordia explicado por el Papa Francisco

Etiquetas: , , , , , ,