Publicado el 20. agosto 2018 In Dilexit ecclesiam, Santuario Original

Vía Schoenstatt, hacia el Encuentro Mundial de Familias en Dublín

ENCUENTRO MUNDIAL DE FAMILIAS, Maria Fischer •

“Alegres y fascinados”, me respondió el Padre José Luis Correa, asesor de Costa Rica y Centroamérica, al preguntarle “¿Cómo se sienten las familias de Costa Rica en Schoenstatt? Son ocho matrimonios ticos, dos jóvenes y un Padre de Schoenstatt que participarán en el Encuentro Mundial de Familias en Dublín y que, antes de unirse con otros matrimonios de Costa Rica ya en Dublín, están pasando unos días en Schoenstatt. En Dublín, organizarán el encuentro de las familias de Schoenstatt que se llevará a cabo el sábado 25 de agosto, en la parroquia St. Joseph, East Wall.

Comenzaron su peregrinación a Schoenstatt el viernes 17 con la Misa en el Santuario Original, una vivencia especial e impresionante para aquellos matrimonios del grupo que estaban por primera vez en Schoenstatt. “Además, Schoenstatt les recibió con sol resplandeciente desde el primer momento, una primera impresión excelente”, comentó el P. José Luis Correa. Les gusta poder pasear por Schoenstatt y, al estar alojados en la Casa Marienau, pueden ir al Santuario Original en pocos minutos. Mucho les gustó también, la Misa de Alianza el sábado 18, con más de 50 sacerdotes presentes, entre los superiores de los Padres de Schoenstatt de todo el mundo y varios sacerdotes del Instituto. Unos sacerdotes de Burundi aportaron canciones, lo que agregaba al clima internacional. Este domingo 19, los peregrinos de Costa Rica visitaron el museo del Padre Kentenich y su tumba en la Iglesia de Adoración; en la tarde estuvieron en Monte Sion y Monte Moriah, y el lunes 20 viajan a Gymnich para conocer el lugar de nacimiento del P. Kentenich. El martes 21, después de la Misa en el Santuario Original, saldrán había Dublín.

Bien preparados y dispuestos a aportar

La idea de asumir la organización del encuentro de los schoenstattianos en Dublín surgió durante la Jornada de Educadores de la Federación de Familias en Costa Rica en abril pasado. Los matrimonios no solo pusieron manos a la obra con la búsqueda de un lugar para el encuentro, la misa en varios idiomas, la invitación al P. Alexandre Awi y al matrimonio Moser, la difusión de la invitación y mucho más, sino también se motivaron con las catequesis preparatorias, con oración, con estudio.

Hablamos sobre la preparación, sus expectativas, su anticipación, mientras caminamos desde la Iglesia de la Adoración hasta la entrada del museo, donde todos rodearon la estatua del Padre Kentenich – una estatua hecha por el mismo artista, Juan Fernández, espera a unos 150 km de distancia su viaje hacia Costa Rica.

Unas 150 familias de Schoenstatt participarán en el Encuentro Mundial de Familias – aunque este numero se refiere solo a las familias que se anotaron como parte de peregrinaciones organizadas por el Movimiento, desde Alemania, Estados Unidos, Chile, Argentina. Muchas más, supone el P. José Luis Correa, participarán dentro de las delegaciones de sus diócesis o países. La delegación oficial de la iglesia de Chile será encabezada por los Delegados para la Pastoral Familiar, José Manuel Borgoño y Mónica Undurraga, miembros de Movimiento. En esta delegación estará también una Hermana de Maria, la Hna. Maria Eugenia.

La cara de Schoenstatt

Un equipo de Alemania ha preparado el stand que Schoenstatt tendrá en el Encuentro Mundial de Familias. En él se presentan varios proyectos que tienen que ver con la vida familiar y el apostolado para familias, como las Misiones Familiares, Academia de Familia, Camino Matrimonial, entre otros. Arno Hernadi pidió el uso de unos textos y fotos de Schoenstatt.org y ante la necesidad de “tener algo para dar a la gente que quiera saber más del movimiento, en diferentes idiomas y con enfoque internacional”, él decidió imprimir unas 2000 tarjetas con la definición de Schoenstatt encontrada en Schoenstatt.org, el link a Schoenstatt.org y diferentes fotos que muestran, literalmente, la cara de Schoenstatt.

Diseño: Arno Hernadi, Foto: schoenstatt.org

Los matrimonios costarricenses, felices, llevaron unas 500 tarjetas más para repartirlas en Dublín.

Todos los caminos conducen a Roma

Al final del encuentro de Dublín, el grupo de Costa Rica irá tres días a Roma. Alojados muy cerca del Vaticano, quieren celebrar el Dilexit Ecclesiam que motivará el camino de Schoenstatt a 50 años de la muerte de su fundador.

 

Matrimonios schoenstattianos en el corazón del Encuentro Mundial de Familias

Etiquetas: , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *