Publicado el 19. agosto 2017 In Dilexit ecclesiam

En medio del pueblo de Dios: Asunción de María en la ermita de Schoenstatt en Zell-Weierbach

ALEMANIA, Regina Heilig en Baden online – Offenburger Tageblatt, redacción local Offenburg •

El lunes 14 de agosto se celebró la fiesta de la Asunción de María en la ermita de Schoenstatt de Zell-Weierbach, con la participación del decano Matthias Bürkle, un nuevo sacerdote, el capellán Frederik Reith y numerosos fieles.

La celebración de la Asunción de María es siempre un evento muy especial en la parroquia de Weingarten, ya que se lleva a cabo no en la parroquia, sino en medio de las vides, en la ermita de Schoenstatt. La primera vez que se celebró allí la misa fue el 15 de agosto de 2007, con ocasión de la restauración de la ermita tras un incendio ocurrido en la Navidad de 2006 (que no se debió a motivos religiosos), en el que se quemó la puerta de madera. La idea de organizar una merienda en las vides después de la misa surgió del consejo parroquial de Weingarten. El hecho de que la ensalada de embutidos figurara en el primer lugar en el menú se debió a la predilección del entonces capellán Christian Breunig por ese platillo.

Ofreciendo la prédica al nuevo sacerdote

Ese día tuvo también otro protagonista: el capellán Frederik Reith, recién ordenado sacerdote, el 14 de agosto, en la catedral de Friburgo. El decano y párroco Matthias Bürkle, vicario pastoral en Santa Úrsula, generosamente delegó el primer puesto en el altar al P. Reith, quien impresionó a los fieles con una homilía exigente y densa en su contenido, aunque breve.

“La festividad de la Asunción de María al cielo expresa bien, en diversos aspectos, la tradición católica”, dijo el P. Reith. En primer lugar, tanto el culto a la Madre de Dios y la costumbre de la bendición están profundamente arraigadas en la Iglesia Católica. Por otra parte, la creencia en la Asunción de María al cielo es también una expresión de gran importancia, que pertenece en el catolicismo, a la más pura tradición, junto a la palabra bíblica. Dado que esta verdad de fe no proviene realmente de ninguna cita bíblica, se elevó a dogma en 1950 “aquello en lo que se había creído siempre y en todas partes”.

¿Por la propia fuerza?

El P. Reith destacó que la designación común de la festividad como “Ascensión de María” (en vez de asunción, error que se debe a la falta de dos palabras distintas en alemán) es inexacta, pues sólo Cristo, por la propia fuerza, pudo haber ascendido – pero María fue acogida por voluntad divina. Cristo es Dios y humano, María es sólo humana. “Pero esto también incluye una promesa a todos los creyentes: obrar como María, con las mejores fuerzas. Por voluntad de Dios, así podremos encontrarnos en el cielo “bien acompañados”.

Con un clima estupendo, después de la misa siguió la “fiesta de la ensalada de embutidos”, preparada con esmero por el equipo parroquial de Weingarten, y estaba tan rica que no quedó ni rastro.

Fuente: Offenburger Tageblatt. Publicado con licencia del editor de Baden Online – wwww.bo.de.

Original: alemán, 17.8.2017. Traducción: Paz Leiva– Madrid – España/es

 

Originalartikel

 

Etiquetas: , , , ,