Publicado el 21. febrero 2019 In Abusos, Iglesia - Francisco - Movimientos

En y como Iglesia culpable y herida

SENTIR CON LA IGLESIA, redacción, con material de la Oficina de Prensa del Vaticano •

“Les invito a rezar en estos días por el Encuentro sobre la protección de los menores en la Iglesia, evento que he querido como acto de fuerte responsabilidad pastoral ante un desafío urgente de nuestro tiempo”, el Papa Francisco pidió a toda la iglesia en un Tweet el 18 de febrero. Este encuentro comienza hoy y como schoenstattianos, nos sentimos llamados a rezar y ofrecer mucho,  en y como Iglesia culpable y herida. 

Este mismo lunes 18 de febrero, en la Oficina de Prensa de la Santa Sede, tuvo lugar la conferencia de presentación del encuentro “La protección de los menores en la Iglesia”, que se desarrollará en el Aula Nueva del Sínodo, en el Vaticano, del 21 al 24 de febrero de 2019, con la participación de los presidentes de la conferencias episcopales del mundo.

Intervinieron en la presentación los siguientes miembros del Comité Organizador: el cardenal Blase J. Cupich, arzobispo de Chicago, monseñor Charles J. Scicluna, arzobispo de Malta y subsecretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe, padre Federico Lombardi SJ, presidente de la Fundación Vaticana Joseph Ratzinger-Benedicto XVI y moderador del encuentro, padre Hans Zollner SJ, presidente del Centro para la Protección de Menores de la Pontificia Universidad Gregoriana, miembro de la Pontificia Comisión para la Protección de Menores y la hermana Bernadette Reis FSP, asistente del director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede.

El silencio es inaceptable

Monseñor Scicluna enfatizó durante la conferencia de prensa que “la negación es un mecanismo primitivo, pero debemos alejarnos del código de silencio, romper la complicidad, porque el silencio no es aceptable”.

El prelado reiteró que el encuentro, es parte de un viaje emprendido por la Santa Sede desde hace tiempo y que ahora quiere crear las condiciones adecuadas para que haya un seguimiento concreto de los obispos cuando regresen a sus diócesis.

Continuar el trabajo, elaborar “procedimientos”, conscientes de sus responsabilidades. Cuando se trata de la “protección de la inocencia”, insistió, “no debemos rendirnos”: necesitamos encontrar soluciones que sean cada vez más apropiadas para el problema, porque “la Iglesia es un lugar seguro para todos, especialmente para los niños”, subrayó.

Monseñor Scicluna también habló de las “expectativas” que caen en esta reunión, afirmando que podemos comenzar con “expectativas razonables”: en “tres días”, de hecho, todas las preguntas no se pueden resolver.

“Un nuevo amanecer y transparencia”

Por su parte el cardenal Blase J. Cupich, se refirió a un “nuevo amanecer en lo que respecta a la transparencia”, y señaló que los prelados participantes deben entender claramente cuáles son sus responsabilidades en este horizonte, y que un “programa de salvaguardias” puntual puede evitar la repetición de lo que sucedió en el pasado.

El cardenal Blase J. Cupich señaló que muchos de los que participarán de la Cumbre ya tuvieron reuniones con las víctimas, como lo solicitó el propio papa Francisco, y que cada uno “tiene las heridas en su corazón” de los que fueron maltratados por algunos miembros de la iglesia.

Por otra parte el arzobispo de Chicago, indicó que la homosexualidad, no es “una causa de abuso” y se refirió a métodos de detección apropiados que se deben instrumentalizar para los que desean ingresar al seminario, de modo que se excluya la entrada a aquellos que están “en riesgo” de “casos de abuso infantil”.

Números y contextos

Con respecto a la posible publicación de datos y estadísticas sobre las víctimas de abuso y sobre el comportamiento adoptado por los miembros de la Iglesia para enfrentar el problema, monseñor Scicluna dijo que es una opción que probablemente vendrá, pero que “no es suficiente publicar los números, se necesita un estudio exhaustivo para dar un contexto”.

Una respuesta global

El padre Federico Lombardi explicó la dinámica que tendrá la reunión sobre la protección de menores.

Los tres días de discusión se dedicarán a un tema específico: la responsabilidad de los obispos; la llamada “rendición de cuentas”, es decir a quién deben rendir cuentas los obispos y los superiores mayores de las órdenes religiosas; y la transparencia.

Los 190 presentes en la nueva sala del Sínodo escucharán de jueves a sábado tres informes diarios, también a cargo de tres mujeres, seguidas de preguntas y respuestas, y trabajo en grupo. Luego habrá testimonios de los sobrevivientes y momentos de oración, en la apertura y cierre del día.

El papa Francisco abrirá los trabajos con una introducción y las cerrará el domingo con un discurso después de la misa.

La celebración eucarística se llevará a cabo en la Sala Regia a las 9.30 y la homilía será pronunciada por el arzobispo Mark Coleridge, presidente de la Conferencia de Obispos de Australia. Otro momento litúrgico tendrá lugar el sábado por la tarde, con la liturgia penitencial.

Sitio web

Por último el padre Hans Zollner ilustró a los periodistas sobre el sitio web oficial del Encuentro que se activó a fin de ser una “herramienta para desarrollar iniciativas futuras e indicó que el sitio www.pbc2019.org, se actualizará periódicamente para apoyar los esfuerzos de los medios de comunicación.

 

Como Iglesia que somos, también nosotros llevamos la gracia en vasijas de barro

Reflexiones sobre el tema en schoenstatt.org

 

Etiquetas: , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *