Publicado el 16. diciembre 2018 In Abusos, Temas - Opiniones

El escándalo de CORFO y el caso de los abusos y sus encubrimientos

CHILE, Francisco Javier Troncoso •

Chile, noticia reciente: CORFO (agencia estatal) está a punto de recuperar “el jarrón”. CORFO, la Agencia de Desarrollo Económico de Chile, donde yo trabajaba y donde en los años 40 trabajó Mario Hiriart, sufrió en 2003 una estafa por un importe de 85 millones de dólares USA. El robo fue posible por una debilidad en sus sistemas de gestión, que había sido advertido por la autoridad de control. El presidente Lagos para tratar de restar importancia al hecho, dijo: “se llevaron un jarrón, se recupera el jarrón y asunto concluido”. —

 

Ahora la agencia estatal está cerca de recuperar todas las pérdidas económicas sufridas.

Pero el escandalo no fue menos importante y doloroso.

CORFO se veía como una Agencia de clase mundial, recibía todos los meses delegaciones internacionales interesadas en su labor, crecía su impacto en el país. Había decidido ser la primera entidad estatal chilena en certificarse en ISO 9.001

La única forma de salir de esos errores, faltas, escándalos, delitos, crímenes, fue:

  1. Decir la verdad
  2. Pedir perdón
  3. Comprometerse de forma práctica y concreta en que no sucedan de nuevo
  4. Buscar reparar el daño
  5. A los miembros de la organización les toca asumir una culpa colectiva, aunque no tengan ninguna responsabilidad.
  6. En estos casos, viene implícito que los autores sean duramente castigados, los responsables de vigilarlos pierdan sus puestos y que se incluya en la organización instancias, procesos y revisiones para que los hechos no ocurran de nuevo.

¿Qué consecuencias se derivaron?

  1. CORFO informó ella misma de la estafa. No esperó ser denunciada.
  2. El CEO (Vicepresidente Ejecutivo) de CORFO pidió disculpas y renunció, igual que la gerente que controlaba al ladrón. Ambos se pusieron a disposición de la justicia y la prensa.
  3. El ladrón, que operaba con una red de estafadores, fue preso y perdió todo su patrimonio.
  4. La institución creó una división de auditoría para vigilar las operaciones.
  5. Nuevas infracciones, incluso menores, en el uso de fondos son objeto de denuncia criminal.
  6. La iniciativa de certificarse en ISO 9.001 fue abandonada.
  7. Los trabajadores sufrieron un golpe moral y de prestigio enorme.
  8. La confianza que permitía apurar procesos y cumplir con plazos acotados cedió paso al control, con plazos ampliados.

Alemania vivió esto después de la II Guerra Mundial y revisó su conducta con seriedad. Hoy goza de la confianza de sus vecinos, cuenta con peso político, es bienvenida a todas las alianzas. Japón que nunca hizo una revisión completa, que no enseña la historia de sus horrores y homenajea a criminales de guerra, sigue suscitando enemistad y desconfianza 73 años después de la guerra.

¿Qué ha pasado en Schoenstatt con los escándalos de abusos?

Me pregunto cómo se han enfrentado los escándalos conocidos en Schoenstatt.

Han sucedido delitos graves a vista y paciencia de todo el Movimiento. Me refiero en particular al caso del padre obispo Mons. Francisco José Cox, “padre Papán”. Le tengo un gran cariño, me ayudó en mi vida, siempre me mostró un afecto adecuado.

Cuando me avisaron que tenía un comportamiento escandaloso con niños, no podía creerlo. Era inverosímil.

El tema terminó por salir a la luz pública. Mons. Francisco J Errázuriz anuncio que el P. Papan se había retirado de la actividad pastoral y se había recluido en un monasterio en Alemania en una vida de oración y penitencia, por “actividades impropias”.

Pero en esta reacción ha habido muchos problemas, muchos aún vigentes:

  1. Al parecer no es verdad que el P. Francisco José estuviera en un monasterio. ¿No estaba en la casa central de los Padres? Esto es muy distinto y compromete a los Padres en una falsedad.
    ¿Nos mintieron a nosotros, los miembros del Movimiento y a la opinión pública? Esto es obviamente muy doloroso y cuestiona la confianza. No sé si esta mentira ha sido aclarada.
  2. Monseñor Cox nunca fue denunciado a la justicia civil por el Movimiento, a sabiendo de los graves delitos, ni siquiera después de salir del país.
  3. No se asumieron los hechos en público, ni se condenaron, ni se pidió perdón por ellos. Al parecer, no había pasado nada malo en público por lo que hubiera que pedir perdón.
  4. El Movimiento y/o los Padres no parecen haber contactado con las víctimas para escucharlos, pedirles perdón, repararlos en la medida de lo posible. La primera reparación siempre es la verdad y el reconocimiento a las víctimas por lo que han sufrido.
  5. No conozco hasta ahora, ni en el Movimiento ni en los Institutos, de mecanismos que protejan a eventuales víctimas de abusos de consciencia, sexuales o de poder.

Espero que esta situación sea sólo debida a mi falta de información. ¡Ojalá!

Por otra parte, veo disculpas parciales, admisiones de vergüenza por hechos puntuales, pero no conozco ninguna petición de perdón por el conjunto de los hechos.

Mas encima veo peticiones de oración, de capital de gracias, de expiación… Todo bien, pero ese es el acompañamiento ¡Falta el hecho principal!

¿Cómo vamos a expiar un pecado del que no nos hemos hecho responsables y por el que no hemos pedido perdón? ¿Cómo vamos a pedir perdón por un delito del que no tenemos la intención de evitar que vuelva a ocurrir? Cómo vamos a pedir perdón por un delito y un pecado sin intentar reparar sus consecuencias…?

¿Hasta cuándo vamos a estar en la indefinición?

Es mejor ponerse colorado una vez que vivir amarillo toda la vida.

Etiquetas: , , , , ,

4 Responses

  1. Yo creo qué este es un espacio donde libremente debemos compartir nuestras reflexiones. Somos una Familia y somos libres de tener opiniones. Nuestro Fundador nos ha dado el ejemplo. Respecto a este tema devo decir que me parece qué todo ha sido muy mal hecho y mal conducido. Si Errazúriz hubiera hecho lo qué debia se habria ahorrado ahora la vergüenza de ser descartado por Francisco junto con el abusador Pell. Pero me pregunto, donde están los demás? Todos los encubridores? Junto con Cox tendrán qué ponerse a la disposición de la Justicia. Para el bien de Schoenstatt yo creo qué esto es importantísimo. Y hacer algo muy pero qué muy bueno y justo hacia las vitimas y no dejar qué vuelva a ocurrir.

  2. Lamentablemente son temas muy dolorosos. Pero tengo la certeza que Schoenstatt.org está publicando y dejando abiertos a comentarios artículos que no construyen sino que siguen destruyendo. No se me mal entienda, el tema se debe tratar a quiénes corresponda y en dónde corresponda, y no a través de este medio. Hay canales de comunicación adecuados e inadecuados de acuerdo a la temática. Este medio para esa temática es inadecuado.
    Entiendo el dolor y desilusión de muchos, pero estos artículos no lo solucionan. Son otros los caminos de ayudar a la víctima.
    Que la Mater sostenga y proteja a ambas partes y de lucidez y coherencia a Schoenstatt.org !!!

  3. Sr. Troncoso ¿no hubiera sido más prudente informarse de todo lo que aquí presenta antes de escribirlo? Un solo punto: afirma que los Padres de Schoenstatt mintieron con respecto a la residencia del ex obispo Cox- En este mismo lugar, Schoenstatt.org. se publicó que la Iglesia solicitó a los Padres de Schoenstatt que lo alojaran… Le dejo como “tarea” averiguar con quienes corresponda los demás temas que aquí aborda. ¡Que el Espíritu Santo, espíritu de verdad, de justicia y sobre todo de caridad, lo ilumine! Rezo por ello en el Santuario, nuestro Cenáculo.

    • Estimada Hna Andrea, vale igualmente. Pues nunca pidieron alojarlo en un lugar publico con acceso libre a jovenes y sin avisar de su condicion. Yo personalmente conozco una de las victimas, un joven de entonces 17 años, que fue abusado por el en Monte Sion. Su vida arruinada grita a nuestra consciencia, y a me me duele cada dia que no logré avisarle (como logré con varios otros) de cuidarse mucho con esta persona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *