Ukraine

Publicado el 2022-03-03 In Iglesia - Francisco - Movimientos, Temas - Opiniones

Ucrania: Se trata de la dignidad humana y la justicia

Mons. Dr. Michael Gerber, Fulda, Alemania •

Estamos profundamente conmovidos por las noticias que estamos recibiendo cada hora desde Europa del Este, especialmente desde Ucrania. Nuestra solidaridad se dirige a los afectados directamente por la guerra, a los que han perdido a sus seres queridos, a los heridos, a los traumatizados, a los que huyen y se enfrentan a las ruinas de su existencia. —

Gracias a nuestros antiguos lazos de amistad con la Iglesia de Ucrania, especialmente con la diócesis de Ivano-Frankivsk, estamos recibiendo descripciones muy concretas de los dramas que se están desarrollando actualmente en el país. Muchas personas originarias de Ucrania que viven acá en Alemania están muy preocupadas por sus familiares. El departamento de «Iglesia universal», bajo la dirección del obispo auxiliar Diez, y Cáritas de la diócesis de Fulda ya han tomado medidas para prestar una ayuda eficaz sobre el terreno.

Al mismo tiempo, nuestra simpatía también se dirige a las personas de Rusia, cuyos familiares fueron enviados a una guerra sin sentido o que trabajan por la paz y el entendimiento a costa de grandes desventajas personales.

Una flagrante violación del derecho internacional

A los cristianos nos corresponde vivir en solidaridad con las personas que sufren en ambos lados del frente de batalla. La dignidad del ser humano se aplica incondicionalmente, independientemente del pueblo al que se pertenezca. Todo pueblo tiene derecho a elegir libremente su gobierno y a decidir por sí mismo las asociaciones y alianzas que establece. En este contexto, la invasión rusa, el asalto a Ucrania, es una flagrante violación del derecho internacional y contradice profundamente los valores del cristianismo.

En la visión cristiana de la humanidad, la libertad está ligada a la responsabilidad. Esta responsabilidad es especialmente evidente en la forma de proteger y promover la libertad de los demás.

Cambio de los tiempos

La situación actual da la impresión de que nos encontramos en un punto de inflexión. ¿Qué fuerzas prevalecerán en nuestro planeta a medio y largo plazo? ¿Son las que, desinhibidas, quieren llevar al extremo su poder y, por tanto, sus ideas? Debemos observar críticamente qué fuerzas políticas de qué países están mostrando actualmente comprensión por la invasión rusa y de qué manera. Por otro lado, ¿podrán imponerse aquellas fuerzas políticas que busquen una solución a través del discurso, el respeto a la dignidad humana y las normas jurídicas que puedan derivarse de ella?

Según la convicción cristiana, el poder se entiende como responsabilidad ante Dios y los hombres. De este modo, ofrece la oportunidad de dar forma al futuro. Pero muestra su verdadera grandeza en la autocontención de los poderosos, en la disposición a que se cuestione críticamente la propia posición. Por eso es necesario el discurso político y social, sobre todo en la dinámica de estos días. Lo que se requiere es la búsqueda constante de soluciones alternativas que puedan contribuir a la desescalada y a la paz.

Decisiones

Por ello, acompañaremos en la oración especialmente a nuestros políticos, que tienen que tomar decisiones muy difíciles. Debido a la complejidad, las consecuencias de estas decisiones no son en absoluto previsibles en todos los aspectos. Sin embargo, hay que tomarlas.

Como humanidad, nos vemos desafiados de nuevo en nuestro compromiso con la dignidad humana y la justicia. Al mismo tiempo, podemos confiar en que nuestras vidas y el camino de la humanidad están en manos de Aquel que una vez se reveló al pueblo de Israel como el «Príncipe de la Paz» y que en Jesucristo nos llama a realizarla.

Fuente: www.bistum-fulda.de, comunicado de prensa

 

Original: alemán, 02.03.2022. Traducción: Juan Eduardo Villarraza, Paraná, Argentina

Etiquetas: , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.