crisis autoreferencialidad

Publicado el 2021-02-07 In Iglesia - Francisco - Movimientos, Temas - Opiniones

Cuidarnos de cualquier autorreferencialidad y captar en cada crisis una oportunidad para crecer

PAPA FRANCISCO A LOS FOCOLARES •

El 6 de febrero el Papa Francisco recibió en audiencia privada a los 362 participantes en la Asamblea General de los Focolares, una representación estuvo presente en la sala Pablo VI del Vaticano y la mayoría se conectó por vía telemática. Ald arles la bienvenida, extendió su saludo a todos los miembros del Movimiento de los Focolares. Los animó a permanecer fieles a la fuente originaria de su carisma manteniendo el diálogo con las nuevas situaciones sociales y culturales. Invitó a cuidarnos de cualquier autorreferencialidad, a captar en cada crisis una oportunidad para crecer, a ser testigos del amor fraterno que supera toda barreray a promover cada vez más la sinodalidad. Concluyó con una invitación a permanecer, a imitación de la fundadora Chiara Lubich, a la escucha del grito de abandono de Cristo en la cruz, corazón del cristianismo y del carisma de los Focolares. —

Un discurso denso, impactante y de aplicación a cualquier movimiento y «totalmente aplicable a nosotros», como comentó un Padre de Schoenstatt joven cuando lo compartimos en el equipo de schoenstatt.org.

De modo de «aparetivo», para motivar a una lectura profunda y un intercambio en nuestros grupos o aquí, en este órgano libre e independiente que quiere abrir un espacio libre para el intercambio libre, lo que es el sentido de las plataformas libres no oficiales u oficialistas.

1 El después del fundador

 

Para seguir siendo expresión viva del carisma fundacional.

Como sabemos, esto requiere una fidelidad dinámica, capaz de interpretar los signos y las necesidades de los tiempos y de responder a las nuevas instancias que la humanidad plantea.

Todo carisma es creativo, no es una estatua de museo, no, es creativo.

Se trata de permanecer fieles a la fuente original, esforzándose por repensarla y expresarla en diálogo con las nuevas situaciones sociales y culturales. Tiene raíces muy sólidas, pero el árbol crece en diálogo con la realidad.

La autocelebración no hace un buen servicio al carisma. No.

Evitar cualquier autorreferencialidad, que es siempre un pecado, es una tentación la de mirarse al espejo. Es muy feo. Solamente para peinarse por la mañana, y basta. Este evitar cualquier autorreferencialidad que nunca procede del espíritu bueno es lo que deseamos para toda la Iglesia: guardarse del repliegue sobre sí mismos, que siempre lleva a defender la institución en detrimento de las personas, y que también puede llevar a justificar o encubrir formas de abuso.

 

2 La importancia de la crisis

 

Existe siempre la tentación de transformar la crisis en conflicto.

El conflicto es feo, puede volverse feo, puede dividir, pero la crisis es una oportunidad de crecimiento.

Toda crisis es una llamada a una nueva madurez; es un tiempo del Espíritu, que suscita la necesidad de actualizarse, sin desanimarse ante la complejidad humana y sus contradicciones.

Hoy en día se insiste mucho en la importancia de la resiliencia frente a las dificultades, es decir, la capacidad de afrontarlas positivamente, sacando oportunidades de ellas. Cada crisis es una oportunidad de crecimiento.

Es tarea de quienes ocupan cargos de gobierno, a todos los niveles, esforzarse por afrontar, en el mejor modo, el más constructivo, las crisis comunitarias y organizativas.

 

3 Vivir la espiritualidad con coherencia y realismo

 

Por lo que se refiere a actuar fuera, os animo a ser —¡y en esto la Sierva de Dios Chiara Lubich dio tantos ejemplos! — testigos de la cercanía con el amor fraterno que supera toda barrera y alcanza toda condición humana. Superar las barreras, ¡sin miedo! Es el camino de la proximidad fraterna, que transmite la presencia del Resucitado a los hombres y mujeres de nuestro tiempo, empezando por los pobres, los últimos, los descartados; trabajando junto a las personas de buena voluntad para la promoción de la justicia y la paz.

En cuanto al compromiso dentro del Movimiento, os exhorto a promover cada vez más la sinodalidad, para que todos los miembros, como depositarios del mismo carisma, sean corresponsables y partícipes de la vida de la Obra de María y de sus fines específicos.

Quien tiene la responsabilidad de gobernar está llamado a favorecer y poner en práctica una consulta transparente no sólo dentro de los órganos directivos, sino a todos los niveles, en virtud de esa lógica de comunión según la cual todos pueden poner al servicio de los demás sus propios dones, sus propias opiniones en la verdad y con libertad.

 

 

Discurso del Santo Padre a la Asamblea General de los Focolare

Etiquetas: , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.