Publicado el 2020-11-18 In Iglesia - Francisco - Movimientos, Temas - Opiniones

„¿Directores espirituales peligrosos? Abuso de conciencia y espiritual“

JORNADA SOBRE ABUSO ESPIRITUAL, Maria Fischer •

No era la primera vez que la Iglesia Católica abordaba el tema del abuso espiritual; ya se habían realizado jornadas sobre el tema en Francia y en Austria. ¿Qué fue lo diferente en Leipzig? Al comienzo del encuentro hubo dos testimonios detallados, honestos e inquietantes de víctimas de abuso espiritual en las nuevas comunidades eclesiales. Con nombres, rostros e historias. Esto produjo un cambio, se dijo al final de la intensa y, en el mejor sentido de la palabra, agotadora conferencia en línea de “Directores espirituales peligrosos. Abuso de conciencia y espiritual.” A esta conferencia del 12 al 13 de noviembre participaron cerca de 400 personas, como también varios periodistas acreditados. —

La Academia Católica de la Diócesis de Dresden-Meißen convocó a esta conferencia, en cooperación con la Conferencia Episcopal Alemana y la Cámara de Médicos de Sajonia. La conferencia estuvo marcada por la actitud: #LernendeKirche (Iglesia que aprende o iglesia en aprendizaje).

La mirada en el abuso espiritual no relativiza el tema del abuso sexual

«Ha pasado una década en que la Iglesia Católica Alemana ha cambiado de manera duradera y ha sacudido su propia imagen: a propósito de la exposición de los abusos sexuales dentro de la institución y su encubrimiento sistemático por parte de los responsables. Cada vez más, el fracaso sistémico demostró que, en muchos casos el abuso sexual fue precedido por el abuso de conciencia y espiritual. Una vez más, fue el jesuita Klaus Mertes quien exigió un examen autocrítico de la acción pastoral «, así lo dijo Thomas Arnold, director de la Academia Católica de la Diócesis de Dresde-Meissen en la apertura de la conferencia. «Ahora es evidente que el papel de los «directores espirituales” (varones y mujeres) debe ser analizado para garantizar la integridad y la fiabilidad de la labor pastoral. Aquí no se trata de encubrir culpabilidades anteriores, sino de tratar con honestidad los antecedentes del abuso sexual. Al igual que hace diez años, las reacciones eran ambivalentes. Algunos ven en el tema una nueva forma de «contaminación del nido», mientras que otros ven en ello la confirmación de su imagen institucional. Pero, ninguno responde a la cuestión de fondo. Por el contrario, se trata de una sensibilidad para reconocer tempranamente donde una iglesia restringe la libertad del individuo o, en relación con una variable trascendente, «Dios» suprime el desarrollo de la propia personalidad».

 

 

Antes que nada, empatía por los afectados

«Percibo que no miramos con suficiente atención, que no vimos el abuso espiritual – como lo hicimos con el abuso sexual hasta 2010 – hasta el punto de que lo consideramos un fenómeno marginal, un delito menor de los individuos. Tengamos, como Iglesia, el valor de tratar honestamente la cuestión del abuso espiritual y de conciencia en el futuro», dijo el Obispo Timmerevers al concluir la reunión el viernes por la tarde. » Como pastoras y pastores, tenemos una responsabilidad por el bienestar de las personas – no disminuirlas, sino que hacerlas crecer. Tomemos esta responsabilidad en serio. Agradezco los numerosos impulsos de la conferencia y repito una vez más: Estamos al comienzo de un maratón. En las últimas 36 horas, se me ha hecho ver a través de las diferentes perspectivas, tanto legal, médica como teológica – pero sobre todo por las reacciones de los participantes: Como Iglesia Católica, primero necesitamos empatía por los afectados y quizás también un cambio de perspectiva. ¡Consideremos el tema desde la situación de los afectados! Si primero nos preguntamos cuáles son las consecuencias para nosotros como institución, evitamos el trato adecuado a las personas afectadas”.

Poder anonimizado

El abuso espiritual es siempre un abuso de poder – señaló Mons. Felix Genn:

“Existe el peligro de que aparentemente no haya un responsable detrás del poder en una organización o sistema, de que un sistema poco transparente y caótico anonimice el ejercicio del poder. Pero cuando al individuo aparentemente se le exime de su responsabilidad, él o ella se sabe anónimo a pesar del gran poder, se crea un espacio extrañamente vacío del cual surge ese poder y el sujeto desaparece”. Esto lleva a la pregunta:

¿Se nombran claramente las responsabilidades en las estructuras de directiva y apoyo y es la directiva transparente en su enfoque hacia la autoridad eclesiástica responsable? ¿Quién es exactamente esa autoridad? ¿Existe un canal de quejas claro e independiente dentro de las organizaciones e instituciones eclesiásticas para los creyentes que han experimentado un trato abusivo? ¿Están claramente separados el foro interno y el foro externo?

y:

«Para investigar el fenómeno de los abusos espirituales, en relación con esta tentación de corromper la inmediatez divina del hombre, quisiera plantear dos preguntas: ¿Son evidentes los signos de que la dirección se confunde con la voz de Dios? ¿Hay signos evidentes de que algunas personas le atribuyen a la dirección o a la agrupación una autoridad divina?

 

Una lista de chequeo para para revisar comunidades eclesiales

La Dra. Katharina Anna Fuchs, psicóloga del Instituto de Psicología de la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, añadió que el abuso espiritual es un peligro subestimado con graves consecuencias para la salud física, psíquica y mental de los afectados, que además de la fe también puede alterar o incluso destruir la relación con Dios. Para la iglesia, ahora era importante no cerrar los ojos ante el abuso espiritual, sino que entregar a los afectados la posibilidad de ser escuchados y creer en su relato. “Las medidas preventivas y los ofrecimientos de ayuda concreta deben orientarse a las necesidades de los afectados. Esto requiere una cooperación interdisciplinaria, en la que también se incluyen expertos de fuera de la iglesia. Los programas de formación regular son la base del trabajo de los acompañantes espirituales. La sinceridad y la honestidad deben guiar la acción transparente en todos los niveles, dijo la Dra. Fuchs.

La Prof. Dra. Myriam Wijlens, experta en derecho canónico de Erfurt, enfatizó que debe haber un cambio en la actitud hacia la protección y la dignidad de la persona. En lo que respecta a la legislación estatal, debería tener lugar un proceso de desarrollo flexible y ampliarse cuando sea necesario. Ella entiende la prevención como una reflexión sobre cómo las personas pueden estar bien protegidas en la iglesia. Además, habría que identificar factores que implican un comportamiento abusivo y tratar de evitarlos. La profesora Wiljens sugirió crear una lista de chequeo para revisar las comunidades eclesiales y realizar visitaciones regulares a estas comunidades y movimientos. Señaló que las personas que se encuentran en situaciones en las que son fácilmente vulnerables, necesitan una protección especial. Para esto, se requieren personas calificadas que puedan asesorar sobre la base de la legislación vigente y así contribuyan a tratar el tema del abuso de conciencia.

 

¿Por qué es tan difícil liberarse de las estructuras abusivas?

Aquellos que no lo han experimentado por sí mismos, según Stephanie Butenkemper, una de las personas afectadas, difícilmente pueden entenderlo:

“La idealización de la propia comunidad y de la propia forma de vida crea una brecha cada vez más profunda entre el propio mundo y el mundo “allá afuera». “Tenía mi comunidad, no necesitaba a nadie más, por lo que cada vez más crecía esta brecha entre nosotros y los otros. Así que nosotros, “la porción de los escogidos”, y los demás, el mundo maligno, que de alguna manera necesita ser evitado”. La sola idea de abandonar la comunidad conlleva miedos de pérdida existenciales. El miedo a la soledad debido al aislamiento social y la conciencia familiar comunitaria. El miedo a la pérdida del sentido de la vida, que consiste en la comunidad y sus reglas, estructuras e ideales y sin existir otra alternativa. Y finalmente el miedo a perder la propia fe con la salida de la comunidad, ya que la comunidad reclama su espiritualidad característica como «la única correcta».

La trampa de pegar y copiar

Una declaración de Stefan Hoffmann como otro de los afectados fue como un balde de agua fría que se derramó sobre los participantes: Si él mismo hubiera tenido que dirigir una casa de la comunidad, seguramente habría sido igual de abusador, ya que habría copiado lo que había experimentado. Porque no había más orientación o incluso formación.

Literalmente: «En muchos movimientos y comunidades eclesiásticas la gente – en su mayoría sin ningún tipo de formación y cualificación para el acompañamiento espiritual – trabaja en la vida de los demás e influye en las decisiones fundamentales de la vida de forma duradera y no siempre para el bien. (…)

La capacitación externa obligatoria en materia de prevención debe «evitar que las personas tengan que experimentar abusos espirituales o causar daños en la vida de otras personas aun cuando se actúe con buena voluntad y sin malicia previa». Cuando las comunidades y los movimientos no consideran necesario una intervención o creen que su espiritualidad es tan especial que no puede ser comprendida y juzgada por una persona externa, es cuando surge con urgencia la necesidad de intervenir.

 

Missbrauch

„Manual para delincuentes“

En forma drástica, el Dr. Günter Klug, presentó sugerencias para la autoevaluación en un «Manual para delincuentes». A continuación, cuatro de las once reglas:

Regla 3: Controle el entorno de la persona y especialmente su tiempo. Cuanto más tiempo se dedica a la organización, menos tiempo queda para los contactos externos y para la reflexión. Al controlar la información y la comunicación se aísla al grupo del resto de la sociedad. En caso de comportamiento no conforme con el sistema, se induce a la distancia y a la evasión por parte de los miembros del grupo.

 

Regla 4: Enfatice la singularidad del grupo. El grupo es sobresaliente por experiencias especiales. Los miembros son elegidos, todo lo demás deja de ser importante, la resistencia será combatida.

 

Regla 5: Manipule el lenguaje del grupo, que le da nuevos significados a palabras y frases. El nuevo entendimiento para los de adentro no será comprensible para los de afuera. La jerga interna y la actitud apropiada restringe la capacidad de pensamiento crítico de las personas, se desarrolla la censura interna. Palabras especialmente críticas: unidad, fidelidad, perdón, devoción, servicio.

Regla 10: Amenace con conceder o privar el derecho a existir. Los miembros son elitistas, los no-miembros son inferiores. Quien se va, lo pierde todo, no lo logrará nunca.

«Por un lado, después de este encuentro, guardamos un humilde silencio ante el sufrimiento de los abusos espirituales», dijo el director de la Academia, Dr. Arnold, «por otra parte, el conocimiento adquirido clama por desarrollar dentro de la Iglesia una nueva conciencia de dirección carismática y las deficiencias de las estructuras de poder existentes y su exaltación espiritual. Corramos juntos esta maratón. Nos queda un largo camino hacia la libertad.»

¿Es categoría „Iglesia” u otra?

Después de dos días de vacaciones tomados para 36 horas de participación en esta conferencia la pregunta: ¿Y ahora qué? Un tema importante para la categoría “Iglesia”, a la que siempre prestamos una especial atención en schoenstatt.org, no solo por el Dilexit Ecclesiam del padre Kentenich y la alianza solidaria con el Papa Francisco, sino porque nosotros como Schoenstatt somos Iglesia ¿O es otra categoría? Sí, es otra categoría, es temas. De Schoenstatt.

Con las acusaciones y publicaciones sobre el posible abuso de poder y de conciencia del Padre Kentenich, nosotros como editores y no sólo nosotros nos dimos cuenta, no por primera vez, sino más intensamente, del tema del abuso de poder, abuso de carácter espiritual y mental en Schoenstatt, como un peligro y también como una realidad, como lo aclaran las cartas de la juventud de Chile o Brasil y el artículo de Luciana Rosas.

Comencemos el maratón hacia la libertad.

 


Se puede encontrar en idioma Alemán una documentación detallada de la conferencia en „Herder Thema“, Gefährliche Seelenführer? Geistiger und geistlicher Missbrauch. La revista se publicó el 16 de noviembre de 2020 y también está disponible como libro electrónico.

Verlag Herder
1. Auflage 2020
Geheftet
64 Seiten
ISBN: 978-3-451-02747-5
Bestellnummer: P027474
E-Book:
ISBN: 978-3-451-82221-6
Bestellnummer: P822213

 

Original: alemán 15/11/2020. Traducción: Tita Andras, Viena, Austria/María del Rosario Zamora, Chile

 

 

 

Etiquetas: , , , , , , , ,

1 Responses

  1. Me alegro de este encuentro para CONVERSAR, ACORDAR y ACTUAR en este tema de los abusos, tan moderno y actual. Ya estamos lejos de los abusos sexuales que son delitos; hace un tiempo ya bajamos a los abusos de poder, a los abusos de posición, los abusos de consciencia y ahora a los abusos de acompañamiento espiritual un tema esencial en la pastoral católica de de educación coherente de católicos y de posibles futuros santos, ejemplos imitables. El tema es importante y está bien planteado pero no tiene en cuenta la calidad natural de las personas y su tendencia natural a la bondad y al servicio, alegre y desinteresado, contrario a la maldad del abuso y al utilitarismo, desviaciones minoritarias en el comportamiento humano, que debe ser perseguido y condenado moralmente. No ver desde aquí y especulando, podríamos llegar a la necesidad de obligar a los papás a ser capacitados antes de engendrar algo que puede ser muy especulativo pero que no tiene en cuenta las simples reglas de la transmisión biológica y humana de la vida. Pienso, que desde aquí tenemos que ver y pensar el acompañamiento espiritual que es una contribución gigante a la humanidad y la transmisión de la fe desde el testimonio simple y vital

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.