Publicado el 26. diciembre 2019 In Iglesia - Francisco - Movimientos, schoenstattianos

“Anhelamos sacerdotes que estén listos para la entrega”

ALEMANIA, Oficina de prensa de la arquidiócesis de Múnich y Frisinga/redacción •

“Anhelamos fervientemente sacerdotes que estén listos para la entrega, dispuestos a dar su vida.”, destacó el Cardenal Reinhard Marx con motivo del 75° aniversario de la ordenación del Beato Karl Leisner, quien fuera ordenado presbítero en el Campo de Concentración de Dachau el 17 de diciembre de 1944 por el entonces también prisionero Obispo de Clermont, Gabriel Piguet. Hoy también, en épocas de reforma “el núcleo sigue siendo la pregunta: ¿está el sacerdote dispuesto no solamente a dar la misa, sino a entregarse él mismo en ella e invitar a todos a que también lo hagan, en esta dinámica de Dios que se ofrece y de allí salir a salvar a todo el mundo y a sanar todas las heridas?”, comentó el Obispo de Múnich y Frisinga, en la celebración de la misa en memoria del beato Leisner, el 22 de diciembre pasado, en la iglesia del Carmelo de la Preciosísima Sangre de Cristo, en el Campo de Concentración de Dachau. No se trata de la cantidad de sacerdotes, sino de saber si están verdaderamente dispuestos a asumir esta tarea en el seguimiento de Cristo.—

El Cardenal Reinhard Marx destacó al inicio de la misa que Leisner es un “testimonio de la esperanza, la absoluta confianza, la oración común y la comunión de toda la Iglesia.” Su ordenación sacerdotal – la única en realizarse en un Campo de Concentración y que fuera posible por el esfuerzo y la oración de muchos- muestra que “no hay ningún lugar que sea abandonado por Dios.” El Beato es un testimonio de las muchas víctimas del odio y la violencia, sobre todo contra el pueblo judío, pero también por todos los perseguidos y muertos por el régimen nacionalsocialista, de los “muchos que en ese entonces se manifestaron contra la violencia.”, prosiguió el arzobispo en su homilía. Precisamente hoy, en nuestros días, en los que el odio y la violencia, también en este país, vuelven a manifestarse en hechos y palabras, el ejemplo de Leisner nos llama no sólo a no hacer la vista gorda a algunos episodios, sino a oponerse con vigor a ello. En la misa en el Carmelo, el Obispo llevó el mismo báculo que usara hace 75 años atrás el Obispo Piguet en la ordenación de Leisner.

Foto: Wikipedia

Carlos Leisner, que naciera el 28 de febrero de 1915 en Rees am Niederrhein, en el Obispado de Münster, ya era diácono en 1939, cuando expresó públicamente una crítica al régimen nacionalsocialista. Por esto, en 1940 fue llevado primero al Campo de Concentración de Sachsenhausen y luego, al de Dachau. El Obispo Piguet lo ordenó sacerdote allí mismo, en la capilla de la barraca 26 el 4to domingo de adviento, donde el neopresbítero celebrara su primera y única misa el 26 de diciembre de 1944. Los santos óleos y demás objetos litúrgicos necesarios para la ordenación -que fueron proporcionados previamente por el entonces Cardenal de Múnich y Frisinga, el arzobispo Michael Faulhaber- fueron contrabandeados en el Campo de Concentración por la veinteañera exalumna y postulante de las Hermanas Educadoras de Notre Dame, Josefa Mack. Luego de la liberación del Campo de Concentración, Karl Leisner fue llevado al Sanatorio para enfermos de pulmón de las Hermanas de la Misericordia en Krailling, debido a su gravísima situación de salud, causada por la persecución y maltrato al que fuera sometido por los nazis. Allí falleció el 12 de agosto de 1945. En el terreno del Sanatorio en Krailling se yergue un monumento que lo recuerda. El Papa San Juan Pablo II lo beatificó el 23 de junio de 1966 en Berlín.

Foto: Wikipedia

En su ciudad natal, Xanten, tuvo lugar el 15 de diciembre (3er domingo de Adviento o “Gaudete”), coincidiendo con el 75° aniversario de su ordenación -que fue precisamente en el 3er domingo de Adviento, pero de 1944- una misa solemne de pontifical.

 

Original: alemán, 23.12.2019. Traducción: Juan Eduardo Villaraza, Paraná, Argentina

 

 

Etiquetas: , , , ,

2 Responses

  1. Lo que no dice la noticia, es que el Beato Karl Leisner es el primer beato de la Familia de Schoenstatt. El priemr schoenstattiano en ser beatificado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *