iStockGettyImages

Publicado el 6. octubre 2018 In Abusos, Iglesia - Francisco - Movimientos

P. Juan Pablo Catoggio: Comunicado sobre Mons. Francisco José Cox

Publicamos el comunicado del P. Juan Pablo Catoggio, Superior General del Instituto de Padres de Schoenstatt, acerca de Francisco José Cox, en el marco de las recientes denuncias formales realizadas ante la justicia civil y canónica, difundidas por medios de comunicación chilenos y alemanes.

Comunicado sobre Mons. Francisco José Cox

En el marco de las recientes denuncias formales realizadas ante la justicia civil y canónica, difundidas por medios de comunicación chilenos, en contra del arzobispo emérito de La Serena y miembro de nuestro Instituto, Francisco José Cox, comunicamos lo siguiente:

 

  1. Desde su período en la Serena, conocimos diferentes testimonios -también por medios de prensa y a través de conversaciones y encuentros- que hacían referencia a situaciones abusivas cometidas por parte de Francisco José Cox. Gracias a la formación recibida posteriormente en prevención de abusos y acompañamiento de víctimas, constatamos que en ese momento no respondimos como la situación lo requería. La Congregación para los obispos, de la cual él dependía por su función episcopal, podrá evaluar hoy también su modo de proceder en ese momento.

 

  1. El obispo Francisco José Cox renunció a la diócesis de la Serena en 1997, ejerció luego varias tareas de carácter administrativo encargadas por el Vaticano, en Roma y en el CELAM, Colombia, y desde 2002 se retiró de toda actividad pública y salió de Chile.

 

  1. En 2002, la Congregación para los Obispos de Roma le pide al Instituto de los Padres de Schoenstatt recibirlo en una de sus casas. Por esta razón, desde hace muchos años, reside en la casa central de nuestra Comunidad, en Alemania.

 

  1. Las fotografías que se han conocido los últimos días fueron obtenidas hace alrededor de cinco años atrás en Alemania. Actualmente tiene 85 años, su estado de salud es más precario de lo que se aprecia en ellas, con signos de demencia senil, no es autovalente y depende de cuidado de enfermería.

 

  1. A fines del año pasado, recibimos una denuncia formal realizada por una persona residente en el extranjero, de un hecho ocurrido en Alemania el año 2004. Acogimos al denunciante y realizamos la debida investigación según la normativa de la Conferencia Episcopal Alemana y la Conferencia de las Órdenes religiosas. Toda la información fue enviada a la Fiscalía federal, según contempla el procedimiento formal en Alemania. Igualmente, enviamos toda esa información a la Congregación para la Doctrina de la Fe, en Roma, que todavía analiza esta información.

 

  1. Deploramos todo acto de abuso, lamentamos el sufrimiento de las víctimas y apoyamos plenamente que la justicia civil y los tribunales eclesiásticos aclaren los hechos, para que se conozca la verdad y se haga justicia. Tenemos la disposición de colaborar en lo que sea necesario, en las instancias civiles y eclesiales.

 

  1. Creemos que el camino de conversión que el Papa Francisco nos invita a acompañar a través de gestos, acciones concretas y transparencia es la única manera de reparar el daño ocasionado y de acercarnos a los que han sufrido fuertemente. Pedimos perdón de manera sincera a las víctimas y a todo aquél a quien hayamos decepcionado a través de nuestro proceder. Reafirmamos nuestro compromiso de acompañar a aquellos que han sufrido y de esclarecer todos los hechos ocurridos.

 

  1. Desde este año, hemos establecido en Chile una comisión de prevención de abusos externa, que cuenta con la participación de laicos competentes, que apoya la instalación de una cultura de ambientes sanos y seguros e investigación y conocimiento de denuncias. Esta iniciativa quiere ser expresión de una visión global y colaborativa, para poder prevenir situaciones tan dolorosas como las antes mencionadas. Para cualquier requerimiento, el correo electrónico de contacto es: [email protected]

 

P. Juan Pablo Catoggio

Superior General de los Padres de Schoenstatt

Schoenstatt, 5 de octubre de 2018

 

Comunicado Francisco José Cox 05.10.2018

Etiquetas: , , , , ,

2 Responses

  1. Para empezar me gustaria dar las gracias al Pe. Juan Pablo Catoggio quién con este comunicado nos ha considerado a todos como FAMILIA RESPONSABLE Y CO-SOLIDARIA DEL PADRE. Si nos creemos y somos una Familia ,además Internacional, tenemos todos la obligación de compartir lo qué pasa en NUESTRA Família (tanto las cosas buenas como las menos buenas). Muchas gracias Pe. Catoggio. Luego de comentar esto, voy a compartir con vosotros la reflexión de esta mañana en la Eucaristia. El Obispo Cox es un hijo y aliado del Padre Kentenich , nuestro querido Padre y Fundador…el (Obispo Cox) y nosotros TODOS (los qué están, los qué estuvieran y los qué vendran) hicimos una Alianza Fraterna en el momento de nuestra Alianza de Amor con nuestra Mater, la Madre, Reina Trés Veces Admirable de Schoenstatt, esta dimensión de la Alianza es muy olvidada – nos gusta más mirar al cielo – así qué los errores u crimenes del Obispo Cox son mis errores y mis crimenes. Hoy al saber lo qué pasó mi rostro está manchado por la fealdad el pecado y mi alma amargurada por el sufrimiento de las vitimas y por la verguenza ajena de lo qué ha hecho uno hermano mio en la Alianza. Schoenstatt es esta SOLIDARIDAD de DESTINOS con el Fundador y con los hermanos En el Padre y con el Padre somos UNO. No somos ajenos a nada de lo qué pasó. Esto no quita qué la justicia de los Hombres sea llamada a intervenir…como parece qué ahora ha sido el caso. Construamos este Schoenstatt qué nos ha sido legado por nuestro querido Padre, fieles a nuestro origen. Qué Dios nos ayude!

  2. Esta noticia con toda seguridad causará sorpresa, rechazo, rabia, dolor, asco…sin duda que este hecho repercute no sólo dentro de la iglesia chilena y mundial, sino también dentro de nuestra familia de Schoenstatt en todo el mundo. Como chilena y schoenstattiana me siento muy dolida y rezo por todas esas víctimas de abuso por parte del Obispo Cox: cuánto daño se les ha causado…Ha llegado el momento de la verdad y de la justicia! El obispo Cox tendrá que asumir las consecuencias de sus actos y rendir cuentas frente a la justicia civil y eclesiástica a la brevedad posible, han pasado demasiados años de silencio. Al mismo tiempo agradezco por todos los padres de Schoenstatt que durante mi vida me han mostrado el rostro de Dios a través de su forma de ser paternal, pura y fiel. Recemos y ofrezcamos nuestro capital de gracias por el dolor causado.
    Tita Ravera de Andras, Viena, Austria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *