Publicado el 2016-07-29 In Iglesia - Francisco - Movimientos

“Hemos conocido el amor…hemos creído en él”

CELAM, por Marité y Ramón Marini, Paraguay •

A lo largo de estos años y con las diversas experiencias vividas, hemos aprendido que Dios se manifiesta e inspira a las personas que se abren dócilmente a sus planes, sabiendo interpretar que todo viene de Él.

Ejemplos en la historia hay muchos…nuestro Padre y Fundador fue un claro ejemplo, con su testimonio de vida y de entrega fiel a la Iglesia.

Así también, podemos “sentir” la intervención de Dios con la elección del querido Papa Francisco. Él es ahora el instrumento que nos marca el camino a seguir, y lo hace de una manera clara, concreta, sencilla y apelando a la grandeza de espíritu del ser humano.

Su exhortación apostólica “Amoris Laetittia” es el gran regalo que nos ha hecho en este tiempo.

Toda la Iglesia está conmovida ante la difícil situación por la que atraviesan las familias. Esta exhortación nos marca el camino, camino de una Iglesia en salida. Traducido a nuestro idioma: un Schoenstatt en salida.

Es la hora de los laicos, para que junto a nuestros pastores, todos los Movimientos trabajemos unidos en nuestras parroquias, al servicio de las familias. Es el momento de trabajar en serio en pro de la construcción de la Confederación Apostólica Universal, uno de los fines de Schoenstatt.

Para la aplicación pastoral de la exhortación apostólica Postsinodal “Amoris Laetittia”

Pero vamos al tema, porque esta reflexión nace a partir de la iniciativa del Departamento de Familia, Vida y Juventud del CELAM (Consejo Episcopal Latinoamericano), conjuntamente con la Comisión Pastoral de Familia de la Conferencia Episcopal de Ecuador, de realizar un Encuentro Latinoamericano de Responsables de Pastoral Familiar de las Conferencias Episcopales y Directivos de los Movimientos con carisma familiar.

El objetivo, textualmente decía: “…propiciar una metodología de integración en los planes pastorales nacionales de atención a las familias, con el fin de fortalecer en ella el discipulado misionero a la luz del estudio y comprensión para la aplicación pastoral de la exhortación apostólica Postsinodal “Amoris Laetitia”.

Colaborar para una pastoral familiar renovada

El encuentro se realizó en Ecuador con la asistencia de obispos, sacerdotes y secretarios ejecutivos de las diferentes Conferencias Episcopales y representantes de seis Movimientos que trabajan con la familia. La invitación fue enviada a la Dirección Internacional de la Federación Apostólica de Familias Internacional de Schoenstatt, y gracias a su intervención nosotros hemos podido participar representando a Schoenstatt.

Los obispos de Ecuador como anfitriones, los responsables del CELAM, los obispos de las distintas Conferencias Episcopales, sacerdotes, conferencistas y matrimonios participantes nos vimos envueltos en una atmósfera verdaderamente familiar.

En nuestra experiencia, solamente por acción del Espíritu Santo se puede lograr que personas que ni siquiera nos conocíamos (fue nuestra primera participación en este tipo de encuentros), pudiéramos establecer vínculos con el gran objetivo de trabajar al servicio de las familias, con una pastoral renovada como propone el Papa Francisco.

IMG_8510Integrar, no marginar

Como Obra de Familias de Schoenstatt tenemos que asumir este desafío y apoyar en forma decidida, en el país que nos toque actuar, a buscar caminos pastorales innovadores, que nos permitan salir al encuentro de todas las familias, independientemente de la realidad que estén viviendo, para integrarlos en la vida de la Iglesia. INTEGRAR, NO MARGINAR.

Nuestro Padre y Fundador hablaba del “rescate de la misión salvífica de occidente”, como una de las metas que persigue la Obra de Schoenstatt.

El obispo de la Diócesis de Ponce, Puerto Rico y Presidente del Departamento de Familia, Vida y Juventud del CELAM, en algún momento de su participación nos invitaba a “redescubrir el camino del discipulado y transmitir ternura. Es mejor pedir perdón que no hacer nada, el que no se arriesga nunca hace nada. Haz de tu casa un hogar, de tu hogar un templo, donde Cristo sea el centro.

HOGAR, con la H de humildad, O de obediencia para poder escuchar, G de generosidad, A de alegría y R de respeto.

TEMPLO, con T de ternura, E de entrega que se da, M de misericordia, P de paciencia, L de libertad de los hijos e hijas de Dios, O de ofrecer.

Nuestra misión es amar, siendo iglesia en salida.”

Damos gracias a la Mater y a nuestro Padre y Fundador por habernos llamado a esta Misión.

Revisión: cm


CELAM: Nota de prensa – Encuentro en Quito sobre la «Alegría del Amor»

CELAM: Mensaje final de la Jornada «Alegría del Amor»

Etiquetas: , , , , , , , , ,