historias

Publicado el 2021-12-11 In schoenstattianos en red

¡Cómo cuesta transmitir la idea de las historias!

Lilita y Carlos Ricciardi, Argentina, Equipo schoenstatt.org •

Durante 20 años estuvimos colaborando con la difusión y petición de oraciones por las misiones familiares en la Argentina. Nuestra tarea era pedir oraciones por la fecundidad de las mismas durante la semana que duraban. Muchas las hacíamos presencialmente en nuestro santuario de la Liberación en La Plata, Argentina; otras por correo electrónico, por teléfono y gracias a schoenstatt.org y fundamentalmente a Maria Fischer, otras las recibíamos por internet. A cada uno de los que habían rezado por las misiones familiares les enviábamos, posteriormente, la crónica de la misión con todo lo vivido y el testimonio de los participantes. —

No era tarea fácil conseguir la crónica una vez terminada la misión, primero porque es una semana de intensa tarea, con un calor agobiante, ya que se hacen en enero, en pleno verano, se duerme muy poco y son muy intensas para el espíritu y el corazón de cada misionero. Había que esperar que se recuperaran un poco para que alguien preparara la crónica y enviarla a los que habían rezado todos los días de misión. Es un ida y vuelta espiritual entre quien reza y quien misiona. Además el que ha misionado, muchas veces por humildad y sencillez de corazón, le cuesta transmitir todo lo que ha vivido… Pero siempre apareció en esos 20 años de misiones orantes la crónica de las misiones que se publicaba y difundía en schoenstatt.org.

En su última visita a la Argentina, charlábamos con María de cómo cuesta transmitir la idea de las historias de la vida real. Muchas veces la gente que hace tantas obras de bien, material y espiritualmente, le cuesta transmitir esas tareas. Pero es muy importante que el mundo, la comunidad en general, se entere de esas pequeñas historias que hacen tanto bien a la gente. Por eso la importancia de poder transmitir y compartir esas historias. Y también comentábamos que cuando alguien tiene un farol no lo pone debajo de la mesa: lo pone en un lugar donde ilumine y que todos puedan ver.

Compartamos las historias y vivencias para que puedan enriquecer y encender a todos en general. Y para eso… está schoenstatt.org.


Foto: Encuentro en City Bell: Maria Fischer, Lilita y Carlos Ricciardi

Etiquetas: , , , , , ,

2 Responses

  1. Techi dice:

    Hermoso testimonio! Admiro tanto esa entrega de María y sus colaboradores

  2. Sonia Zaracho dice:

    Que hermoso testimonio y cuanta verdad de como cuesta transmitir la vida, el testimonio de los Ricciardi nos da la fortaleza de poder intentar buscar testimonios y poder darlo a conocer al mundo y gracias a nuestra incansable María y el equipo de Schoenstatt. Org por todo lo que hacen!!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.