Publicado el 2019-12-21 In Casa Madre de Tuparenda, Obras de la misericordia

Casa Madre de Tupãrenda: Un año de pura Fe Práctica en la Divina Providencia

PARAGUAY, P. Pedro Kühlcke •

¡Este año 2019 ha sido muy especial para nuestra querida «¡Casa Madre de Tupãrenda», sus participantes y todos los que la apoyamos! —

Siempre tuvimos hermosos logros

Siempre tuvimos hermosos logros, sobre todo con los participantes que se gradúan y después nos cuentan felices acerca de su nueva vida como profesionales. No me voy a olvidar del llamado de uno de nuestros graduados, que me dijo muy sorprendido: «¡Pa’i, en el trabajo me dijeron que por dos semanas no venga a trabajar, y que igual me van a pagar! No entiendo qué pasa.» Resulta que, después de culminar el programa en Casa Madre de Tupãrenda (CMT), ya había trabajado un año entero como panadero profesional, con muy buen desempeño, y le tocaban las merecidas vacaciones. Para muchos de nosotros eso es algo muy evidente, pero para un joven que toda la vida estuvo en la calle y en la miseria, era una experiencia totalmente nueva: ¡vacaciones! – un tiempo sin trabajar, pero recibiendo igual su salario.

Siempre también tuvimos dificultades y desafíos grandes

Siempre también tuvimos dificultades y desafíos grandes. El mayor siempre ha sido cómo solventar los gastos grandes que implica este programa tan beneficioso. De parte del Ministerio de Justicia nos apoyaban generosamente, pero nunca alcanzaba. Gracias a eventos, actividades, etc., pudimos cubrir un poco más. Pero si no hubiera sido por la generosidad de tantos benefactores, ¡hace tiempo CMT habría tenido que cerrar sus puertas!

Este año fue especialmente difícil, ya que en mayo el ministro de justicia nos informó que no podía seguir financiando nuestro programa. ¡Realmente fue un golpe duro, totalmente inesperado! Pero la Mater sabe cómo hace las cosas: gracias a la iniciativa de nuestra directora, Ani Souberlich, y nuestra «colaboradora número uno», Maria Fischer, lograron que muchos benefactores se sumen, y asuman el compromiso de apadrinar a uno o varios de los jóvenes beneficiarios de CMT. ¡Gracias a Dios y a todos ellos, pudimos seguir funcionando en todos estos meses que no tuvimos ningún aporte estatal!

Ayuda desde el Ministerio de Trabajo

Por supuesto también nos preguntamos qué otros pasos querían Dios y la Mater que demos, para que CMT sea más sustentable. Rezando mucho y aplicando las enseñanzas del P. Kentenich acerca de la «Fe práctica en la Divina Providencia», descubrimos que teníamos que avanzar en dos aspectos importantes.

Por un lado, ya que el Ministerio de Justicia no tenía más fondos para apoyarnos, decidimos buscar ayuda en el Ministerio de Trabajo. Nos recibieron con los brazos abiertos y mucho interés en nuestro programa. Entendieron que en CMT estamos desarrollando una inserción laboral muy efectiva para jóvenes que provienen de un entorno de marginación y exclusión extrema. Después de muchas negociaciones y largos trámites pudimos firmar un Convenio, y con mucha alegría y alivio recibimos a mitad de noviembre un desembolso económico muy significativo.

Dr. José Marín Massolo, Presidente de Fundaprova, agregó: «Esa descripción de nuestro año es muy exacta, es impresionante como la Mater nos dice una y otra vez, ego diligentis me diligo . Solo quisiera agregar que el aporte del Ministerio, por razones de clasificador presupuestario, no incluye la beca que les damos a los chicos, y que es un factor fundamental para comprometerlos con el programa y alejarlos de las actividades y mundo delincuencial. Para eso, gracias a ustedes, seguimos necesitando el apoyo generoso de todos, un abrazo a todos y una muy feliz Navidad.»

Hacia la autosustentabilidad

Por el otro lado, hace mucho que estamos acariciando el sueño de la autosustentabilidad de nuestro programa. ¡Qué lindo sería fundar una empresa que le dé trabajo digno a algunos de nuestros egresados, y que ayude a financiar CMT! Con los ojos de la fe práctica vimos que era el momento de empezar a hacer realidad este sueño. El «Kindermissionswerk» de la Iglesia católica alemana se comprometió a financiar el equipamiento de una panadería profesional, como primer paso de este sueño. Gracias a Dios también conseguimos algunas donaciones importantes para comenzar con la construcción, y con la bendición de Dios y de la Mater, el jueves 12 de noviembre pudimos hacer la «Primera palada» para esta obra, como cuenta nuestro abogado Ricardo Acosta en el otro artículo.

¡Sin ustedes la Casa Madre de Tupãrenda no hubiera sobrevivido, y no hubiéramos podido llegar a donde estamos ahora!

Quiero agradecer especialmente a todos nuestros benefactores, a todos ustedes que de diferentes formas nos apoyan, porque creen que esos jóvenes se merecen un futuro mejor y más digno. ¡Sin ustedes la Casa Madre de Tupãrenda no hubiera sobrevivido, y no hubiéramos podido llegar a donde estamos ahora! ¡Por favor, no dejen de apoyarnos! ¡Necesitamos culminar la obra, y necesitamos que CMT también pueda seguir funcionando el año que viene, y muchos años más!

Sepan que siempre están en nuestras oraciones, y cuenten con nuestra gratitud y un enorme ¡«Dios se lo pague»!

P. Pedro Kühlcke

Página oficial

Todos los artículos de Casa Madre de Tupãrenda

Para donar – pues realmente lo necesitan:



Transferencias bancarias desde Paraguay

Banco Familiar
SWIFT FAMIPYPAXXX
Cuenta corriente 50 00408672
A nombre de: FUNDAPROVA
RUC 80079669-1

Para transferencias bancarias desde otros países

Nombre: Schönstatt-Patres International e. V.
IBAN: DE91 4006 0265 0003 1616 26
BIC/SWIFT: GENODEM1DKM
Uso previsto: P. Pedro Kühlcke,
Casa Madre de Tupãrenda

Fotos: A. Souberlich, M. Fischer

Etiquetas: , , , , ,

1 Responses

  1. Esa descripción de nuestro año es muy exacta, es impresionante como la Mater nos dice una y otra vez, ego diligentis me diligo . Solo quisiera agregar que el aporte del Ministerio, por razones de clasificador presupuestario, no incluye la beca que les damos a los chicos, y que es un factor fundamental para comprometerlos con el programa y alejarlos de las actividades y mundo delincuencial. Para eso, gracias a ustedes, seguimos necesitando el apoyo generoso de todos, un abrazo a todos y una muy feliz Navidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *